SEGÚN DEL LADO DE LOS 50 CM

0
1022

A pique de un repique

MANUEL MARIA -Articulista-

Estos días atrás he podido leer como en diferentes medios, anunciaban a bombo y platillo el tan cacareado “cribado masivo”; que al final no que tan solo no ha sido: ni tan masivo, ni nada, y además, creo, según oigo y leo, ha estado plagado de errores, quiero aclarar que no por el lado de los profesionales que lo han desarrollado; por otro lado normales cuando las cosas se hacen de prisa, ya lo decía el refrán, se decía iba a ser masivo. Pues si estábamos a jueves y el cribado, anunciaban, iba a realizarse el viernes, creo, pues no lo entiendo, como se decía en uno de los post de una página de faceebook como solo había recibido el sms en cuestión una sola Sra., de verdad que no lo entiendo.

Pero, y creo que todos estaremos de acuerdo, ésta es una prueba de las que llaman “invasivas”, además, dependiendo del profesional que nos toque, va a ser más molesta, cuando menos, dolorosa o molesta cuando más; porque ésa es otra, dependiendo del profesional, porque todos se llaman, pero pocos los son, o al menos, pocos lo parecen o demuestran. Luego ha resultado, que la mayoría de los que han acudido a realizarse la prueba, no era la cita para ellos, craso error, que si, que el fallo puede haber sido nuestro, por no actualizar los datos que damos en la SS, pero, y, yo me pregunto: ¿tan difícil hubiese sido haber llamado uno a uno a los que les correspondía estar? ¿Tanto tiempo iban a emplear? ¿Tanto tiempo hubieran perdido? -en hacer las cosas bien, digo-. De otro lado, la vacuna, la dichosa vacuna.

Como no, nos vuelve a dividir. Es decir, volvemos a estar como siempre en este puto país nuestro, o sea, divididos, como siempre: las dos Españas, no solo en la guerra; que también, si no en todo. Me explico: nos vuelve a dividir; unos, de una parte, se la van a poner en cuanto salga (una España) y otros, como no, no se la ponen aunque los maten (la otra España). El caso es que nosotros, soldaditos de a pie, como siempre no nos decidimos, o cuando menos no nos ponemos de acuerdo, ni en algo tan personal y curativo. Si vale de algo, les diré, que yo mismo, no se que voy a hacer, si ponérmela o no, no sé, ya veremos. Como digo solo por si sirve de algo.

No, no sabemos que hacer, ni que va a ser lo mejor; será ¿por la desinformación al respecto? O ¿por la falta de información?- que viene a ser lo mismo. El caso es que no sabemos que hacer. Y yo me vuelvo a preguntar: ¿de verdad, con más información sobre el tema, no se arreglaría esto? ¿Deberían las instituciones estar más preocupadas por esto que por otras cosas? ¿Deberían los colegios de médicos, estar más pendientes de esto que acaso, de pedir ceses – por otro lado “puede” que justificados? También podíamos pedirle a los Colegio que hubiesen estado a la altura que se esperaba de ellos cuando se negó cierta medicación, para cierta enfermedad hepática, por su precio, pero bueno, no seamos rencorosos, borremos la memoria, aunque solo sea por lo que nos ronda, nos atenaza, aunque sea temporal, pero nos atenaza.

No sé, lo que si sé es que no sabemos “p´a onde es p´alante”. Pero volvamos a  lo mío… Lo mío es Motril, mi Motril (aunque me pese)… ¿Han paseado ustedes por las calles de nuestro pueblo? ¿Han tenido ustedes oportunidad de ver su aspecto? –al de sus calles, me refiero-.

¿Han podido sentir -al verlas, al recorrerlas- el terrible vacío que producen? ¿El terrible vacío que a la par da miedo? ¿Lo han sentido? ¿Lo han notado?… Aparte de hoy, domingo, que la verdad sea dicha, ha quedado un día precioso, un día que invitaba a pasear, cuando menos; y de hecho, la playa estaba llena, o casi… Los negocios cerrados; y los que no, con los letreritos correspondientes…

¿Pero de verdad, no pueden llegar a un acuerdo con los propietarios de los locales? ¿De verdad, prefieren éstos, tenerlos cerrados, que abaratar o incluso dejar de cobrar la renta al meno durante esta situación? De verdad, no nos aclaramos; no somos capaces de discernir, de darnos cuenta, que vivimos unas circunstancias, en las que todos nos debemos de ayudar a todos… pero todos, sin excepción alguna, todos.

Y las gentes, las gentes brillan por su ausencia… Unas por miedo, otras por no gastar -acaparar, parece ser la premisa- otras porque su negocio favorito ha cerrado, otras… no se porque, el caso es que unas por una cosa y otras por otra, nadie sale… nadie pasea, nadie visita escaparates… Al final, una ciudad fantasma… una ciudad desierta… una ciudad sin moradores, o al menos, moradores latentes… Vamos muriendo poco a poco; este maldito bicho nos va matando poco a poco… y nosotros sin darnos cuenta, sin ser conscientes de ello, o cuando menos, no demostrándolo.

El domingo tuvo lugar la conferencia o rueda de prensa, como prefieran; de nuestro Presidente, que entre otras cosas ha venido a decir: la hostelería puede abrir  hasta las 18`00 horas… ¿pero ustedes se creen que con eso se arregla todo? ¿O que acaso arregla?, no sé, pregunto. Que sí, de acuerdo, que supone un alivio, pero, vuelvo a los dichos -siempre tan sabios- “pan para hoy, hambre para …”, y eso contando con que suponga pan para hoy, porque según tengo entendido, o me ha parecido entender, los gastos, los tributos, siguen siendo  los mismos que antes de ésta terrible pandemia ¿o no?. Puedo estar de acuerdo, o no, en continuar en lo demás, pues la verdad es que se está viendo mejoría, pero, con abrir los bares y restaurantes hasta las seis ya está todo. Que no señores, que no; que en España no estamos acostumbrados a comer tan temprano; que los españoles estamos acostumbrados a las copas; a terminar o comenzar más tarde…

Bueno el caso es que veremos a ver como salimos de ésta que nos ha tocado vivir, ya veremos, quien queda, aunque sea para contarlo, como decimos por aquí.

¡Ah! Otra cosa que quería comentar, y no quiero que se me olvide, por favor, vamos a dejar de saludarnos con los codos…por favor lo pido. Ya han demostrado, innumerables organizaciones, y lo han dicho, que si bien, nos piden que cuando tosamos, estornudemos… etc., lo hagamos en el codo, por su parte interior… pues de ahí, que ese sea una de las partes de nuestro cuerpo con un porcentaje de infección más alto, o cuando menos notable… así, que saludemos de otra forma, por favor.

Así que no queriendo extenderme mucho, si bien creo, que es bueno que tengan material para leer, también creo, que es bueno dejar estos espacios libres para los profesionales, aunque a veces no sean capaces de demostrar que lo son.

… Un abrazo, como no, cariñoso y, por supuesto, VIRTUAL (ya queda menos). Ánimo.

¡Ah! Y por favor, no lo olviden… INTERACTUEN…

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí