“PREVISIONES ECONÓMICAS DE ANDALUCÍA”

0
1155

 

El contenido de la publicación se divide en tres partes: Entorno Económico, Economía Andaluza y Análisis Territorial. La primera se centra en el análisis del contexto internacional y nacional, necesario para enmarcar la trayectoria de cualquier espacio económico. En Economía Andaluza se analiza en detalle la trayectoria reciente de la economía y sus expectativas de crecimiento a corto y medio plazo. Finalmente, Análisis Territorial incluye un análisis de la actividad económica en cada una de las provincias andaluzas, incorporando estimaciones y previsiones de crecimiento.

 Entorno Económico

La actividad económica mundial había comenzado 2011 con el objetivo de consolidar la recuperación observada en 2010, muy pendiente de la superación de los problemas financieros (y soberanos en la Zona Euro), así como de la corrección de los desequilibrios fiscales. Pero, dos circunstancias inesperadas han complicado este escenario: la crisis política por las demandas de democracia en el Magreb y el grave terremoto de Japón. Con anterioridad a esto, a principios de Enero, las proyecciones efectuadas por el Fondo Monetario Internacional ya advertían de que el crecimiento económico era muy endeble en la Zona Euro y la tendencia ascendente en los precios energéticos y otras materias primas podría hacer mella en el ritmo de reactivación, al tiempo que sostenían una tasa de aumento del Producto Interior Bruto (PIB) ligeramente más baja que la alcanzada en 2010 (en torno a medio punto por debajo).

Sin embargo, tras los acontecimientos registrados en Túnez, Egipto y el estallido de la guerra civil en Libia, la trayectoria ascendente en las cotizaciones del petróleo se ha intensificado, mientras la incertidumbre y los temores a una contienda militar más duradera han agudizado los parámetros de riesgo. La transmisión más evidente al precio de los carburantes, y al nivel de precios general, se intuye como el comienzo de una revisión de costes, unas condiciones más restrictivas en la política monetaria y un freno a una aún débil recuperación económica en muchos países, entre ellos España.

Tras siete trimestres consecutivos de retroceso del PIB, y una caída acumulada cercana al 5%, la economía española logró estabilizarse en 2010 y dejar atrás la recesión para entrar en una etapa de crecimiento lento y poco consistente, que ha sido insuficiente para la creación de empleo. Así, de acuerdo con las estimaciones provisionales de la Contabilidad Trimestral del INE, la producción habría crecido en el último trimestre de 2010 un 0,6% en tasa interanual, haciendo que en el conjunto del año la contracción haya sido de una sola décima (-0,1% respecto a la severa caída de 2009). La nota positiva sería, sin duda, la menor contribución negativa de la demanda interna así como un comportamiento más positivo del sector exterior, si bien en el último trimestre del año su aportación favorable aminoró. Desde la perspectiva de la oferta, la trayectoria de las principales ramas revela una leve mejora de la producción en los servicios de mercado y en el sector energético.

Economía Andaluza

El PIB regional ha descendido por segundo año consecutivo en 2010, aunque a lo largo del año se produjo una suave recuperación, algo más intensa en el primer semestre, ya que algunas medidas transitorias (subida del IVA o ayudas a la adquisición de vehículos) provocaron un adelanto en las decisiones de compra que afectaron al perfil del gasto. Concretamente, en el último trimestre del año, el PIB ha mostrado un incremento de una décima respecto al trimestre anterior, lo que ha dejado la variación interanual también en el 0,1%, en tanto que en el conjunto de 2010 el PIB ha experimentado un descenso del 0,6%.

El desánimo de la demanda regional es el principal factor explicativo de este nuevo retroceso de la producción, ya que, aunque en menor medida que en 2009, ha supuesto por tercer año consecutivo una detracción al PIB (-1,7 puntos porcentuales), pese a que el gasto en consumo de los hogares ha experimentado un avance del 1%. Sin duda, la contracción de la producción habría sido aún mayor de no ser por el sector exterior, ya que la demanda exterior neta ha supuesto de nuevo una contribución positiva al PIB, de alrededor de un punto, dado que las exportaciones de bienes y servicios han crecido a un ritmo casi tres veces superior al de las importaciones, aunque la corrección del déficit comercial de bienes se ha frenado, en parte por el repunte en los precios energéticos.

Por el lado de la oferta, agricultura y servicios han experimentado avances trimestrales del VAB (Valor Añadido Bruto), en tanto que la construcción y las ramas energéticas e industriales han retrocedido de nuevo. En concreto, el VAB del sector servicios ha experimentado un avance trimestral del 0,5% en el último trimestre de 2010, lo que ha supuesto una leve recuperación con respecto al tercer trimestre del año. Así, en el conjunto del año se ha observado un crecimiento del VAB del 0,4%, insuficiente para crear empleo, en especial en el caso de los servicios de mercado.

La actividad turística, pese a sufrir los efectos de la crisis, podría haber mostrado en 2010 un mejor comportamiento que el conjunto de la economía, tras haber experimentado en 2009 el peor registro de toda la década. De hecho, el Indicador Sintético de Actividad Turística de Analistas Económicos de Andalucía arrojaba un descenso en 2009 del 4%, más intenso que la caída mostrada por el conjunto de la economía (-3,6%). Por el contrario, en 2010 la actividad turística habría crecido en torno a un 1%, frente al descenso del PIB regional del 0,6%, y las perspectivas para 2011 son también positivas, aunque el Indicador Sintético arroja una tasa de crecimiento algo inferior a la de 2010 (0,6%), en línea con el crecimiento previsto para el conjunto de la economía.

En concreto, la región andaluza recibió en 2010 casi 21,5 millones de turistas, un 2,4% menos que en el año anterior, creciendo la demanda hotelera un 1,3%, y la extrahotelera un 3,3%, dado el aumento en los apartamentos. Andalucía es la cuarta Comunidad Autónoma por número de turistas internacionales, casi 7,5 millones en 2010, aunque éste ha descendido un 0,3% (incremento medio nacional del 1%), un descenso que también se ha observado a principios de año, si bien hay que recordar el fuerte incremento que se produjo a principios de 2010. Por su parte, ha sido la demanda interior (2,2% de crecimiento en 2010) la que ha impedido que el número de pernoctaciones se redujera en el último año, aunque a principios de 2011 se ha producido una mejora, en especial de la demanda extranjera.

El VAB del sector de la construcción ha mostrado un nuevo descenso trimestral entre Octubre y Diciembre de 2010, de forma que la caída interanual se ha acentuado hasta el -6,9%. En este caso, aunque el ritmo de descenso ha sido inferior al de 2009, a lo largo del año no se ha observado desaceleración alguna en dicho ritmo de descenso, de modo que en el acumulado del año se ha producido un retroceso del 6,5%. El sector residencial sigue dando muestras de desánimo, y el número de viviendas iniciadas no ha superado las 20.000, la cifra más baja desde principios de los ochenta. No obstante, la actividad a finales de año habría mostrado una leve mejoría, de modo que el stock de vivienda nueva sin vender en Andalucía podría haberse reducido en el último año en unas 2.200 viviendas, según las estimaciones de Analistas Económicos de Andalucía, si bien la región andaluza contaría aún con un stock en torno a las 185.000 viviendas. Por otra parte, la actividad no residencial ha registrado un comportamiento algo menos negativo, a tenor de los visados de dirección de obra nueva, que reflejan un descenso del 1,3% de la superficie a construir para uso no residencial, frente al descenso del 15% en la superficie para uso residencial. Respecto a la demanda, y a pesar de que en la primera mitad del año pareció apreciarse una cierta contención en el ritmo de descenso de las compraventas y de las hipotecas constituidas, en la parte final del año se ha intensificado de nuevo su retroceso, si bien las transacciones inmobiliarias han crecido, estabilizándose el ritmo de descenso de los precios.

El VAB de las ramas energéticas e industriales se estima que ha experimentado de nuevo un descenso trimestral del 2,5%. No obstante, algunos indicadores han dado muestras de mejora hacia finales de año, como es el caso del índice de producción industrial, el empleo EPA (Encuesta de Población Activa) o el índice de clima industrial, aunque este último sigue mostrando valores negativos. De este modo, en el conjunto del año, el sector ha mostrado un descenso del 2,6%, bastante más moderado que el 11% del año anterior, aunque supone el tercer descenso anual consecutivo de la actividad industrial, que en el conjunto de España ha crecido ya en 20

La agricultura es el sector que más ha crecido en el cuarto trimestre de 2010, con un incremento del VAB de un 2,5% en relación al trimestre previo, aunque en el conjunto del año ha experimentado un retroceso del 0,9%, dado el significativo descenso observado en el tercer trimestre del año. Pese a ello, ha sido el único sector que ha experimentado un crecimiento del empleo, tanto en términos de Contabilidad Regional como EPA, aunque también ha repuntado el paro, dado el carácter de sector refugio que está desempeñando en la actual crisis, hasta el punto de que la población activa ha crecido también a una tasa similar a la del empleo, frente al descenso de activos en el resto de sectores.

PRODUCTO INTERIOR BRUTO Y COMPONENTES EN ANDALUCÍA (1)

(Tasas de variación interanual en %)

          2010
  2007 2008 2009 2010 Tr. I Tr. II Tr. III Tr. IV
Gasto en consumo final regional 4,4 1,0 -2,3 0,5 -0,7 1,6 0,5 0,7
     Hogares 3,8 -0,8 -4,4 1,0 -0,3 2,2 1,0 1,3
     AAPP e ISFLSH (2) 6,1 5,7 3,0 -0,7 -1,5 0,4 -0,8 -0,7
Formación bruta de capital 3,0 -5,2 -13,4 -7,9 -9,0 -7,4 -7,2 -8,0
Demanda regional (3) 4,7 -0,9 -6,2 -1,7 -3,1 -0,7 -1,5 -1,4
Exportaciones 1,8 0,9 -8,1 6,8 6,4 6,6 7,2 6,8
Importaciones 3,3 -2,5 -10,6 2,3 1,0 4,3 2,6 1,3
Producto Interior Bruto precios mercado 3,6 0,6 -3,6 -0,6 -1,7 -0,6 -0,4 0,1
Agricultura, ganadería y pesca 2,3 -0,3 1,4 -0,9 0,2 -3,1 -3,0 2,8
Ramas energéticas e industriales 0,4 -1,0 -10,9 -2,6 -5,5 -3,5 -0,9 -0,3
     Energía 1,6 0,9 -2,9 -1,0 -6,7 -5,2 4,8 3,2
     Industria 0,1 -1,6 -13,4 -3,1 -5,1 -2,9 -2,9 -1,5
Construcción 2,2 -4,6 -10,8 -6,5 -6,3 -6,3 -6,4 -6,9
Servicios 5,0 2,3 -1,0 0,4 -0,5 0,7 0,6 1,0
     Servicios de mercado 5,1 1,5 -2,0 0,3 -1,0 0,6 0,6 1,1
     Servicios de no mercado 4,7 4,7 2,1 0,7 0,9 0,7 0,6 0,6
Impuestos netos sobre productos 1,7 -1,2 -6,1 0,5 -1,4 1,8 0,8 0,9
(1) Datos corregidos de efectos estacionales y de calendario. Índices de volumen encadenados (a precios constantes).

(2) AAPP (Administraciones Públicas) / ISFLSF (Instituciones sin Fines de Lucro al Servicio de los Hogares).

(3) Aportación al crecimiento del PIB a precios de mercado.

Fuente: Contabilidad Regional Anual y Trimestral de Andalucía, IEA.

En lo referente al mercado laboral, la cifra de ocupados ha crecido en el último trimestre de 2010 en 22.000 personas respecto al tercer trimestre del año, si bien este incremento obedece más bien a causas estacionales, ya que la agricultura, coincidiendo con la campaña de recogida de aceituna, ha contado con casi 70.000 ocupados más que entre Julio y Septiembre, a lo que se ha unido un ligero incremento del empleo industrial. No obstante, pese a la desaceleración en el ritmo de descenso de la ocupación, el empleo sigue mostrando variaciones interanuales negativas tanto en Andalucía como en España, en torno al -1,5%. El empleo ha crecido únicamente entre los asalariados del sector privado, que han aumentado en casi 40.000 con respecto al tercer trimestre, destacando el crecimiento del empleo a tiempo parcial, responsable del 70% del crecimiento del empleo en el cuarto trimestre. No obstante, la mayor parte del empleo creado sigue siendo temporal, concretamente el 63% de los nuevos asalariados, como no podía ser de otro modo dado que ha sido el sector agrícola el que ha concentrado el grueso del incremento de la ocupación en el último trimestre del año 

Pese a que el empleo ha crecido en el último trimestre del año, la cifra de parados sólo se ha reducido en unas 2.000 personas en relación al trimestre tercero de 2010, dado que la creación de empleo se ha mostrado insuficiente para absorber las nuevas incorporaciones al mercado laboral, en especial de personas dedicadas anteriormente a labores del hogar. Este aumento de los activos ha sido especialmente evidente en el sector agrario, que en términos interanuales es el único sector que experimenta un crecimiento de los activos, mientras que sobre todo construcción sigue perdiendo población activa. Esto ha posibilitado que la tasa de paro se mantenga prácticamente estable respecto al tercer trimestre (28,4%), aunque sigue siendo superior en construcción (33,9%) y agricultura (31,9%), pese al descenso de casi 13 puntos en este último caso con respecto al tercer trimestre.

La economía andaluza registra en el promedio de 2010 un descenso de la ocupación del 2,2%, y un aumento en la cifra de parados de casi el 12%, hasta alcanzar el desempleo en la región a 1,13 millones de personas a finales de año. En este sentido, es preciso indicar que la incorporación de activos al mercado laboral no ha cesado ni en tiempos de crisis, sin duda, influenciada por la pirámide de población andaluza menos envejecida que la nacional.

En este contexto, y ante la elevada incertidumbre que supone el ascenso de los precios del petróleo, entre otros aspectos, y su incidencia en las tasas de inflación y la política monetaria, en un contexto de crecimiento aún débil de las economías desarrolladas, la mayor parte de los organismos auguran un crecimiento económico para 2011 que no es previsible supere el 1%, tanto en Andalucía como en España. En concreto, Analistas Económicos de Andalucía estima que la economía andaluza podría crecer en 2011 un 0,7% (en línea con España), tasa que supone una leve revisión al alza, de una décima, con respecto a la prevista en la anterior publicación de Analistas Económicos de Andalucía, y que desde el lado de la oferta se explicaría por el ligero mayor avance previsto para los servicios (1,3%).

En cuanto al gasto, es previsible que el consumo privado crezca a una tasa cercana a la registrada en 2010, pero algo por debajo (concretamente del 0,8%), y, en este sentido, tanto la situación del mercado laboral, como la trayectoria de la renta disponible o las dificultades de acceso al crédito no auguran un avance más intenso del gasto en consumo de los hogares. Por su parte, tanto el gasto público, en pleno proceso de severa reducción, como la inversión, seguirían mostrando en este año sendos descensos del 1,4% y 1,9%, respectivamente. En definitiva, el avance de la economía andaluza en 2011 obedecería al débil comportamiento de la demanda, así como al continuado ajuste del que representa el sector de la construcción.

ESTIMACIONES DE CRECIMIENTO ECONÓMICO EN ANDALUCÍA

(Tasas de variación interanual en %)

  2010 (CRTR (1)) 2010 (previsto Invierno 2010) 2011 (p)
Oferta      
Agricultura -0,9 -0,6 0,4
Ramas energéticas e industriales -2,6 -1,9 1,3
Construcción -6,5 -5,8 -3,6
Servicios 0,4 0,4 1,3
Demanda      
Consumo final hogares 1,0 1,1 0,8
Consumo final AAPP e ISFLSH (2) -0,7 -0,2 -1,4
Formación Bruta Capital -7,9 -6,8 -1,9
PIB -0,6 -0,5 0,7
(1) Datos provisionales de la Contabilidad Regional Trimestral del IEA (Instituto de Estadística de Andalucía).

(2) AAPP (Administraciones Públicas) / ISFLSF (Instituciones sin Fines de Lucro al Servicio de los Hogares).

(p) Previsiones Analistas Económicos de Andalucía.

Fuente: Analistas Económicos de Andalucía y Contabilidad Regional Trimestral, IEA.

Respecto a las perspectivas del mercado laboral para este año 2011, es previsible que persista la destrucción de empleo, que podría cesar hacia finales de año, si bien ya en el tercer trimestre la cifra de ocupados sería superior a la estimada en el tercer trimestre de 2010. Así, la economía andaluza podría finalizar 2011 con alrededor de 2,87 millones de ocupados, unos 19.400 más que en el último trimestre del pasado año, aunque en el promedio de 2011 la cifra de ocupados resultaría ligeramente inferior a la de 2010 (-0,4%), observándose una trayectoria similar a la del conjunto nacional. Casi un 75% del empleo se concentraría en los servicios, uno de los dos sectores, junto a la agricultura, que experimentará un avance del empleo en este año, del 0,5%, frente a los descensos previstos en construcción (-6,9%) e industria (-2%).

 La cifra de parados, por su parte, seguirá creciendo, consecuencia tanto del leve descenso del empleo, como de la incorporación de nuevos trabajadores al mercado laboral, pudiendo crecer el número de activos en el promedio de 2011 un 0,8%, medio punto más que a nivel nacional. De este modo, el paro afectaría a unos 1,15 millones de personas a finales de año, unas 25.000 más que en el último trimestre de 2010.  A lo largo de 2011, seguirá desacelerándose el ritmo de avance del número de parados, que se prevé del 4% en el promedio del año. La tasa de paro podría estabilizarse hacia finales de año, situándose en el 28,8% en el promedio del año, 8 décimas por encima de la de 2010.

Análisis Territorial Según estimaciones de Analistas Económicos de Andalucía, en el último trimestre del año las provincias del interior han mostrado una trayectoria algo más favorable, registrándose únicamente ligeros descensos de la actividad en las provincias de Cádiz, Málaga y Huelva. Así, Jaén y Sevilla han experimentado un mejor comportamiento, con un avance del 0,3% en ambos casos, seguidas de Córdoba y Almería (0,2%), y Granada con un avance similar al regional, del 0,1%. Sin embargo, como consecuencia del más negativo comportamiento en la primera mitad del año, en el conjunto de 2010 se ha constatado una generalizada caída de la producción en todas las provincias andaluzas, exceptuando Almería, donde la actividad ha repuntado ligeramente (0,2%), y Huelva, donde se ha mantenido en torno al mismo nivel de 2009, en tanto que en Cádiz y Málaga la contracción habría sido más intensa (-0,9% en ambos casos). Las previsiones para 2011 apuntan a una paulatina mejora de la actividad económica en todas las provincias andaluzas, con un crecimiento que podría superar la media andaluza (0,7% en 2011) en Sevilla y Jaén, siendo más moderado el avance en el litoral.

Las provincias costeras son las que han sufrido una reducción más acusada del número de ocupados, más significativa en Málaga y Huelva, con un descenso del 4,2% en ambos casos respecto al cuarto trimestre de 2009. Por el contrario, las provincias de Jaén y Sevilla han creado empleo durante los tres últimos meses del año, en especial en el sector agrario y los servicios, siendo esta última provincia la única que ha registrado un descenso en la cifra de parados respecto al último trimestre de 2009. En el resto de provincias ha vuelto a constatarse un aumento del paro, aunque algo menos intenso que en el trimestre previo, siendo nuevamente las provincias del litoral las que han experimentado un incremento más acusado. En términos interanuales la tasa ha repuntado en todas las provincias, exceptuando Sevilla, que registra el nivel más bajo (24,6%).

Desde el lado de la oferta, el empleo industrial sigue experimentando descensos interanuales, con excepción de Córdoba y Granada, aunque entre el tercer y cuarto trimestre del año la cifra de ocupados ha crecido en varias provincias, con especial intensidad en Sevilla y Almería. Por su parte, la actividad en la construcción sigue inmersa en un profundo ajuste y los indicadores relacionados con el sector no adelantan una mejora a corto plazo, concentrando Málaga y Sevilla cerca del 40% de la caída del empleo en el sector en Andalucía en los dos últimos años, aunque también se ha registrado un descenso en la cifra de parados desde finales de 2008, debido a la salida de activos hacia otros sectores productivos, y a que muchos parados del sector han pasado a considerarse como parados de larga duración. En este sentido, el número de parados en esta situación, tanto procedentes de la construcción como de otros sectores, se ha duplicado en dos años.

Por su parte, la oferta de viviendas continúa casi en mínimos, y la reducción del número de viviendas iniciadas sigue siendo notable, especialmente en Huelva y Granada. En cuanto a la demanda, la concesión de hipotecas ha vuelto a reducirse durante los tres últimos meses de 2010, registrándose cerca de 13.000 menos en la región respecto al cuarto trimestre de 2009, descenso que afecta especialmente a Sevilla, Málaga, Cádiz y Almería. En línea con lo anterior, se encuentra la compraventa de viviendas, que se ha reducido en todas las provincias andaluzas exceptuando Huelva y Jaén, siendo en este caso Málaga la que muestra una mayor reducción, al concentrar cerca de la mitad del descenso de las operaciones efectuadas en la región durante el cuarto trimestre de 2010. Sin embargo, las transacciones inmobiliarias han aumentado en el último trimestre de 2010 en todas las provincias de Andalucía.

 El empleo en los servicios también sigue descendiendo, si bien Sevilla, Jaén y Granada tienen un mayor número de ocupados en el sector en términos interanuales. Este mejor tono de los servicios en estas provincias coincide con una trayectoria favorable de la actividad turística, siendo Sevilla y Córdoba las que han registrado un mayor avance del número de pernoctaciones en establecimientos hoteleros, en especial por la demanda extranjera. En el extremo opuesto se encuentran las provincias de Málaga y Cádiz, con un descenso tanto de viajeros como de pernoctaciones, en la primera como consecuencia de la menor demanda extranjera y en la segunda por la interior.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí