MOTRIL CONMEMORA LA FIESTA DE TODOS LOS SANTOS

0
376

Domingo A. López Fernández

Fotos: EL FARO

La Hermandad de la Vera Cruz celebra un Rosario de Ánimas y Difuntos por las calles de la ciudad

El santoral católico marca en su calendario dos señaladas fiestas para los católicos, una de precepto, el día 1 de noviembre, de carácter nacional, la fiesta de todos los santos, a la que sigue el día de la conmemoración de todos los fieles difuntos, que es sólo fiesta en el ámbito religioso y que recuerda en oración a todas las personas que ya han abandonado el mundo terrenal. En la ciudad, como en el resto de poblaciones de toda España, es tradición la obligada visita al cementerio municipal para el arreglo de tumbas y lápidas con flores que se dedican a la memoria de los familiares que ya no se encuentran con nosotros. Son días de un extraordinario ajetreo y un continuo ir y venir de personas al camposanto municipal ataviados con productos de limpieza y pintura para el aderezo de nichos y de las lápidas de sus deudos. Como es costumbre, la institución municipal ha llevado a cabo un arreglo general en todos los patios y ha modificado el horario de cierre del camposanto para estos días, de forma que se ha mantenido abierto ininterrumpidamente de ocho de la mañana hasta las siete de la tarde. Sin duda, ha sido muy significativo el transitar durante estos días por la señalada calle del cementerio y sus aledaños, donde se ha podido ver un continuo peregrinar de personas que confluyen a las puertas de la que es la última morada de los motrileños para adquirir los manojos de flores en los tradicionales puestos que se establecen durante estos días en el lugar.

En Motril, como el resto de ciudades, es tradición de siglos. La significativa fecha no ha pasado desapercibida para el mundo cofrade de la ciudad, concretamente para la hermandad de la Santa Vera Cruz, que por segundo año consecutivo ha puesto en la calle un Rosario de Ánimas y Difuntos presidido por su titular mariana, la Santísima Virgen del Valle. Concretamente ha tenido lugar a las 21:00 hrs de la noche del sábado, a la conclusión de la santa “Misa de Réquiem” que la Real y Muy Ilustre Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de la Esperanza ha ofrecido en recuerdo de sus hermanos fallecidos. El acto cofrade ha generado la lógica expectación en la feligresía de la ciudad, y así se ha podido ver en todas las calles dispuestas en su itinerario, donde un numeroso público se ha aprestado en las aceras para contemplar la divina efigie de la Virgen del Valle, tocada en este día con su vestimenta de difuntos.

El cortejo del Rosario de Ánimas ha partido desde la puerta lateral de la iglesia de la Encarnación abriendo su marcha la cruz parroquial y ciriales, a la que han seguido dos largas filas de hermanos de luz tocados en traje de luto. A continuación se ha dispuesto la representación oficial de la corporación, que el pasado 30 de octubre juraba sus cargos tras la celebración eucarística que dedican al Espíritu Santo. Concretamente figuraban en la representación la hermana mayor, María Jiménez Muriel, que renueva su cargo, juntamente con la teniente de Hermana Mayor, María Pérez Galiano, el mayordomo primero, Francisco Ruiz Jiménez, el promotor de caridad, José Santiago Martín y el secretario, Francisco Luis Martín Oliva, que portaba el estandarte corporativo. Tras ellos se ha ubicado la Capilla Musical Grana-Music, que ha interpretado durante el recorrido conocidas composiciones de corte religioso tales como “La Madrugá”, “Amarguras”, “Stabat Mater”, “Ave María”, o “Agnus Dei”, entre otras. Seguidamente, se ha dispuesto el cuerpo de acólitos, que ha precedido al paso de la Santísima Virgen del Valle, que ha marchado sobre el impresionante trono barroco del Dulce Nombre de Jesús. La Virgen ha sido aderezada para la ocasión por uno de sus hermanos de hermandad, Antonio Ruiz Blanco, luciendo el terno negro de difuntos que le es característico en la fecha que se conmemora, además del corazón exvoto sobre su pecho y la corona imperial de corte barroco que constituye el auténtico estreno de este día y que ha sido labrada en el acreditado taller orfebre de D. Alberto Quirós. Tras el paso, ha marchado el consiliario de la hermandad, D. José Albaladejo, que ha sido secundado por numerosos fieles de la parroquia.

El itinerario fijado por la junta de gobierno de la hermandad de la Santa Vera Cruz para este día ha partido desde su sede canónica para continuar por la plaza de la Trinidad, Comedias, Catalanes, Emilio Moré, Virgen del Valle, Jardinillos, Zapateros, Agustinos, Ruiz, Señor de Junes, Rambla del Manjón, Puerta de Granada y desde aquí proceder a su encierro en la iglesia, momento que se ha verificado a las 22:25 hrs de la noche. Durante todo el recorrido procesional el hermano de hermandad Carlos Torcuato ha entonado el Rosario de Ánimas con jaculatorias de difuntos que ha sido respondido por los fieles presentes.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí