Blanco da la cara

0
381

VICENTE FERNÁNDEZ GUERRERO

El 2 de febrero fue una jornada intensa para el ministro Blanco, empezó por la mañana en Canarias, de 16 a 21 horas estuvo en Motril y acabó pernoctando en Madrid, a pesar de su exigua dieta alimentaria.

A Motril vino y dio la cara. Hacía falta. Desconocemos si el motivo fue la presentación del nuevo buque de Salvamento Marítimo, la visita a la A-7 en obras, o apadrinar la candidatura de Flor Almón y resto de cabezas de lista socialistas que concurren a las próximas elecciones municipales de Mayo. El caso es que afrontó los tres compromisos en las horas que estuvo en la Costa Tropical, como él gusta también llamar (sigue con el compromiso de que tenga ese nombre el tramo de autovía desde Granada a la Costa).

EL CARTERO

La anécdota de la visita fue el desencuentro con el alcalde de Motril, empeñado en darle el sobre con el decálogo de peticiones preguntas sobre infraestructuras que afectan a nuestra zona. La candidez de Rojas chocó con la impronta del ministro que dijo no saber muy bien si Carlos quería nombrarlo cartero del Gobierno o hacerse una foto con él entregándole el sobre. Tras los intentos por darle la carta, Blanco dijo: «Alcalde no es el momento; qué mala educación, alcalde».

Al final del episodio, desconocemos dónde acabó el sobre, pero tenemos la seguridad de que el ministro respeta al cuerpo de carteros. Así lo dijo en el Calderón, donde tuvo lugar el acto de apadrinamiento socialista. No eludió el episodio sucedido en el puerto, tampoco pasó por alto, entre otras cosas, en la media hora que duró su discurso, recordar que él es un hombre de palabra, y la cumple; no como el alcalde de Granada, que no cumple ni con lo firmado.

Durante su intervención ante una audiencia convencida, con la presencia de numerosos medios de información -concurrencia habitual ante visitas así-, Blanco dio fecha para la A-7 hasta Carchuna (el año que viene), basó su mensaje en lo que encarna la apuesta socialista, vapuleada por la crisis: «priorizamos por atender a un parado antes de hacer un metro de autovía». Resaltó la importancia de la firma del acuerdo entre sindicatos, empresarios y Gobierno. Enfatizó en las partidas presupuestarias destinadas a infraestructuras en esta provincia y las comparó con la etapa del gobierno de Aznar, para concluir afirmando que la del gobierno de Zapatero («culpable de todo lo que sucede») es cuatro veces mayor, mil seiscientos millones de euros frente a los cuatrocientos y pico del gobierno del Partido Popular.

El momento era de dar ánimos y apoyo a los candidatos socialistas ante las próximas elecciones y destacó el coraje del socialista para afrontarlas ante situaciones difíciles por las que estamos pasando.

Cerraba el acto de intervenciones que había iniciado la candidata a gobernar Motril, Flor Almón.

En la segunda intervención en el atril, delante un escenario con diseño atractivo propagandístico del PSOE, la secretaria provincial, Teresa Jiménez, pidió al ministro que reitere su compromiso con las infraestructuras que Granada y la Costa necesitan, «porque es el compromiso de este partido y de sus gobiernos con el desarrollo económico, la creación de empleo y el futuro de nuestros hombres y mujeres». Terminó presentando, uno a uno, a los cantidatos y candidatas de la Costa.

Hacia las ocho de la tarde, comenzó su primera intervención pública ante el ministro, parte de la plana mayor socialista regional y provincial, además de altos cargos del partido, seguidores del socialismo local y medios informativos, una emocionada Flor Almón; para manifestar su orgullo de ser socialista, estar dispuesta a trabajar duro en unos momentos difíciles, destacar su agradecimiento a los que confían en ella…, para terminar con un repaso a las bondades de nuestra tierra y lo mucho que queda por hacer por ella. Fue su bautismo de populismo muy respaldada por su partido.

 

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí