El motrileño Enmanuel Vega, nuevo sacerdote para la diócesis granadina

0
2378
El viernes, en solemne función de iglesia, presidió su primera eucaristía en Motril
DOMINGO LÓPEZ FERNÁNDEZ
De excepcional y de pleno sentido cristiano puede considerarse la acogida que ha tenido en Motril la ordenación del nuevo sacerdote motrileño Enmanuel Jesús Vega Rodríguez. El pasado viernes, en solemne función de iglesia, presidía su primera eucaristía en la iglesia Mayor, templo que se vio totalmente desbordado en su capacidad para acoger la ingente cantidad de fieles que allí se dieron cita para recibirle en su nuevo orden sacerdotal. Familiares, amigos, autoridades municipales, vecinos, órdenes religiosas y fraternidades cristianas, representantes de cofradías y hermandades y, fieles en general, muchos de ellos venidos desde las poblaciones vecinas de Salobreña, Lobres y de Iznalloz y Deifontes, éstas últimas pertenecientes a las parroquias en donde va a ejercer su ministerio, acogieron en olor de multitud al nuevo misacantano. Y como tal y en solemne procesión claustral hizo su entrada en la iglesia Mayor acompañado de cerca de cincuenta sacerdotes venidos desde toda la provincia y los seminaristas que hasta hace pocos meses han sido sus compañeros de curso.
Enmanuel Jesús Vega, proveniente del Seminario Diocesano «San Cecilio», obtenía en la catedral de Granada su nuevo orden sacerdotal el pasado seis de enero, fiesta de la Epifanía del Señor, a modo de auténtico regalo de Reyes para el mismo, sus familiares y amigos y movimientos cristianos de la capital.  El ceremonial, como se acostumbra, fue presidido por el Excmo. Sr. Arzobispo de Granada, Monseñor Javier Martínez, quien en su homilía se dirigió a los nuevos sacerdotes para pedirles el servicio al pueblo de Dios, ya que como bien dijo, «para la iglesia el mayor de los regalos es un presbítero». Fiel al rito cristiano, Monseñor Martínez unció las manos de los misacantanos con los sagrados óleos, el abrazo de la paz y la entrega del cáliz y la patena, facultándoles a partir de entonces a vestir la casulla sacerdotal. Terminado el ceremonial los recién ordenados sacerdotes concelebraron la eucaristía del día junto al arzobispo granadino.
Respecto a los datos biográficos del nuevo misacantano, Enmanuel Jesús Vega, se ha de resaltar que nació en Motril hace 27 años en el seno de una familia de hondas raíces cristianas proveniente de la vecina población de Lobres. Nacido en día del Jueves Santo y asentado con dos nombres propios que aluden al Mesías, Enmanuel cursaba los estudios primarios en el colegio público Virgen de la Cabeza, desde donde accedió al I.E.S. Francisco Giner de los Ríos para continuar la E.S.O, centro que abandona para cumplimentar finalmente el bachillerato en el I.E.S. Julio Rodríguez. Tras una corta etapa en la capital granadina decide preparar oposiciones a la Guardia Civil, accediendo al mismo tras su ingreso en la Academia del Cuerpo. Paralelamente y como en algunas ocasiones ha comentado, se fue gestando la llamada del señor que le invita a abandonar su puesto para servir al pueblo de Dios. Es así como ingresa en el Seminario San Cecilio de Granada, donde tras el transcurso de seis años accede al grado del diaconato que ha ejercido hasta su ordenación en las parroquias granadinas de Iznalloz y Deifontes.
El pasado viernes, el nuevo misacantano accedía por primera vez a la parroquia Mayor de Motril con el grado de sacerdote y presidía la eucaristía del día acompañado de cerca de cincuenta compañeros diocesanos. Para esta solemne ocasión el nuevo presbítero se dirigía al pueblo de Dios con las escogidas lecturas del jueves santo por ser éste el día de su nacimiento y querer con ello dar las gracias por dicho don. Su gratitud ha sido inmensa, pues ese día se halló bajo la protección y amparo de la Virgen de la Cabeza, la patrona de Motril, que se encontraba junto al altar para conmemorar el voto de la ciudad en unión de la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Con serenidad, aplomo y claridad de ideas se dirigió a los fieles trasladándole las enseñanzas del evangelio y, tras dar la comunión a los fieles, su compañero de sacerdocio, Moisés Fernández, hizo lectura pública de la bendición apostólica al nuevo misacantano que ha sido otorgada en el Vaticano en fecha de 10 de enero de 2014. Finalizada la eucaristía Enmanuel Vega dio las gracias por el masivo acompañamiento que ha tenido en su primera misa en Motril, aspecto que le llamó la atención, pues como bien dijo «no esperaba tanta gente a mi primera eucaristía en Motril». Tras sus palabras se dio paso al besamanos del nuevo presbítero, acto que solemnizaron primeramente sus compañeros diocesanos y, posteriormente, los fieles que en interminables filas esperaron pacientemente el orden de su turno.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí