EL ÚLTIMO VIAJERO ROMÁNTICO

0
819

EL MUNDO

Iñaki Rodríguez -Escritor-

El mundo despertó

y no había nadie en sus calles.

Atrapados en casa,

la gente se paró a escuchar.

Habíamos olvidado que

el cosmos también habla.

Muchos ni siquiera

lo habían oído jamás.

Montes, ríos y valles.

Viento, lluvia, pájaros…

Mares, océanos y árboles.

Transmitiendo en vano mensajes,

desde tiempo inmemorial.

¨Aquí estoy para alegraros, lo imploro, quererme¨.

¨Aquí estoy para acogeros, os suplico, respetarme¨.

¨Aquí estoy para sanaros, por favor, curarme¨.

Muchos captaron el mensaje,

pero muy pocos se acordaron,

al echar de nuevo a andar.

Los que sí,

lo hicieron diciendo:

¨Yo te quiero mundo y te voy a cuidar¨.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí