EFEMÉRIDES DE FIN DE SEMANA

0
717

Antonio Gómez Romera

Domingo, 28 de enero de 2024

EN EL CXXXVII ANIVERSARIO DEL INICIO DE CONSTRUCCIÓN DE LA TORRE EIFFEL

Gustave Eiffel (1832-1923) con su construcción más conocida, la Torre Eiffel, grabada por Forest Fleury.

Hoy domingo, 28 de enero, festividad de Santo Tomás de Aquino (1.224-1.274, presbítero, fraile, teólogo, filósofo y jurista, considerado el principal representante de la enseñanza Escolástica y una de las mayores figuras de la Teología Sistemática), cuarta semana del año 2.024, se cumplen 137 años (viernes, 1.887) del inicio de la construcción, en el Campo de Marte, a la orilla del río Sena (París), de la Torre Eiffel. Una inmensa torre metálica que será una de las atracciones de la Exposición Universal de 1.889 que conmemora el primer centenario de la Revolución Francesa y que va a servir como arco monumental de entrada a la “Feria Mundial”.

De entre 107 proyectos presentados, se aceptó el de Gustave Eiffel (1.832-1.923), empresario de la construcción e ingeniero civil; Maurice Koechlin (1.856-1.946) y Emile.

Planos del diseño de la Torre Eiffel.

Nouguier (1.840-1.897), ingenieros; y Stephen Sauvestre (1.847-1.919), arquitecto. Los dos ingenieros principales de la Empresa Eiffel (“G. Eiffel et Cie”), Émile Nouguier y Maurice Koechlin, en junio 1.884 tuvieron la idea de una torre muy alta, diseñada como un gran pilar, con cuatro columnas separadas en la base a modo de patas que se unían en la parte superior por vigas metálicas dispuestas en intervalos regulares. Sauvestre propone pedestales en las patas recubiertos con mampostería, arcos monumentales para unir las columnas y el primer nivel, grandes salas acristaladas en cada planta, un diseño en forma de bulbo para la cima y otros ornamentos para adornar la estructura en su conjunto. Por último, el proyecto se simplifica, pero se conservan determinados elementos como los grandes arcos de la base, que contribuyen a darle su aspecto tan característico.

Dibujos del diseño de la Torre Eiffel.

El jueves, 18 de septiembre de 1.884, Eiffel patenta “un nuevo diseño que permitía construir soportes y postes metálicos capaces de alcanzar una altura superior a 300 metros”. Lacurvatura de los montantes se calcula matemáticamente para ofrecer la mejor resistenciaposible ante el efecto del viento: «Así toda la fuerza cortante del viento pasa por el interior de los montantes de las aristas. Las tangentes a los montantes ubicadas en puntos situados a la misma altura siempre terminan cortándose en el punto por el que pasa la resultante de las fuerzas que el viento ejerce sobre la parte de la pata que está encima de los puntos en cuestión. Antes de coincidir en la cúspide, las patas parecen surgir del suelo, y de alguna forma moldeadas por la acción del viento”.

Fotografía de la Torre Eiffel en construcción.

El sábado, 8 de enero de 1.887, se firma un acuerdo entre Gustave Eiffel, Édouard Lockroy (1.838-1.913), ministro de Comercio en nombre del Estado, y Eugène Poubelle (1.831-1.907, prefecto del Sena, en nombre de la ciudad de París. El artículo 11 del acuerdo estipula que Eiffel va a construir la Torre a sus expensas, pero beneficiándose de una subvención de 1,5 millones de francos, siendo el coste total estimado de la construcción 6,5 millones de francos y del derecho a explotar la Torre durante 20 años (a partir del 31 de diciembre de 1.889) y de que la propiedad pasará el 1 de enero de 1.910 a la ciudad de París.

Imágenes de dominio público de la construcción de la Torre Eiffel.

La torre tendrá una altura de 300 metros, descansará sobre 4 grandes pilares que conformarán un cuadrado de 125 metros de lado y constará de 3 plataformas: la primera, situada a 57 metros de altura; la segunda, a 115; y la tercera, a 276. Pero, además, hay un punto que intriga a los parisinos: la torre, que será totalmente metálica y pesará, aproximadamente, 9.000 toneladas.

Los pesimistas, que son muy numerosos, aseguran que la idea es técnicamente irrealizable y que nunca se terminará. Por otra parte, como “personas bien informadas”, añaden que, si por casualidad llegase a terminarse, la primera ráfaga de viento un poco fuerte daría con la torre en el suelo. Se dice también, y esto prueba la “locura” de los inventores, que Gustave Eiffel piensa construir una 4ª plataforma, nada menos que a 300 metros de altura, donde instalará su oficina. Los optimistas arguyen que Eiffel es un gran ingeniero y recuerdan sus trabajos: numerosos puentes y viaductos, entre ellos el Puente de María Pía sobre el río Duero en Oporto (Portugal); el famoso Viaducto de Garabit en la línea ferroviaria Marvejols – Neussargues franqueando el valle del Truyère y que, con sus 120 metros de altura, se convirtió en su época en el puente más alto del mundo, y el pabellón de París en la Exposición Universal de París de 1.878.

Imágenes de dominio público de la construcción de la Torre Eiffel.

Todos los elementos se preparan en los talleres de Levallois –Perret, cerca de París, sede de la Empresa Eiffel. Cada una de las 18.000 piezas de la Torre es diseñada y calculada antes de ser trazada al milímetro y ensamblada por elementos de unos cinco metros. Entre 150 y 300 obreros, dirigidos por un equipo de veteranos en grandes viaductos metálicos, se encargan del montaje de este gigantesco “mecano”. Provisionalmente las uniones se fijan en su lugar con ayuda de bulones, reemplazados posteriormente por remaches colocados en caliente. Cuando se enfrían, se contraen, asegurando así la fijación de las piezas unas contra otras. Se necesita un equipo de cuatro hombres para colocar un remache: uno para aplicar calor, un segundo para sujetarlo en su sitio, un tercero para dar forma a la cabeza y el último para golpearlo con un mazo. Las patas reposan sobre cimientos de hormigón instalados unos metros bajo el nivel del suelo sobre una cama de grava compactada.

Sólo se necesitaron cinco meses para construir los cimientos y veintiún meses para ensamblar la parte metálica de la Torre, que se monta con ayuda de andamios de madera y pequeñas grúas a vapor fijadas a la misma torre. El montaje de las patas comienza el viernes, 1 de julio de 1.887; la primera planta se realiza con la ayuda de doce andamios provisionales de madera y de 30 metros de altura, y cuatro andamios más grandes de 45 metros y se termina el 1 de abril de 1.888. La segunda planta se termina el 14 de agosto de 1.888 y el montaje finaliza el 31 de marzo de 1.889.

Vista general de la Exposición Universal de París, 1889.

El periodista, novelista y poeta Émile Goudeau (1.849-1.906) visita las obras a principios de 1.889 y escribe lo siguiente: “Una nube espesa de alquitrán y de hulla se nos metía en la garganta, mientras un ensordecedor ruido de metal rugía bajo el martillo. Todavía trabajaban en los bulones: unos obreros, encaramados a un saliente de unos pocos centímetros, se turnaban para golpear los bulones (en realidad eran remaches) con sus mazas de hierro. Uno podría haberlos tomado por herreros tranquilamente ocupados en golpear con ritmo sobre un yunque, en alguna forja de pueblo, salvo porque estos herreros no golpeaban de arriba abajo, verticalmente, sino de forma horizontal y como con cada golpe se desprendían chispas, estos hombres negros, agrandados por el fondo del cielo abierto, parecían estar recogiendo relámpagos en las nubes».

Torre Eiffel.

Incluso antes de haber terminado su construcción, la Torre ya está en el “ojo del huracán” de los debates. Es ridiculizada por las críticas de grandes nombres del mundo de las Letrasy las Artes, como Charles Gounod (1.818-1.893), Guy de Maupassant (1.850 -1.893),Alexandre Dumas (hijo, 1.824-1.895), François Coppée (1.842-1.908), Leconte de Lisle(1.818-1.894), Sully Prudhomme (1.839-1.907), William Bouguereau (1.825- 1.905),Ernest Meissonier (1.815-1.891), Victorien Sardou (1.831-1.908), Charles Garnier (1.825-1.898) y otros.Fragmento de la «Protesta contra la torre del Sr. Eiffel» (1.887): «Nosotros, escritores, pintores, escultores, arquitectos, apasionados aficionados por la belleza de París hasta ahora intacta, venimos a protestar con todas nuestras fuerzas, con toda nuestra indignación, en nombre del gusto francés anónimo, en nombre del Arte y de la Historia Francesa amenazadas, contra la erección en pleno corazón de nuestra capital, de la inútil y monstruosa torre Eiffel, a la que la picaresca pública, a menudo poseedora de sentido común y espíritu de justicia, ya ha bautizado con el nombre de Torre de Babel… “.

Su construcción dura dos años, dos meses y cinco días y es una auténtica proeza técnica y arquitectónica. Las polémicas finalizan cuando se termina la construcción de la torre por la “presencia” incontestable de la obra y el inmenso éxito popular que cosecha: recibe 2.000.000 de visitantes durante la Exposición de 1.889.

Vista general de la Exposición Universal de París, 1889.

Colofón

Gustave Eiffel es nombrado Caballero de la Orden Nacional de la Legión de Honor y es condecorado en la estrecha plataforma de la cima de la Torre. La Torre Eiffel es la estructura más alta del mundo, durante 41 años hasta el 27 de mayo de 1.930, fecha de la inauguración del Edificio Chrysler (Nueva York), con sus 77 plantas y 319 metros de altura. “Símbolo” de Francia en el mundo, “Balcón” de París, en la actualidad cuenta con casi siete millones de visitantes al año, de los cuales el 75% son extranjeros, lo que le convierte en el monumento de pago más visitado del mundo. El billete más barato (Tarifa de adulto 2.024) para acceder a la Torre Eiffel cuesta 11’80 € y permite subir por las escaleras hasta la segunda planta y el más caro, cuesta 109’40 € e incluye “billete cima”, ascensor y “brunch madame Brasserie”.

La torre es propiedad de la ciudad de París, que la gestiona a través de una Sociedad de Explotación, la SETE: “Société d’Exploitation de la Tour Eiffel”, de la cual ostenta el 99 % del capital. Se estima, que más de la mitad de los turistas que visitan París, sube a la Torre y que éste monumento es y seguirá siendo, sin lugar a dudas, el más famoso de Francia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí