La renta agraria se sitúa en niveles de hace 20 años

0
1346
* A pesar de una ligera subida respecto al año anterior (+1,1%), se mantiene en valores de 1992.

* Las explotaciones ganaderas sufren las consecuencias del sobrecoste por alimentación animal. Los productores lácteos, contra las cuerdas.

* El Gobierno aprueba un descafeinado anteproyecto de Ley de mejora de la cadena agroalimentaria.

* El tijeretazo del 25,4% en la aportación del Estado deja el presupuesto de Agricultura para 2013 en un tercio de lo que era hace cuatro años.

* Nubarrones en Bruselas en torno a la PAC. Muy deficiente la interlocución del Ministro Arias Cañete con el sector.

* La subida del IVA y la aprobación y entrada en vigor del acuerdo UE-Marruecos, dos varapalos para los profesionales agrarios.

Sevilla, 27 de diciembre de 2012.

– A pesar de una ligera subida respecto al año anterior (+1,1%), la renta real se mantiene en valores de 1992 (ver tabla pág. 2).

– Desde la reforma de la PAC 2003, el sector agrario español ha perdido el -29,5% de su renta agraria real total.

– Aumenta un 2,4% la renta por ocupado debido al descenso de activos agrarios (-1,4%).

A pesar de ello, los Presupuestos Generales del Estado para 2013 reducen el apoyo al sector; el tijeretazo del 25,4% en la aportación del Estado deja el presupuesto del Ministerio de Agricultura en un tercio de lo que era hace cuatro años, pasando de los 4.835 millones de euros en 2009 a los 1.680 millones presupuestados para el próximo ejercicio.

El Secretario General de COAG, Miguel Blanco, ha califico estos recortes como «nuevo varapalo para un sector estratégico de la economía real y productiva», al tiempo que ha señalado que estas decisiones «limitarán la capacidad de creación de empleo y el desarrollo del medio rural en 2013».

La Renta Agraria real se situó en 2012 en niveles de hace 20 años. Así se desprende de los datos publicados por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en la 1ª estimación sobre la evolución de la Renta Agraria en el presente año. Del análisis realizado por el Departamento de Economía Agraria de COAG se obtienen datos más que ilustrativos:

Por lo que respecta a los precios, aunque en 2012 han repuntado en sectores como el vino, aceite de oliva, cereales, frutas y hortalizas, la imposibilidad de repercutir el aumento de los costes al precio final ha limitado la rentabilidad de las explotaciones. El Gobierno aprobó en octubre el anteproyecto de Ley de mejora de la cadena alimentaria, una normativa que nace «coja» porque no reforzará el poder de negociación de los agricultores frente a los abusos de posición dominante del resto de eslabones, (en especial las grandes cadenas de distribución), no acota la actuación de la CNC que desde hace años supone un freno al desarrollo del sector agrario y no ofrece seguridad jurídica a la negociación colectiva de precios en el seno de las interprofesionales. Durante el proceso de consulta pública, COAG ha conseguido que el CES inste en su dictamen al Gobierno a penalizar la venta a pérdidas y el incumplimiento en los plazos de pago en la futura Ley.

Además, desde Bruselas llegan malas noticias para el sector agrario español. Tras la cumbre sobre perspectivas financieras UE 2014-2020, todo apunta a que el presupuesto agrario para nuestro país sufrirá recortes. Según los cálculos realizados por los Servicios Técnicos de COAG teniendo en cuenta las diferentes propuestas, España perdería entre el 11%y el 16% de los fondos agrícolas comunitarios.

En lo concerniente a la reforma de la Política Agraria Común (PAC), los avances en 2012 han sido poco significativos y se prevé que su puesta en marcha se retrase un año. En un escenario de restricción presupuestaria, COAG considera imprescindible priorizar las ayudas al agricultor activo, que debe definirse como aquel profesional que trabaja de forma directa en su explotación, vive principalmente de su actividad, generando empleo y produce alimentos de calidad de forma sostenible. Asimismo, también sería vital poner en marcha mecanismos de regulación de mercado que eviten la volatilidad de los precios y garanticen unas rentas dignas para los agricultores.

En lo referente al marco de interlocución con el Ministerio, esta organización considera prácticamente nulo el diálogo del Ministro de Agricultura con las organizaciones agrarias representativas del sector. En todo 2012, Arias Cañete ha convocado sólo una vez el Comité Asesor Agrario.

Para Andalucía, el año que concluye ha sido complicado, marcado por circunstancias climatológicas adversas (sequía extrema en primavera y verano, riadas en otoño) y por otro tipo de adversidades, que tienen que ver con decisiones políticas, tales como los recortes presupuestarios del Ministerio y la Consejería de Agricultura, la subida del IVA (que provocará un sobrecoste anual de unos 100 millones para los profesionales andaluces) o la aprobación y entrada en vigor del Acuerdo entre la UE y Marruecos, además de la citada reforma de la PAC.

SECTORES AGRÍCOLAS

Aceite de oliva

El sector del aceite de oliva ha continuado un año más inmerso en una profunda crisis de precios en origen, en contraposición con los continuos records de volumen comercializado y exportado a mercados exteriores. La producción de la campaña 2011/12 fue récord, situándose en 1.613.400 t, pero la cantidad total comercializada alcanzó la cifra récord de 1.458.100 t y las exportaciones ascendieron a 875.900 t, un nuevo récord histórico, el quinto consecutivo. Los precios volvieron a situarse por debajo de los costes de producción durante casi toda la campaña, excepto en el último tramo de la misma en el que se ha producido una reacción por la previsión de producción corta para la campaña 2012/13. Andalucía sufrirá una reducción de la producción superior al 70% respecto a un año normal. Los rendimientos también se sitúan un 20% por debajo de lo habitual. Los productores acumulan pérdidas de 800 millones por campaña desde hace tres años.

Por otro lado, en el mes de junio la Comisión Europea presentó su propuesta de Plan de Acción para el sector del olivar de la UE. COAG ha incidido, entre otras cuestiones, en que el Plan no recoge referencia alguna a una cuestión vital para el futuro del sector como es la gestión de los mercados. En esta línea se ha solicitado que se revise en profundidad el sistema actual de almacenamiento privado, especialmente en lo concerniente a los precios de activación y al funcionamiento del sistema.

Aceituna de Mesa

El año que concluye ha estado marcado por las incidencias climatológicas y los bajos precios. Con una de las primaveras más secas de los últimos años y las lluvias irregulares de mediados de otoño, la campaña ha finalizado con un 10% menos de producción que la anterior. Con independencia de la climatología, este año los precios han seguido bajos, lo que ha provocado que siga descendiendo la renta de los agricultores y el número de activos en el sector. Desde COAG defendemos la aplicación de medidas de regulación de mercado, tanto en las negociaciones de la nueva PAC como a través de la Interprofesional de la Aceituna de Mesa, mediante herramientas como los contratos tipo.

Cultivos Herbáceos

El año 2012 ha estado marcado en el sector de los cultivos herbáceos (cereales, oleaginosas y proteaginosas) por las condiciones climáticas adversas en numerosas partes del mundo. Así, la sequía en EEUU, las regiones del Mar Negro, Argentina y la Unión Europea, y las incesantes lluvias en Australia y las heladas en centro Europa, han reducido la oferta de cereales a nivel mundial en más de un 5% y de soja en un 10%,  dejando los stocks mundiales en mínimos históricos. Esta situación de menores cosechas unida a la crisis económica internacional ha generado un mayor interés de los inversores financieros por los mercados de commodities, empujando los precios a records históricos.

En España la sequía provocó un descenso de la cosecha de más de un 20%. A esto se ha unido el incremento de costes de producción, en particular gasóleo agrícola y abonos, por lo que la rentabilidad no se ha incrementado de la misma manera.

En forrajes también se han sentido los efectos de la sequía, reduciendo la cosecha estatal en cerca de un 20%, al producirse alrededor de 1,55 millones de toneladas de transformados. Los precios han seguido una tendencia alcista progresiva pero moderada en el tiempo, debido a los altos precios de los cereales y la continua demanda del exterior, ganando de nuevo protagonismo los pedidos de Emiratos Árabes Unidos, que ya consumen cerca del 40% de la producción estatal.

De igual manera la producción de arroz estatal se ha visto mermada en más de un 7%, no llegando a las 850.000 toneladas. El balance mundial del mercado del arroz se ha situado en una situación cómoda, por lo que los precios se han mantenido. La falta de sustancias activas para el cultivo supone la mayor traba para su correcto desarrollo, aunque este año se consiguió la autorización de diversas moléculas: propanil, triciclazol, imidacloprid y cipermetrina, facilitando las labores del cultivo.En Andalucía, los secanos han padecido un año desastroso. La escasa cosecha de cereal (menos del 20% del año pasado), ha hecho que el agricultor, aún con precios razonables, no haya visto compensados los costes de explotación, con insumos cada vez más caros.

Frutas y hortalizas

 

En febrero asistíamos con indignación a la ratificación por el Parlamento Europeo de la renovación del Acuerdo para la liberalización comercial entre la UE y Marruecos. COAG lo considera un duro mazazo para el campo español, ya que hipoteca el futuro de 250.000 explotaciones hortofrutícolas y amenaza 450.000 puestos de trabajo y más de 8.500 millones de euros en exportaciones al año. Se han liberalizado las importaciones marroquíes no sólo de frutas y hortalizas (excepto para algunos productos sensibles), sino también para productos como el aceite de oliva.

Este nuevo marco entró en vigor el 1 de octubre y ya se ha podido comprobar en los últimos meses del año que no se ha mejorado respecto a la situación anterior, sino que se ha ido a peor. Aunque tras la firma del acuerdo, la CE se comprometió públicamente a realizar controles rigurosos en las aduanas comunitarias, prácticamente durante la primera quincena de noviembre entró tomate marroquí por debajo del precio de entrada (0,46 €/kg), sin que tengamos constancia de que los exportadores marroquíes hayan hecho frente a los derechos específicos de aduana generados. Esto produjo la caída de las cotizaciones en origen hasta los 0,32 €/kg, mientras que los costes de producción están en torno a los 0,49 €/kg.

En el mes de diciembre se celebró la primera reunión del Comité Mixto Hispano Marroquí de frutas y hortalizas, en el que la presencia de COAG fue vetada por el Ministerio por mantener y manifestar una posición crítica al Acuerdo con Marruecos.

En Andalucía, la superficie de cultivo de hortícolas se incrementó un 3,4%. Descendió la de tomate de otoño, berenjena y pepino, que se desplazó principalmente hacia pimiento, y algo también a calabacín y judía verde. Es significativo el caso de esta última, que había sufrido un descenso importante en las últimas campañas, debido a la competencia de Marruecos. En lo que respecta a la producción, el incremento del volumen recolectado está próximo al 6%, debido al citado incremento de superficie cultivada y a las buenas condiciones climáticas. Sin embargo, las bajas temperaturas registradas en febrero mermaron la producción de tomate. Se incrementan las producciones de sandía, calabacín y pimiento. En cuanto a los precios medios percibidos, algunos productos registraron cotizaciones inferiores a los de la campaña pasada, siendo más acusado el descenso en sandía (-25%), pimiento (-18%) y berenjena (-6%). Por otra parte, se incrementaron los de calabacín (+30%), tomate (+20%) y melón (+14%).

Fresa

 

La superficie de cultivo se incrementó en la campaña 2011/2012 un 12% respecto la anterior, hasta alcanzar las 7.150 ha. La producción andaluza superó las 302.000 toneladas, mostrando un incremento del 15%. Del total recolectado, el 75% se ha comercializado para su consumo en fresco, exportándose una buena parte de este volumen, principalmente a Alemania y Francia.

La campaña transcurrió con normalidad en cuanto a producción y comercialización. Las bajas temperaturas y la falta de humedad evitaron la presencia de plagas y enfermedades, favoreciendo la calidad del fruto. También se registró una mayor superficie plantada con variedades tempranas, lo que permitió iniciar las recolecciones a mediados de diciembre, prolongándose hasta finales de mayo.

El precio medio percibido en origen ascendió a 1,12 €/kg y, aunque ha sido un 6,6% inferior al de la campaña pasada, los ingresos obtenidos han sido aceptables, al incrementarse el volumen comercializado. Eso sí, a partir de mediados de abril los precios descendieron hasta cubrir sólo los costes de producción.

Cítricos

 

El aforo presentado por la Consejería a mediados del mes de octubre estimaba una producción para Andalucía por encima de los 1,68 millones de toneladas, lo que supone un incremento del 4,2% respecto a la campaña 2011/2012. Desde COAG Andalucía pensamos que no se ha reflejado convenientemente el descenso esperado debido a las heladas de febrero, que provocaron daños importantes en las plantaciones de Córdoba y Sevilla.

La calidad del fruto, en general, es bastante buena, aunque las recolecciones se iniciaron con cierto retraso respecto a la campaña anterior, debido a las elevadas temperaturas del otoño. Por la sequía, los frutos estaban inicialmente algo faltos de calibre, aunque esta situación mejoró tras las lluvias de octubre.

A pesar de ello, los mercados han estado muy parados. Las cotizaciones para las variedades tempranas de naranja («navelinas») se iniciaron a unos 0,18 €/kg a mediados de octubre, para ir descendiendo hasta llegar a los 0,12 €/kg a mediados de diciembre. Estos precios están por debajo de los costes de producción, 0,16 €/kg (cadena de valor del MAGRAMA).

En lo que respecta a mandarinas, los precios oscilan según variedades. Para las clementinas, las cotizaciones han ido descendiendo desde 0,26 €/kg a mediados de octubre, hasta los 0,12 €/kg actuales. Se espera de que en las próximas semanas y con la bajada de las temperaturas, se animen las ventas.

Algodón

 

En la campaña 2012 continúa incrementándose (+4%) la superficie sembrada, que ha superado las 69.300 ha, de las que se esperan recolectar unas 180.000 toneladas de algodón bruto. Ante la falta de alternativas agrícolas viables en las zonas productoras, el algodón sigue consolidándose como el principal cultivo generador de empleo y riqueza para dichas áreas.

A excepción de pequeños problemas de nascencia en algunas zonas, debido a las bajas temperaturas en el momento de la siembra, no ha habido incidencias reseñables en cuanto a plagas ni limitaciones en el suministro de agua de riego. Las recolecciones sí se han visto dificultadas por las cuantiosas lluvias caídas en la mayoría de las zonas algodoneras desde finales de septiembre, más de 250 litros/m

en algunas localidades, que han producido una ligera merma en los rendimientos. A esta circunstancia se ha unido la imposibilidad de emplear esta campaña defoliantes a base de la materia activa «tidiazurón», cuya autorización excepcional no fue concedida por el Ministerio, a pesar de ser solicitada por el sector algodonero en su conjunto.Los precios percibidos por los agricultores se encuentran entre 0,38-0,41 €/kg, lo que supone un descenso por encima del 20% respecto a 2011, motivado por una bajada similar de los precios internacionales de la fibra de algodón. Detrás de este descenso se encuentran el incremento de las producciones y la ralentización del consumo motivado por la crisis económica, lo que ha hecho que aumenten de forma significativa los stocks mundiales de fibra.

Remolacha

 

Con respecto a la remolacha, el año ha estado marcado por un record de producción y un record europeo de rendimientos con una media de 105,1 t/ha en la zona Norte. La producción europea ha superado en 5 millones de toneladas la cuota, por lo que se establecieron diversas medidas de gestión como exportación y mercado interior. Las ayudas al cultivo han sido más restrictivas, desapareciendo la ayuda autonómica de Castilla y León (3 euros/t) y haciendo más restrictivos los requisitos para el cobro de la ayuda a la calidad. En estas condiciones el precio de la remolacha se ha situado debajo de costes, haciendo inviable el cultivo en los próximos años si la industria azucarera no mejora sustancialmente los precios al cultivador, derivando una parte de los beneficios obtenidos como consecuencia del elevado precio del azúcar en los mercados internacionales. Se necesitarán ayudas vinculadas a la producción en el contexto de la nueva PAC.

En la zona sur, en verano se obtuvo una buena cosecha, que permitió salvar el descenso de superficie con que arrancó la campaña. Por el contrario, la campaña 2012/2013 no termina de arrancar. A día de hoy hay semillas repartidas para sembrar 6.500 ha (menos aún que en la campaña anterior), pero únicamente se han sembrado alrededor de 3.500 ha. El tiempo no acompaña, no se ha acabado la campaña de algodón, y los precios no hacen que el cultivo sea apetecible (mientras que otros cultivos menos laboriosos tienen buenos precios).

Vino

 

En la presente campaña estamos viviendo una situación coyuntural del mercado del vino, ciertamente especial, propiciada por las reducidas cosechas de las dos últimas campañas, coincidiendo con que la UE registra la cosecha  más corta de los últimos 50 años. Todo esto ha hecho que el panorama haya cambiado respecto a los precios de la uva, que en zonas como La Mancha han alcanzado niveles desconocidos. Desde el sector se recomienda cautela, ya que nos encontramos inmersos en una situación económica complicada y la situación del mercado  es incierta ante el efecto de unos precios más altos del vino en los mercados exteriores. Las cifras de las exportaciones del tercer trimestre del año ya muestran una ralentización.

Hay que recordar que los viticultores llevan arrastrando una situación ruinosa por los bajos precios desde la nefasta reforma de la OCM que eliminó todas las medidas de regulación de mercado, con una enorme volatilidad de precios. Se han arrancado más de 150.000 hectáreas de viñedo en los últimos cinco años y muchos viticultores han tenido que abandonar la actividad.

El sector está preocupado en relación con la sustitución del actual sistema de derechos de plantación de viñedo por el sistema de autorizaciones administrativas que se ha propuesto, que puede representar una liberalización encubierta de las plantaciones de viñedo en la UE, lo cual tendrá repercusiones muy negativas en los precios del vino  y pondrá en peligro el mantenimiento del viñedo en las  zonas tradicionales. Se espera también el incierto resultado de las negociones de la reforma de la PAC, que puede traer recortes en el presupuesto específico para el sector destinado a los programas de apoyo.

 

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí