La Policía Nacional detiene a un varón tras localizar más de 350 plantas de marihuana en la vivienda en la que fue identificado tras una llamada al CIMACC-091

0
2151

EL FARO

  • De madrugada, los agentes recibieron una llamada en el CIMACC-091 en la que se informaba de un presunto delito de violencia de género en una vivienda. Una vez en la misma, comprobaron que había un único varón en su interior y no encontraron evidencias de que la llamada fuera cierta
  • Por el contrario, lo que localizaron fue una plantación de marihuana al por mayor así como que la vivienda había sido completamente preparada para albergar y favorecer dicho cultivo
  • Fueron 352 las plantas de cannabis sativa incautadas, las cuales ocupaban las tres estancias con que contaba el inmueble el cual estaba inhabitable
  • El varón identificado en la misma, de 22 años nacionalidad española y sin antecedentes policiales fue detenido como presunto autor de un delito contra la salud pública, así como otro de defraudación de fluido eléctrico, ya que el inmueble carecía de contrato de dicho suministro
Marihuana incautada por la policía.

La Policía Nacional ha detenido en la barriada de Haza Grande de Granada a un varón de nacionalidad española de 22 años de edad sin antecedentes policiales como presunto autor de un delito contra la salud pública tras haber localizado en el interior de la vivienda en la que se encontraba un cultivo de marihuana al por mayor dotado de la infraestructura necesaria para favorecer su crecimiento y floración con un  total de  de 352 plantas que fueron incautadas.

352 plantas de marihuana halladas en una vivienda tras una llamada por un supuesto caso de violencia de género

Los hechos comenzaron de madrugada, cuando se recibió una llamada en el CIMACC-091 en la que un testigo informaba sobre un caso de violencia de género que estaba teniendo lugar en una vivienda situada en la barriada de Haza Grande. Los agentes se encaminaron al domicilio donde contactaron con su morador, un varón que les indicó que no sucedía nada, si bien su comportamiento era nervioso y dubitativo. Ante dicha situación y para salvaguardar la integridad de terceras personas que pudieran encontrarse en riesgo vital, los policías le solicitaron la entrada en la vivienda al objeto de comprobar que no se encontraba nadie más en su interior. El hombre dio su consentimiento para realizar dicha comprobación y fue cuando constataron que efectivamente, no solo no se encontraba nadie más en la vivienda, sino que ésta ni siquiera cumplía con los requisitos básicos de habitabilidad, ya que carecía de cocina, baño o dormitorio alguno. Tampoco hallaron ninguna evidencia de que hubiera tenido lugar un episodio de violencia de género.

Por el contrario, el inmueble había sido completamente acondicionado como un centro de cultivo interior de marihuana al por mayor y estaba dotado del material de iluminación y ventilación necesarios para favorecer su cultivo. En ese momento y repartido en tres estancias separadas por un único pasillo libre, se contabilizaron un total de 352 maceteros que albergaban otras tantas plantas de marihuana en avanzado estado de crecimiento y floración, con una altura de unos 80 centímetros.

Los agentes comprobaron igualmente que la vivienda carecía de contador de suministro eléctrico y, tras contactar con la empresa distribuidora de energía, Endesa, se solicitó la realización del correspondiente informe por parte de su personal técnico especializado.

La totalidad de la droga descubierta fue incautada y la instalación quedó desmantelada. De igual forma el hombre fue detenido y ya ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí