El Cardenal Belluga recibe el homenaje de la ciudad en el CCCL aniversario de su nacimiento

0
1378

Domingo López Fernández

D. Luis de Belluga y Moncada, el Cardenal Belluga, nació en Motril el día 30 de noviembre de 1662. Exactamente 350 años después una serie de actos promovidos por la propia iglesia y la iniciativa privada han querido recordar esta efeméride con idea de perpetuar su memoria a modo de homenaje público.

El primero de estos actos tenía lugar el viernes en la parroquia de la Encarnación, templo en el que se daban cita numerosos motrileños y la práctica totalidad del equipo de gobierno municipal. Al momento el párroco, D. Daniel García Miranda, procedía a descubrir la lápida conmemorativa en la que reza la siguiente inscripción laudatoria: «En esta Iglesia Mayor Parroquial de Nª Sª de la Encarnación a treinta días del mes de noviembre del año 1662 recibió el sacramento del bautismo el Emmo. y Rvdmo. Señor Cardenal D. Luis Belluga y Moncada. Al cumplirse el CCCL aniversario de esa efeméride, la parroquia decidió dedicar este homenaje a tan preclaro siervo de la iglesia, su magnánimo benefactor e ilustre hijo de la ciudad de Motril».

En el acto D. Daniel García Miranda estuvo acompañado por la alcaldesa de Motril, Mª Luisa García Chamorro y el profesor Francisco Posadas Chinchilla quienes estuvieron presentes igualmente en la bendición de la misma. Tras explicarse la trascendencia de la conmemoración y la significación del sacramento del bautismo para un cristiano, se daba por terminado el acto, momento en el que los motrileños aprovecharon para plasmar numerosas fotografías junto a la placa conmemorativa.

El sábado, en la casa de la Condesa de Torre Isabel, tenía lugar el segundo de los actos en honor al Cardenal Belluga. Concretamente la conferencia programada por el Aula de Pensamiento Francisco Javier de Burgos bajo el título de «Las Pías fundaciones motrileñas del Cardenal Belluga». El encargado de la disertación fue el profesor Francisco Posadas Chinchilla, gran estudioso y especialista en su figura, quien esbozo de forma sintética la vida y la obra del ilustre purpurado motrileño. A continuación se centró en el conjunto de los beneficios otorgados a la ciudad de Motril tales como la escuela de primera instrucción y canto, el colegio y seminario de jesuitas, la casa de recogida e instrucción para niñas pobres o las numerosas becas y ayudas para estudios universitarios, entre otros. A modo de recapitulación el profesor concluía su disertación destacando la importante labor del cardenal motrileño en aspectos concretos como la educación, que por aquella época era prácticamente inexistente en la ciudad. Belluga, llegó a decir, «estableció todo un sistema educativo gratuito y de calidad desde la primera instrucción hasta la formación superior y la puso a disposición de los más desfavorecidos». Asimismo quiso destacar el amor a su patria chica, aspecto éste que siempre llevó a gala y que puso de manifiesto en aspectos tales como sus descansos en la ciudad de Portici, localidad costera del sur italiano que le recordaba a su ciudad natal. Para concluir quiso realzar la figura del cardenal avanzando que no ha existido un personaje que haya dedicado tanto esfuerzo y dedicación al ennoblecimiento de su ciudad natal y el bienestar de sus paisanos.

Francisco Posadas finalizaba su discurso con los agradecimientos de rigor. El primero al presidente del Aula de Pensamiento, Gerardo Martín, por haber acogido en su programación y por partida doble el homenaje conferido al ilustre motrileño. Igualmente al director de EL FARO, Vicente Fernández Guerrero, por poner a su disposición las páginas del Semanario para trasladar a los lectores la trascendencia de nuestro motrileño más universal. Y finalmente al párroco de la iglesia de la Encarnación, D. Daniel García Miranda, por adherirse desde el primer momento al proyecto del homenaje y contar con su anuencia en el solemne funeral que fue celebrado en honor del Cardenal el pasado 28 de junio. Tras sus palabras Francisco Posadas fue gratamente felicitado por el público asistente que no dudó en acudir a la cita a pesar de las inclemencias meteorológicas de la noche.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí