Empleo y técnicos en riesgos laborales de Granada debaten sobre la buena aplicación de la norma de Coordinación de Actividades Empresariales

0
375

EL FARO

Abogan por reforzar los mecanismos previstos en la CAE, para preservar la salud y la seguridad de los trabajadores, tanto internos como externos, que desarrollan una labor en una empresa

Empleo y técnicos en riesgos laborales de Granada debaten sobre la buena aplicación de la norma de Coordinación de Actividades Empresariales (EL FARO)

El delegado territorial de la Consejería de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía, Javier Martín, ha subrayado “la importancia del respeto y del cumplimiento” de lo estipulado en materia de prevención de riesgos laborales cuando en un mismo centro de trabajo coinciden empleados de distintas empresas, tal como recoge la normativa de la Coordinación de Actividades Empresariales (CAE) prevista en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, un tema que se ha abordado hoy durante una jornada técnica presencial celebrada en el Centro PRL de Granada, con la asistencia de medio centenar de personas entre profesionales de la prevención y la salud laboral, técnicos, responsables de empresas y de representantes de organizaciones y colegios profesionales especialistas en prevención.

Javier Martín ha defendido la utilidad de la CAE, “pero hay que reforzar su aplicación para que las empresas proporcionen los medios que coordinen las distintas actividades que distintas personas desarrollan en el mismo centro de trabajo, y siempre teniendo en cuenta la salud y seguridad de los trabajadores para logar reducir los índices de siniestralidad laboral”.

Por ello, considera que cada empresa debe poner en marcha una estrategia que fomente las buenas prácticas y la correcta ejecución de las actividades que ejecuta. “Todo es importante cuando se trata de la CAE, porque reúne todos los elementos ligados a la prevención, como la formación, el estado de salud del trabajador, los equipos de protección individuales y colectivos, las condiciones generales y de salubridad del puesto de trabajo, la maquinaria y las herramientas, y todo aquello que relaciona al trabajador con el puesto laboral que desempeña”, ha dicho durante su intervención

Coordinar actividades empresariales significa, principalmente, suministrar elementos técnicos y administrativos a los trabajadores para realizar sus actividades de manera eficiente y segura. A pesar de ser vista como un requisito que requiere demasiado trabajo y burocracia, una buena planificación de las actividades de la CAE permite, según Martín, “garantizar la seguridad de los trabajadores y, al mismo tiempo, facilita que las actividades del centro de trabajo continúen y no se vean interrumpidas, lo que equivale a un incremento en la productividad”.

Durante la jornada dedicada a la CAE, enmarcada en las acciones previstas en el Plan de choque contra la siniestralidad laboral de aplicación en Andalucía, han intervenido Patricia López Moliné y Vanesa Lozano Bermejo, ambas técnicas superiores en Seguridad en el Trabajo, Higiene industrial, Ergonomía y Psicosociología, que han abordado la parte teórica y práctica de los objetivos y la gestión de la CAE, y Juan José Díaz Muñoz, asesor técnico de formación del Centro PRL de Granada, quien ha expuesto un caso real en el que falló la CAE.

Modelo necesario

Los ponentes han recordado que el modelo de contratación o subcontratación de obras/servicios no es nuevo y que las empresas suelen hacerlo para dar respuesta a necesidades que no pueden suplirse con los profesionales o los medios materiales disponibles, por lo que es determinante mirar por la salud y la seguridad de los trabajadores, tanto internos como externos a la empresa en la que se desarrolla una labor. En industrias, donde se llevan a cabo un gran número de actividades simultáneas por trabajadores externos, es fundamental considerar los riesgos y su gravedad.

Igualmente, han definido cómo ha de lograrse una óptima coordinación de actividades empresariales, que abarca en su conjunto el centro de trabajo, el titular del centro de trabajo, las empresas concurrentes y el empresario principal, lo que implica activar de manera coordinada mecanismos de comunicación, planificación y supervisión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí