HASTA LOS 120 Y MÁS ALLÁ

0
1281

HASTA LOS 120 Y MÁS ALLÁ

Encarni Hidlago -Fisioterapeuta Centro Médico Naturalia Motril-

Cumplir 50 años no es como cumplir cualquier otra edad. Por lo menos en mi caso no lo fue. Dicen que es la edad de la madurez, es posible. Para mí fue como un toque de atención: ¡eh! ¡Que ya tienes 50! Y me entraron las prisas. La esperanza media de vida en los países desarrollados es de 80 años, así que, Encarni, me dije, ¡tienes que ir cumpliendo tus sueños! Mi conclusión: ¡no me da tiempo! Y sentí vértigo.

Varios artículos de Ana Mª Cuervo, que es codirectora del Instituto Einstein para la Investigación del Envejecimiento en Nueva York llamaron poderosamente mi atención, así como las conclusiones a las que se había llegado en el XVII congreso de la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad, celebrado en Valencia.

Todos coinciden en que el cuerpo humano está genéticamente programado para vivir 120 años y hasta 140 con los avances que están por llegar.

Ana Mª Cuervo define el envejecimiento no en años, sino en pérdida de función: empiezas a envejecer cuando empiezas a perder funcionalidad, esto es, lo que limita tu capacidad de independencia, de ir a hacer la compra, de moverte,… Los años, en realidad, son lo menos importante.

Claro, influye la genética; una buena genética te va a permitir cumplir muchos años y ser centenario aunque no cuides tu alimentación o no hagas ejercicio físico. Para los que no tenemos esa suerte hay buenas noticias. Aquí coinciden todos los expertos: cambiando nuestros HÁBITOS DE VIDA podremos llegar a vivir como un centenario, hecho demostrado ya científicamente.

Desde luego que estos cambios deberían hacerse con control de nuestro médico que es quien conoce nuestras circunstancias personales.

La ALIMENTACIÓN es lo primero que deberíamos revisar: REDUCIR las calorías diarias en un 60%, o sea, comer un poquito menos y distanciar el tiempo entre comida y comida, favoreciendo así la limpieza celular, clave para no envejecer y para prevenir enfermedades degenerativas.

Realizar EJERCICIO FÍSICO es fundamental y no basta con caminar, hay que trabajar la fuerza muscular y realizar cambios de ritmo aunque tengas 80 o 90 años.

Tomar APORTES NUTRICIONALES (vitaminas, antioxidantes,…), mejorarán nuestros huesos, nuestra memoria, nuestro sistema nervioso,…

Mantener un EQUILIBRIO EMOCIONAL Y REDUCIR EL ESTRÉS. La distracción y el olvido aparecen por sobreabundancia de información así que mejor si concentras tu vida en las cosas que realmente merecen la pena y dejas de preocuparte por nimiedades innecesarias.

Seguimos: el Director de la Facultad de Medicina de la Universidad George Washington nos dice cómo es el cerebro de una persona mayor. Asegura que es mucho más plástico de lo que se cree, ya que a estas edades la interacción entre hemisferio derecho e izquierdo se vuelve más armoniosa y esto amplía nuestras necesidades creativas (por eso muchas personas a partir de los 60 empiezan a pintar, cantar, escribir…)

Por supuesto, el cerebro no es tan rápido como en la juventud, pero sí gana en flexibilidad, lo que hace que tomemos decisiones más correctas y estemos menos expuestos a emociones negativas. Y es a partir de los 70 años cuando el cerebro comienza a funcionar con toda su fuerza.

Así que, si llevas un estilo de vida saludable, te mueves y ejercitas tu mente, las habilidades intelectuales lejos de disminuir van a crecer alcanzando un pico a los 80 – 90 años.

Está claro que el envejecimiento se puede retrasar. Cambiando la forma en la que envejecemos vamos a añadir muchos más años y de calidad.

Y esta es la finalidad de la Medicina Antienvejecimiento y también de la Fisioterapia: que este último tramo sea una nueva etapa en la que encuentres herramientas adaptadas a tus propias posibilidades que amortigüen o eviten el efecto de las enfermedades, llegando al final de la vida de la forma más saludable y en las mejores condiciones.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí