Desarticulado en Motril un clan familiar dedicado al cultivo y distribución de marihuana a gran escala

0
908

EL FARO

  • El cultivo ilegal se encontraba camuflado tras una empalizada en una extensa finca rústica que ocupaba el 10 % de su superficie, mientras el resto se dedicaba a la explotación agrícola de leguminosas
  • La operación se ha saldado con la incautación de 6,5 kilos de cogollos de marihuana limpios y secos, más de 15 kilos de plantas de cannabis sativa colgadas en proceso de secado y 100 plantas de la misma sustancia, recolectadas estas últimas en la propia finca rústica
Plantación de marihuana incautada en una finca rústica de Motril.

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un clan familiar compuesto por dos varones y una mujer de edades comprendidas entre los 26 y los 42 años, todos de nacionalidad española, como presuntos autores de un delito de tráfico de sustancias estupefacientes en una finca rústica situada en el término municipal de Motril. Se han incautado 6,5 kilos de cogollos de marihuana preparados para su distribución, así como más de 15 kilos de plantas de dicha sustancia en proceso de secado. Además, en la finca se cortaron otras 100 plantas.

La investigación la han desarrollado agentes del Grupo de Estupefacientes y de la Brigada de Seguridad Ciudadana de Motril.

Cogollos de marihuana incautados por la Policía Nacional.

Plantación de marihuana en una finca rústica dedicada al cultivo de leguminosas

El operativo, bajo el nombre de Operación Crazy, se inició el pasado mes de agosto tras recibir cierta información referida al cultivo de una gran plantación de marihuana en una finca rústica situada en el término municipal de Motril. Según la información recibida y las comprobaciones realizadas por los agentes, el 90 % de la superficie de la finca estaba siendo destinada a la explotación agrícola de leguminosas, mientras que el resto, oculta tras una empalizada, se dedicaba al cultivo de cannabis sativa.

Tras las primeras pesquisas, los investigadores pudieron identificar a las personas relacionadas con el cultivo. En uno de los dispositivos de control llevados a cabo por los investigadores para comprobar el estado de la plantación, se reveló que gran parte de las plantas habían sido cosechadas por lo que entendieron que podrían haberse trasladado al domicilio de los investigados. Una vez en el mismo, se llevó a cabo un registro en el que se localizaron 6,5 kilos de cogollos de marihuana limpios y secos, preparados para su distribución, así como una importante cantidad de plantas de cannabis sativa en proceso de secado cuyo peso superó los 15 kilos. Posteriormente, en la propia finca, se incautaron 100 plantas de marihuana.

Los agentes detuvieron a los tres presuntos miembros del clan familiar compuesto por dos varones de 42 y 26 años de nacionalidad española y una mujer de 36 años de origen francés.

El resultado de la investigación ya se ha comunicado a la autoridad judicial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí