EFEMÉRIDES DE FIN DE SEMANA

0
505

Domingo, 12 de junio de 2022

Antonio Gómez Romera

EN EL FARO, EFEMÉRIDES DE FIN DE SEMANA: En el 37 aniversario de la adhesión de España a la Comunidad Europea

Firma del tratado de adhesión a la CEE.

A las 20:53 horas, del miércoles, 12 de junio de 1985 (hoy, se cumplen 37 años) en el Salón de Columnas del Palacio de Oriente de Madrid, tiene lugar la firma del Tratado de Adhesión de España a las Comunidades Europeas, entonces formada por diez Estados

Miembros. El acto solemne, presidido por S.A.R. Juan Carlos I (Roma, Italia, 5 de enero de 1938), Rey de España, y el presidente de la Comisión Europea, el francés Jacques Delors (París, Francia, 20 de julio de 1925), cuenta con la presencia de Fernando Morán López (Avilés, Asturias, 25 de marzo de 1926 – Madrid, 19 de febrero de 1920) Ministro de Asuntos Exteriores de España; Manuel Marín González (Ciudad Real, 21 de octubre de 1949 – Madrid, 4 de diciembre de 1917) Secretario de Estado español para las Relaciones con la Comunidad Económica Europea, Gabriel Ferrán de Alfaro (Teruel, 5 de junio de 1932) Embajador español ante la Comunidad Económica Europea y Felipe González Márquez (Sevilla, 5 de marzo de 1942) Presidente del Gobierno de España, además de siete primeros ministros y once ministros de Asuntos Exteriores comunitarios.

De aquel memorable acto, Felipe González llegaría a decir que “Damos hoy un paso de importancia histórica para España y para Europa. Al estampar nuestras firmas en el Tratado de Adhesión a las Comunidades Europeas, hemos puesto un jalón fundamental para completar la unidad de nuestro viejo continente y también para superar el aislamiento secular de España (…) Y afirmo aquí, solemnemente, que nadie, mediante la coacción o la violencia, podrá torcer nuestro propósito de cooperar en esa construcción de Europa (…) España aporta un cierto saber de nación vieja y un entusiasmo de pueblo joven, con la convicción de que un futuro de unidad es el único futuro posible para Europa”

La histórica firma en el Salón de Columnas del Palacio de Oriente de Madrid, es la culminación de 23 años de ardua y dura negociación y el final de un largo camino iniciado ya en la década de 1960, pero que sólo pudo abordarse con garantías de éxito a partir del restablecimiento de la democracia en España.

Antecedentes

El acercamiento entre España y la Unión Europea, se inicia el viernes, 9 de febrero de 1962, cuando el Gobierno español, con Fernando María Castiella y Maiz (1907 – 1976) como ministro de Asuntos Exteriores, expresa su interés en concluir un acuerdo con las Comunidades Europeas que pueda servir como un primer paso hacia una futura adhesión. La solicitud de España es rechazada: “Los Estados cuyos gobiernos carecen de legitimación democrática y cuyos pueblos no participan en las decisiones del gobierno —ni directa ni por medio de representantes elegidos libremente— no pueden ser admitidos en la Comunidad”.

A pesar de ello, a partir del lunes, 9 de noviembre de 1964, funcionarios españoles, encabezados por Alfonso Ullastres Calvo (1914 – 2001), negocian aspectos prácticos en los despachos de Bruselas. La negociación se ciñe a intereses económicos, y el lunes, 29 de junio de 1970, cuando se inicia el declive del régimen franquista y el príncipe Juan Carlos acaba de ser designado sucesor a título de Rey (artículo 1 de la Ley 62 / 1.969, de 22 de julio), se firma en Luxemburgo un Acuerdo Preferente que supone la reducción de un 30% en la mayoría de los aranceles entre la C.E.E. y España.

Con la llegada de la democracia y la restauración de la monarquía, España se abre al exterior. Uno de los primeros objetivos del presidente del Gobierno, Adolfo Suárez González (Cebreros, Ávila, 25 de septiembre de 1932 – Madrid, 23 de marzo de 2014), es normalizar las relaciones con todos los Estados, pero el objetivo principal es la incorporación a la Comunidad Económica Europea (C.E.E.), tema que es objeto de consenso y aceptación por parte de la práctica totalidad de las fuerzas políticas españolas, así como de la gran mayoría de los ciudadanos.

El domingo, 26 de junio de 1977, 11 días después de las primeras elecciones democráticas (miércoles, 15 de junio), España solicita formalmente la adhesión a la C.E.E., siendo Marcelino Oreja Aguirre (Madrid, 13 de febrero de 1935), ministro de Asuntos Exteriores. Esta solicitud es acogida de forma positiva por el Parlamento Europeo, la Comisión Europea, el Comité Económico y Social y el Consejo Europeo. En su «Opinión», del miércoles, 29 de noviembre de 1978, la Comisión Europea se manifiesta a favor de la adhesión de España y destaca positivamente la expectativa de la participación de una España democrática en el proceso de construcción europea. Pero hay escollos y problemas:

Firma del tratado de adhesión a la CEE.

● Entre los miembros de la C.E.E., hay algunos que no se fían del rumbo de la recién estrenada democracia española.

● Los propios socialistas españoles incitan a la desconfianza en las poderosas cancillerías europeas de titularidad socialdemócrata.

● Descalificar al presidente del Gobierno español, Adolfo Suárez González, por sus orígenes políticos, está a la orden del día, dentro y fuera del país.

● Las relaciones de Adolfo Suárez con el presidente francés Valéry Giscard d’Estaing (Coblenza, 2 de febrero de 1926 – Authon, 2 de diciembre de 2020), no son buenas, lo que no ayuda a impulsar la entrada. Así que hasta un año después, la Comisión Europea no aprueba el comienzo de las negociaciones. Se inician el lunes, 5 de febrero de 1979, de la mano de Leopoldo Calvo – Sotelo Bustelo (Madrid, 14 de abril de 1926 – Pozuelo de Alarcón, Madrid, 3 de mayo de 2008), ministro para las Relaciones con las Comunidades Europeas. El intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, convence a los dirigentes europeos de que hay que acelerar las negociaciones para consolidar la democracia en España.

El rotundo triunfo del P.S.O.E. en las Elecciones Generales del jueves, 28 de octubre de 1982, y la rectificación del Gobierno socialista de su “OTAN, de entrada no”, abre las puertas de Europa para la incorporación de España a la C.E.E. España se afianza como un país seguro y bien integrado en el modelo occidental. Una vez superados los obstáculos políticos, la negociación se ciñe a los aspectos económicos, sobre todo a la competencia de los productos agrícolas y ganaderos españoles en el mercado europeo. Se tienen que hacer concesiones y, de hecho, la entrada de España en la C.E.E. supone un “duro castigo” para la España del interior, agrícola y ganadera. La negociación concluye el viernes, 29 de marzo de 1985, después de 61 rondas de conversaciones. Por parte española encabeza la delegación Manuel Marín González. Los últimos flecos se cierran el jueves, 6 de junio, unos días antes de la firma en el Palacio de Oriente.

Colofón / Notas al miércoles, 12 de Junio de 1.985

El orden de la firma es el siguiente: Italia, Luxemburgo, Holanda, Reino Unido, Bélgica, Dinamarca, República Federal de Alemania, Grecia, Francia, Irlanda, Portugal y España. El Tratado de Adhesión del Reino de España y de la República Portuguesa a la Comunidad Económica Europea y a la Comunidad Europea de la Energía Atómica, que supone la tercera ampliación de la C.E.E., entra en vigor el miércoles, 1 de enero de 1986. En Portugal, es presidente de la República, Antonio Ramalho Eanes (Alcains, 25 de enero de 1935) y primer Ministro, Mario Soares (Lisboa, 7 de diciembre de 1924 – 7 de enero de 2017). El Tratado de Adhesión de Portugal se firma a las 11:30 de la mañana de ese mismo día, en el Monasterio de los Jerónimos de Lisboa. Con la incorporación de España y Portugal (con 38,7 y 10,1 millones de habitantes respectivamente) la C.E.E. abarca 320 millones de personas. A las 9:55 de la mañana, frente al número 78 de la madrileña calle General Oraá, E.T.A. vuelve a asesinar en un doble atentado, en el que pierden la vida Vicente Romero González-Calatayud, coronel del Cuerpo Jurídico Militar del Ejército de Tierra (de 55 años de edad, casado y con 4 hijos); y Juan García Jiménez, chófer del Ejército (de 27 años de edad y casado). Horas después, el coche (con 24 kilogramos de Goma 2) abandonado por los terroristas en el aparcamiento de Felipe II (bajo los grandes almacenes El Corte Inglés de Madrid), hace explosión, asesinando a Esteban del Amo García, artificiero del Cuerpo Nacional de Policía (de 35 años de edad, casado y con 2 hijos). Los asesinos son 5 etarras del comando “Madrid”: José Ignacio de Juana Chaos (Legazpi, Guipúzcoa, 21 de septiembre de 1955) Juan Manuel Soares Gamboa (Bilbao, Vizcaya, 20 de marzo de 1953), María Belén González Peñalva (Beasain, Guipúzcoa, 23 de diciembre 1956), Inés del Río Prada (Tafalla, Navarra, 2 de septiembre de 1958) y Esteban Esteban Nieto (Tolosa, Guipúzcoa, 1954 – 26 de septiembre de 1999). En la obra “Portugal y España, ingreso en la Unión Europea: Aliados para el desarrollo y la democracia”, de Joaquín Roy  (Universidad de Miami – enero 2021), se hace constar muy significativamente que “Tras treinta y cinco años de común pertenencia en la Unión Europea, Portugal y España son un ejemplo de modélica integración tanto en Europa, como entre ellas. La frontera no existe y las economías prácticamente se han fusionado. Los ciudadanos a ambos lados disfrutan de un turismo sin límites y efectúan sus compras de acuerdo con sus conveniencias y las reglas del mercado”.

Asistentes a la firma del tratado de adhesión.

Sin duda, el balance de la pertenencia de España a la Unión Europea es positivo, a pesar de los claroscuros que haya podido haber en determinados momentos, y la integración de España a la Unión Europea ha permitido culminar con éxito el proceso de modernización económica, social y política y «europeizar» la vida española en todas sus facetas.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí