La Charca de Suárez, entre el aumento de su biodiversidad y un futuro amenazado

0
921

Esta es la principal conclusión de las jornadas que durante los días 5 y 6 de octubre se han desarrollado en el humedal motrileño y que han contado con la participación de diferentes técnicos de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, del Ayuntamiento de Motril y de la Asociación Buxus.

Así se ha constatado un incremento notable tanto en el número de ejemplares como en el número de especies presentes, especialmente de la aves acuáticas. Esto ha sido posible, entre otros factores, gracias a la mejora de la calidad química del agua de las lagunas, muy deteriorada por los vertidos industriales y los restos de abonado de las labores agrícolas, y que ha podido ser corregida a través de la introducción de plantas acuáticas que han oxigenado las masas de agua a la vez que sirven de alimento y refugio al conjunto de las especies del ecosistema.

Asimismo, se ha puesto de manifiesto el interés de la Reserva Natural para otros grupos de animales y plantas, especialmente los insectos, de los que se están describiendo numerosas especies.

Todo ello se traduce en un incremento de la valoración del espacio por los ciudadanos, que desde su apertura al público hace seis años ha recibido a más de 40.000 personas, siendo visitado cada vez más por grupos de fuera de nuestra comarca que se desplazan expresamente para su visita.

Una de las singularidades de la gestión del humedal, que fue especialmente destacada, es la de la fuerte implicación social y la calidad del programa de educación ambiental que en el se lleva a cabo. Hay que indicar que gran peso del conjunto de las actuaciones que se realizan en el humedal se llevan a cabo por voluntarios ambientales que de forma desinteresada realizan funciones de mantenimiento (desbroces, reparación, eliminación de especies exóticas, colocación de nidos) y de investigación, cuya labor ha sido ampliamente reconocida a través de diferentes premios de carácter nacional e internacional.

Sin embargo este espacio está sujeto a importantes amenazas como son la pérdida de aportaciones hídricas tras la construcción de la presa de Rules y el abandono de la agricultura en la vega, y la construcción de proyectos altamente impactantes como el puerto interior que se ubicará en su mismo límite occidental.

 

El acto finalizó con la colocación en la charca de Suárez de un busto en memoria de Francisco Tarragona, sufragado por la Asociación Buxus, y a cuya inauguración asistió un gran número de compañeros, familiares y amigos.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí