¡Ya huele a incienso y cera!

0
772

Domingo A. López Fernández

Fotos: EL FARO

Nazareno y Perdón protocolizan sus últimos actos cuaresmales

A las puertas del quinto domingo de cuaresma, domingo de pasión, se otea ya en el horizonte el olor a incienso y cera que Dios mediante va a impregnar nuestras calles de esa inigualable fragancia que nos confirma que ya estamos en Semana Santa. Cofradías y hermandades tienen ya preparados los pasos de pasión e, incluso, ultiman sus definitivos traslados hasta sus respectivas sedes canónicas para dar el último toque a sus aderezos procesionistas. Así acontece hoy domingo, por ejemplo, con la cofradía de Nuestro Padre Jesús del Perdón, la Borriquita, o el Cristo de la Fe, sagrada imagen que va a ser portada hasta el salón parroquial de la iglesia de San Antonio para la preparación de la salida procesional en la tarde del sábado de pasión. Todo listo, pues para inaugurar una Semana Santa que se espera con ansia y enorme ilusión por parte de los fieles tras dos años de interrupción obligada por causa de la pandemia del Covid-19. Así que nervios a flor de piel en el sentir cofrade de los motrileños por esta nueva etapa que estamos a punto de inaugurar, así como en las juntas de gobierno, los hermanos de hermandad, penitentes y, muy particularmente, cuadrillas de costaleros que en estos últimos días se han afanado en completar sus ensayos, práctica que nunca olvidan en lo más hondo de su ser porque los movimientos y el canto del paso es ya parte integrante de su sentir cofrade.

Ya huele a incienso y a cera, sí, y ya se encuentra todo preparado para inaugurar en Motril los desfiles procesionales. En esta última semana ha comenzado ya la vuelta atrás para conmemorar un hecho histórico que ha marcado a la humanidad y que revive en sus pasos y cortejos las escenas más significativas que acontecieron a Jesús en su camino hacia el Monte Calvario. En ésta, que ya lo es, inminente recreación de la pasión y muerte de Cristo, cofradías y hermandades han dado ya el que es paso firme y preparatorio para la que ha de ser su esperada salida penitencial.

En la última semana, dos cofradías de la ciudad han rebasado ya ese punto de inflexión que marca el camino hacia un día cierto y más que esperado como puede ser el de la salida de su sacro cortejo a la calle. En esta tesitura hemos de citar a la Real y Muy Ilustre Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de la Esperanza, que en la mañana del domingo, 27 de marzo, efectuaba el traslado de sus dos imágenes titulares hasta su casa hermandad. El acto fue realzado protocolariamente con la asistencia de toda su junta de gobierno a la función eucarística de la mañana. Junto a ella, sus hermanos de hermandad y cuerpo de acólitos han presidido todos los bancos del ala izquierda del crucero, espacio de gran significación nazarena dado que en una de sus capillas se venera su sagrado  titular. Además, en esta ala izquierda estuvo ubicada en su día la antigua capilla que la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno pudo erigir a mediados del siglo XVIII y que por causa de la explosión del polvorín ubicado en la cripta de Nuestra Señora de los Dolores desapareció en la guerra civil.

Finalizada la eucaristía de la mañana, la junta de gobierno de la cofradía nazarena efectuó el acto de la bendición y entrega de medallas corporativas a sus nuevos hermanos, función que fue verificada por el párroco y consiliario, D. José Albaladejo. De seguida tuvo lugar el traslado de las imágenes titulares en un  sencillo cortejo que abría su marcha la cruz parroquial y ciriales junto a dos filas de hermanos de luz y el cuerpo de acólitos que precede las andas de Nuestro Padre Jesús Nazareno. A continuación, dos filas de hermanas de la sección de Nuestra Señora de la Esperanza con velas encendidas, a las que seguían “la bacalá” corporativa y una representación de la junta de gobierno que encabezaba su hermano mayor, Adrián Martín. Tras ellos, el cuerpo de acólitos, que daba paso a las andas de la Virgen de la Esperanza. El itinerario marcado por la directiva nazarena para el traslado ha sido muy conciso, pues partiendo de la iglesia Mayor ha continuado por Puerta Granada, Rambla del Manjón, calle Cañas y de ahí su entrada en la casa hermandad.

En la tarde del viernes, 1 de abril, la junta de gobierno había dispuesto el acto de la bendición de la nueva cruz de salida procesional en la sede de su casa hermandad. El ceremonial ha sido verificado por el padre consiliario, D. José Albaladejo, a las 21:00 de la noche, siéndole impuesta a continuación la cruz al titular en un momento pleno de significación, instante que el público presente ha seguido con respeto y veneración. Hay que hacer notar que la sede corporativa se encontraba totalmente abarrotada de hermanos de hermandad y devotos, siendo de referir la guardia de honor que ha montado el cuerpo de acólitos al completo y frente al paso. La nueva cruz arbórea ha sido realizada en Torreblascopedro (Jaén) por el artesano Antonio Lorente Montero, y aparece tallada sobre un alma de madera de pino que ha sido recubierta con polietileno extruido para aligerar su peso. La cruz fue entregada a la cofradía el día 18 de febrero de 2020 y no pudo ser bendecida entonces por causa de la pandemia del Covid-19.

Finalmente, en la tarde del sábado, tenía lugar el solemne acto del encendido de la candelería del paso de Nuestra Señora de la Esperanza, que igualmente se ha verificado a las 21:00 hrs de la noche en su sede corporativa. Muy emotiva y singular, la función ha sido dirigida por el hermano mayor de la cofradía nazarena, Ardían Martin, quien ha procedido a nombrar a los hermanos que han apadrinado “su luz de la Esperanza” en la candelería de la Virgen, cuyo acto de encendido ha protagonizado el capataz del paso, Rafael Fernández, “Fali”, con la mayor de las consideraciones y el sentido respeto del público presente.

Paralelamente, en la cercana ermita de la Virgen del Carmen, tenía lugar el acto  que había programado la junta de gobierno de la cofradía de Nuestro Padre Jesús del Perdón a fin de dar pie al encendido de la candelería del paso de Nuestra Señora de la Misericordia. Puntualmente, a las 21:00 hrs, y tras un sonoro aplauso, quedaban abiertas las puertas del salón parroquial dejando ver el trono de la titular mariana ante una inmensidad de hermanos de hermandad y fieles del barrio que, dispuestos frente al pórtico de la ermita, contemplaban la escena guardando riguroso silencio. Sergio Urrutia, hermano mayor de la cofradía, dirigía unas breves palabras de bienvenida al público presente, mientras se hacía oír en la calle el canto del “Ave María” de Schuber en la versión arreglada y con cierto toque flamenco que llama a la devoción y al sentimiento de la que es titular mariana de la popular calle de las Cañas. El canto del “Ave María” fue interrumpido para el rezo de una oración que fue dispuesta por el hermano mayor de la corporación cofrade para dar paso a la lectura de los nombres de hermanos que han apadrinado el encendido de cada cirio que porta en su trono la Virgen de la Misericordia. Siguiendo el orden del protocolo, los hermanos de hermandad Luis Rodríguez y Carlos Medina, han procedido a la iluminación de cada cirio de la titular en un ambiente pleno de espiritualidad y sentimiento. Ha sido, sin duda, un acto emotivo y piadoso que ha cautivado al público presente mientras se escuchaba de fondo una selecta música de conocidas películas tales como “Hasta que llegó su hora” y “Cinema Paradiso”, originales ambas del genial compositor Ennio Morricone, o “Gladiator”, de Hans Zimmer.

Finalizaban aquí los actos cuaresmales que han protagonizado estas dos señeras cofradías de Semana Santa a las puertas ya del inicio de los desfiles procesionales. Noche intensa, pues, para ambos pasos marianos, aunque el sentimiento cofrade todavía tenía su prolongación en la cercana iglesia de las RR.MM Nazarenas, templo en el que la hermandad de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder llevaba a cabo el pronunciamiento de su IX pregón de exaltación a sus titulares.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí