La cofradia de la Buena Muerte exalta a su titular y da por cerrado el ciclo de pregones cofrades en la ciudad

0
965

DOMINGO LÓPEZ FERNÁNDEZ

En la antesala de la Semana Mayor y en lo que puede ser ya una jornada de reflexión, la cofradía del Santísimo Cristo de la Buena Muerte impartía el pasado domingo el pregón a su titular poniendo fin al repertorio de exaltaciones cofrades que se vienen reiterando en las últimas semanas en nuestra ciudad. Como viene siendo habitual desde hace ya unos cuantos años el acto se celebrada en la iglesia Mayor parroquial tras la misa de la mañana, factor que posibilitó la presencia de numerosos feligreses, al margen de los propios hermanos y miembros representativos del resto de cofradías motrileñas expresamente invitadas al acto.

Fue el vice-hermano mayor, José Miguel Hernández, quien desde el altar tomaba la palabra para trasladar a los presentes los valores que arraigan en esta señera cofradía, valores que afirmó son los mismos que atesora el nuevo Papa, concretamente los de la sencillez, la humildad y la cercanía. Se viven tiempos difíciles, dijo, y es ahora cuando hay que dar ejemplo, ejemplo de caridad cristiana para facilitar la ayuda al necesitado, aspecto éste que vienen practicando hoy en día con suma regularidad las cofradías. Con un recuerdo especial a los hermanos fallecidos daba la palabra al presentador del pregonero, el conocido capataz de paso Carlos Vázquez López, quien reservó sus primeros sentimientos para su titular, «el Cristo muerto por amor en la cruz, el Cristo de la Buena Muerte». Carlos Vázquez recordó el menester que le había llevado a estar allí en ese día, presentar al pregonero de su Cristo, a su amigo y actual vicesecretario José Luis Tirado Correa, aunque como bien dijo no necesita de presentación alguna, al menos en su labor cofrade. Animó al pregonero a fortalecer su espíritu y dirigiéndose a su Cristo dijo que el pregonero «no ha venido para ponerte claveles y rosas, sino para arrancarte una a una tus espinas de esa maldita corona que llevas sobre tu cabeza».

Concluida su intervención, presentador y pregonero quedaban fundidos en un intenso abrazo junto al altar y segundos después y con su honrosa medalla colgada del cuello el pregonero daba inicio al pregón. No hizo un discurso al uso que este tipo de actos nos tienen acostumbrados puesto que su pretensión fue la de trasladar sus propias vivencias al lado de la cofradía y en esta labor tuvo un breve recordatorio para Carlos Vázquez, cofrade y amigo con el que ha compartido buenos momentos junto al paso de María Santísima de la Victoria. También tuvo palabras de agradecimiento para toda su familia, pero en especial a sus padres por haberle sabido inculcar los valores cristianos y la propia esencia cofrade. Recordó, asimismo, su pasado ligado al colegio de San Agustín y la labor desempeñada en las funciones de iglesia y el coro, pero fue el aspecto cofrade el que quiso destacar con más ahinco, «gusanillo» que le hizo vestirse por primera vez de nazareno cuando contaba cinco años de edad. La Buena Muerte es conocida con el título del Silencio, una palabra que le ha hecho reflexionar al hilo de las enseñanzas del sacerdote D. Ignacio Peláez, quien le ha inculcado que hay dos tipos de silencio, el de vida y el de muerte, y en la cofradía ambos se repiten con cada salida el jueves santo; hay un silencio de vida que a todos los hermanos les hace reflexionar sobre el momento de la pasión, pero también un silencio de muerte cuando portan a Cristo en su cruz.

En la parte final de su pregón José Luis Tirado aludía a los momentos en que se integró en la cofradía y su interés por portar a su titular. Lo tienes dífícil, le espetó su amigo Carlos Vázquez, porque el puesto está reservado y pasa de padres a hijos. No se arredró y lo pudo conseguir, al principio marchando tras el paso y luego, tras una inesperada vacante, accediendo definitivamente al puesto de hermano portador. Como bien dijo, fue una experiendia inolvidable. José Luis Tirado concluía su discurso pasadas las 13,30 hrs, momento en el que recibía sentidas muestras de apoyo y felicitación de sus hermanos y resto de representantes de corporaciones penitenciales de la ciudad.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí