CANTOS DE PASION PARA UN SOLEMNE VIERNES DE DOLORES

0
4062
Comienzan en Motril los actos conmemorativos de la Semana Santa
Domingo López Fernández
A las puertas de una semana mayor que brilla con luz propia gracias a la grandeza de sus desfiles procesionales, en las últimas horas se han verificado en Motril una serie de actos que confieren al viernes de Dolores una solemnidad equiparable a las de las grandes ciudades con tradición y raigambre pasionista en Andalucía. El escenario elegido para la ocasión ha sido la iglesia Mayor parroquial, templo que por unas horas ha regresado al pasado glorioso de su dignidad de colegiata para hacer escuchar bajo sus muros los cantos de pasión que instituyera el Cardenal Belluga en su capilla. Una solemne misa y la celebración del tradicional vía-crucis de pasión completaban el intenso programa desarrollado por la parroquia juntamente con la agrupación de cofradías y hermandades, Juventudes Musicales de Motril y Granada y el propio  Ayuntamiento de la ciudad.
El desarrollo de los actos daba comienzo en el templo Mayor parroquial a las 19:45 hrs de la tarde con la interpretación del canto de «Vísperas Solemnes de la Virgen María». Desde luego un gran acontecimiento musical que hay que calificar de auténtico estreno, pues en su ejecución se ha recuperado la partitura original que data del siglo XVI y que es obra del maestro de la Capilla Real de Granada Rodrigo de Ceballos.  La  laboriosa investigación que ha desarrollado el musicólogo argentino-español Luis Otero ha posibilitado que este cántico celestial a la Virgen salga de su anonimato y gratifique a los motrileños en su exquisito sentido musical. La interpretación de las vísperas ha quedado a cargo de la «Schola Gregoriana Hispana» que dirige Francisco Javier Lara, el Coro «Omnes Populi» cuya dirección ostenta Antonio Peralta y el «Ensemble Instrumental de la Joven Orquesta del Sur de España  (J.O.S.E.) que dirige el maestro británico Michael Thomas. Estas tres instituciones de la música y el canto han actuado para la ocasión bajo la dirección del investigador Luis Otero, que es a quien se debe la transcripción de la obra. A juicio del motrileño Antonio Peralta «resulta sorprendente que con una mínima utilización de recursos compositivos se lograran los sorprendentes efectos alcanzados, en los que siempre la música estaba al servicio de la letra. Este auténtico estreno en la iglesia Mayor Parroquial hay que calificarlo como una brillante recuperación del que fue nuestro gran patrimonio cultural». En verdad así lo ha entendido el público motrileño que ha copado materialmente el viejo recinto de la iglesia Mayor, en la que no ha quedado espacio libre para seguir la brillante interpretación coral y musical del viernes de Dolores. Solo resta decir que los mismos protagonistas van a trasladar su actuación a la capital granadina, donde el sábado, 26 de abril, repetirán esta programación sacra en la iglesia de San Antón.
Finalizada la interpretación de las «Vísperas Solemnes» tuvo lugar la celebración eucarística, en cuya homilía el párroco, D. José Albaladejo Hernández, significó los intensos momentos que vamos a vivir en los próximos días,  en los que la fe está presente y que todos hemos de interpretar como el triunfo de Cristo sobre la muerte.
Concluida la santa misa el recinto eclesial volvía a sus grandezas de colegiata para escuchar el canto del «Stabat Mater Dolorosa» que el eminente Cardenal Antonio de Moncada y Belluga acordó celebrar en su capilla. Según Antonio Peralta, autor del libro «Motril, música y músicos», el Cardenal ordenó que en Motril se cantase  «todos los viernes del año por la mañana el Stabat Mater Dolorosa con canto llano en dicha capilla, y la cuaresma por las tardes después de vísperas asistiendo dicho Venerable Abad, canónigos y curas». En esa disposición y como director de Juventudes Musicales recuperó en el año 2004 dicha tradición y desde entonces se ha venido celebrando con gran éxito de público. Para él en este acto se aúna «lo religioso y lo cultural para servir de pórtico al inicio de los actos de Semana Santa». La celebración del canto del «Stabat Mater Dolorosa» fue llevada a cabo por los grupos corales presentes junto al altar mayor, mientras Nuestra Señora de los Dolores, imagen titular de la cofradía del Santo Sepulcro, era portada en andas y atravesaba la nave central en aras de presidir el canto que se le ofrendaba.
A la conclusión del acto daba comienzo la celebración del tradicional vía-crucis que organiza la parroquia juntamente con la Agrupación de cofradías y hermandades de la ciudad. El acto ha sido presidido por el párroco, D. José Albaladejo acompañado por la práctica totalidad de las juntas de gobierno y numerosos fieles que le han seguido en silencio. Este año, como novedad, la imagen que ha encabezado la comitiva ha sido un pequeño crucificado propiedad de la parroquia que ha sido portado por miembros representativos de las diversas cofradías de la ciudad. El itinerario marcado para el rezo de las estaciones ha partido desde el pórtico de la iglesia y ha continuado por plaza España, Victoria, San Agustín, García Pizarro, Díaz Moreu, Catalanes, San Rafael, plaza Trinidad, y de aquí el regreso a su templo. Hoy, sábado de pasión, está prevista la salida del Grupo Joven de la Hermandad de Penitencia de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder y María Santísima del Mayor Dolor, que a las 18:00 hrs. organiza el recorrido procesional del Santísimo Cristo de Burgos y María Santísima de la Trinidad, cortejo que aglutina a un numeroso público en la populosa calle de las Monjas.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí