CUARESMA 2023: LA HERMANDAD DE LAS ANGUSTIAS CELEBRA SU TRADICIONAL BESAMANOS A LOS TITULARES

0
1168

Domingo A. López Fernández

Fotos: EL FARO

CUARESMA 2023: LA HERMANDAD DE LAS ANGUSTIAS CELEBRA SU TRADICIONAL BESAMANOS A LOS TITULARES                        

La Real y Muy Antigua Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias ha celebrado el pasado fin de semana un solemne besamanos a sus titulares, en la que ya cuenta como tercera edición del venerado ceremonial. Precisamente, el presente, ha tenido como novedad la ampliación de los días de exposición, pues la solemne apertura tenía lugar en la tarde del viernes, 17 de marzo, en horario de 17:00 h a  21:00 h., y continuaba el sábado, en horario de mañana y tarde. Concretamente, lo hacía de 10:00 h a 13:00 h y de 17:00 h a 21:00 h, decisión que ha tomado la junta de gobierno que preside Antonio Manuel García ante la gran aceptación que en las dos ediciones anteriores ha tenido su convocatoria.

De nuevo, y ya van tres, la hermandad sorprendía a los vecinos del barrio con un llamativo altar de cultos que recrea la escena del descendimiento de Cristo de la cruz. La novedosa composición de este año ha partido del hermano de hermandad Antolín López Morales, que ocupa el cargo de albacea y prioste en la recién nombrada junta de gobierno, y que ha expuesto, por primera vez, a la titular mariana bajo el antiguo palio de la Virgen de los Dolores, figurando a sus pies la imagen de Cristo con un pequeño sudario de tul sobre su paño de pureza. En palabras de su diseñador a EL FARO, “se ha cambiado la estética del realismo que siempre hemos tenido en los dos años anteriores y hemos querido darle protagonismo al Cristo que se puede ver muy de cerca y que impresiona y llama la atención por la expresión dada por el escultor”. Figura junto a la Virgen un pequeño ángel pasionario que es que propiedad de la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y que porta un pequeño relicario en el que exhibe un dedo de la antigua imagen cristífera que fue destruida en la guerra civil. Se trata de la única pieza original de su titular que la hermandad conserva y que en un futuro será exhibida en el trono de la que ya es señera procesión del mes de octubre. En su configuración, el altar figura orlado de una fina y bella composición floral que es obra del hermano de hermandad Jesús Ortega Fernández, en la que se hacen remarcar los tonos de color rojo, granate y blanco.

El altar de cultos de los venerados titulares quedaba erigido por el equipo de priostía en la noche del jueves y ha gozado de una innumerable presencia de vecinos del barrio y visitantes venidos de fuera, además de una amplia representación de hermandades y cofradías motrileñas, entre ellas, la Divina Pastora de Capuchinos, Cristo de la Salud, Perdón y Misericordia, Humildad y Huerto de los Olivos, Gran Poder, Nazareno y Asociación de Santa Rita, entre otras. Se hace preciso destacar la amplia ofrenda de “velas de promesa” y flores que espontáneamente han ofrecido los fieles, aunque esta última no se tenía prevista. Y, con ello, la recogida de alimentos que ha organizado la vocalía de caridad en la ermita, productos no perecederos que han sido entregados en la mañana del domingo en el convento de las RR. MM. Nazarenas.

Igualmente, en la mañana del sábado, y junto al altar de cultos, se ha verificado la firma del contrato de la hechura de dos ángeles pasionarios que va a realizar el escultor malagueño Juan José Postigo. Ambos, verificarán su estreno en la procesión de alabanza de este año y van a ir ubicados en el frontal del trono para realzar la actitud de desconsuelo de la Virgen de las Angustias al contemplar a su Hijo muerto y descendido de la cruz. Además, portarán en sus manos los conocidos atributos de la pasión: la corona de espinas y los santos clavos. En realidad, como preámbulo, la composición ya se pudo ver en la salida procesional del año pasado, portando en aquellos entonces dos ángeles que habían sido cedidos por la hermandad del Triunfo de Granada.

La jornada de veneración a los titulares ponía fin a su colofón con la lectura del Santo Vía Crucis que se iniciaba a las 20:40 h de la noche. Ante una ermita totalmente repleta de fieles y numerosas representaciones de hermandades y cofradías de la ciudad, tenía lugar el rezo de las estaciones que llevaban a cabo representantes de la propia junta de gobierno de la hermandad de las Angustias, de la cofradía del Santo Sepulcro y del Cristo de la Salud, además de vecinos del barrio. Igualmente, entre lectura y lectura, el coro parroquial de Nuestra Señora de las Angustias entonaba sentidas canciones de corte religioso, entre ellas “Acaso no estoy yo aquí” o “Cristo calla”, que en palabras de Prudencia García Ruiz, camarera mayor de la hermandad y miembro del coro, refleja el sufrimiento de una Madre al contemplar el cuerpo de su Hijo muerto y que como Madre está ahí para protegerle. Así lo significaba al entonar una de estas sentidas estrofas: “No temas ninguna angustia/no se turbe tu corazón/No se turbe tu corazón/ ¿Acaso no estoy yo aquí/que soy tu Madre/ bajo mi manto/y en mi regazo/te cuidare…” pasaje que según expresaba es el que representa la Virgen de las Angustias ante su Hijo.

Finalizada la lectura de la última estación, por parte del párroco, D. Alberto Sedano, se daba por concluido el acto, dando las gracias a todos los fieles presentes y a la hermandad de Nuestra Señora de las Angustias por realizar un altar de cultos de tanta excelencia y significación cristiana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí