El Faro

Razones convergentes

VICENTE FERNÁNDEZ GUERRERO/ Director El Faromotril.es

Vamos a comentar algo de política, doméstica, por supuesto, que en la nacional hay tormenta.

Por aquí sigue el goteo de presentación de candidatos, ahora le ha tocado el turno a Felipe Villa, lo será por Izquierda Unida; anteriormente, el PP local ultimaba sus deberes de puesta a punto en condesa Torre Isabel; paseo de Javier Arenas por Almuñécar; fiesta de Rubiales en la Almudena, a la que no invitó a este medio; inminente presentación del comité electoral del PSOE motrileño, a Escámez lo respalda la asamblea para que sea el cartel electoral del PA…

Lo cual nos lleva a pensar que la Navidad y Reyes tendrá celebraciones en clave electoral.

Con seis meses de antelación, tanto el PP como CA han querido dejar claro que no pactarán después de mayo con el PP. (¿) Será entonces cuando no lo hagan, porque ahora sí gobiernan juntos en la Mancomunidad, bajo la batuta del alcalde almuñequero, a quien no le hace falta venir a Motril para prestarle cupos de cargos de confianza a su ahijado, aunque para la ciudadanía de a pie tenga poco eco. Cierto que los únicos que se enteran son los allegados, cargos de confianza y los que se reparten el pastelito mancomunado; por lo tanto, el que Rubiales haya dicho que no pactará con el PP de Carlos Rojas tiene tintes marengos de cinismo político. No es creíble. Mayorías absolutas en Motril para gobernar parece ser que no va a ser posible. Entonces, ¿con quién va a pactar Rubiales si quiere estar en el gobierno? Aunque todavía es pronto para hacer quinielas, la experiencia nos demuestra que, a pesar del ruido que puede levantar las circos y variados espectáculos de la campaña electoral, al final la cosa queda dos concejales arriba o uno abajo sobre las previsiones. Veamos: si el PP se mantiene, que pude que sí, la fractura puede estar en el PSOE y que baje algunos concejales. ¿Cuántos?, sigamos viendo: como IU y PA se pueden repartir cuatro concejales -según es aceptado en general-, teniendo en cuenta que las otras posibles opciones se van a quedar debajo del 5%, queda por averiguar la bolsa de los anejos.

Llegados a este punto del recuento tendríamos: 15 ó 16 para el PP, IU, PA y anejos (si estos no van en las filas de algún grande), hasta 25, faltan 10 ó 9. Repartan ustedes entre PSOE y Rubiales. Teniendo en cuenta el antecedente de la escisión de la ADMI del PP en el 95, aunque haga la friolera de 16 años, puede valer de referencia y, con todo el trabajo que hicieron los de la ADMI, sólo obtuvieron 3 concejales. Por lo tanto, como máximo, Rubiales podría irse a 4. Eso sin que Benavides venga a hacerle campaña. Si viene, el resultado puede ser imprevisible.

Por lo que, a la hora de la verdad, si la aritmética le obliga, puede que para el gobierno local la cosa esté complicada; pero como Rubiales le debe una a Rojas y, entre otras razones, está la convergente que tienen el ex-alcalde socialista y el alcalde almuñequero para tomarse la revancha contra el PSOE, tendría poca lógica el que Convergencia contribuyera a que el PP no se hiciera con la alcaldía de Motril, si, como hemos dicho, Carlos Rojas tuviera dificultades por la aritmética.

Algunos también apuestan por un tripartito formado con Flor, Rubiales y Villa. Eso desmantelaría nuestra teoría del pacto. Como en política todo es posible, podría ser; aunque no lo creemos. A divertirse toca.

URL: http://www.elfaromotril.es/?p=477

Escrito por ElFaro en 30 nov 2010. Archivado bajo Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

WordPress主题

Galería de fotos

Acceder Free WordPress Themes
Wp Advanced Newspaper WordPress Themes Gabfire