Loas y alabanzas a Nuestra Señora de la Cabeza Coronada

0
2546

Domingo A. López Fernández

Cronista Oficial de la Ciudad de Motril

David Correa Galeote pronuncia el XXVI pregón de exaltación mariana a la Patrona de Motril

Llegado el mes de agosto la tradición se impone y un solo nombre acapara todos los eventos que se hacen presentes en Motril, concretamente el de Nuestra Señora de la Cabeza, Patrona de la ciudad. El pregón de alabanza, los cultos, la ofrenda floral, las fiestas patronales…., etc., hacen remarcar la fe y la devoción de los motrileños en su Virgen y Señora pero, igualmente, las ansias de diversión del pueblo en sus tradicionales festejos de verano. Así ha sido siempre, desde luego, pero este año de 2020 tiene algo de especial, pues la naturaleza ha impuesto sus malévolas consecuencias a causa del virus Covid-19, lo que ha provocado que la Real Hermandad que da culto a la Virgen se haya visto obligada a modificar su tradicional programa de actos conmemorativos. El principal se ha hecho notar, sin duda, pues ha quedado suspendida la procesión de alabanza del día 15 de agosto, festividad de la Asunción de María, manifestación popular de fe que supone el culmen de todos los actos que le preceden. Salvo este evento se mantienen todos los demás, aunque con ciertos matices y sujetos en todo momento a las medidas de control y seguridad para prevenir el contagio. Por tanto, el tradicional pregón de alabanza del día cinco de agosto, la novena y la ofrenda floral y de alimentos igualmente se van a celebrar aunque con las lógicas previsiones y cambio de escenario con respecto a ediciones anteriores. Pese a las circunstancias adversas este año se ha vuelto a editar el cartel conmemorativo de la festividad, que es obra del artista motrileño Jesús Ortega Fernández, joven licenciado en Conservación y Restauración de Bienes Culturales. Se trata de una bella y sugerente acuarela que según ha podido referir a El Faro “se inspira en litografías antiguas de imágenes en las que aparece la titular con una cartela debajo y su nombre. El cartel muestra a la Patrona de Motril vestida con el manto de la marquesa de Squilache y aparece el santuario en un margen y en el otro la barquilla que le sirve de trono y arriba los ángeles que le acompañan y, por supuesto, el escudo de Motril”. El cartel ha sido editado por la Real Hermandad de la Virgen y dado el buen gusto y su particular estética se han podido incrementar los encargos a su autor, aunque con leves variantes que le permiten mantener su unicidad.

Fiel a su cita, el pregón de exaltación mariana de la que ya cuenta como XXVI edición se verificaba en la tarde del miércoles, 5 de agosto, en el escogido marco del Santuario de nuestra Patrona. En las actuales circunstancias la hermandad se ha visto obligada a reducir el aforo de fieles presentes, que han seguido en todo momento las medidas anti contagio previstas por la hermandad y, pese a todo, el templo ha tenido una excepcional acogida. Con un leve retraso sobre la hora prefijada se ha iniciado el canto de las loas y excelencias a Nuestra Señora de la Cabeza, momento en el que ha accedido al altar la conocida cofrade María Carmen Jiménez Artillo para hacer las veces de presentadora del pregonero de este año de 2020, el hermano de hermandad David Correa Galeote. La realidad es que ambos son parte activa de la señera corporación cofrade del viernes santo y a ambos le une la fe y la devoción en su Virgen de los Dolores, factor que ha procurado que el pregonero le haya elegido para hacerle partícipe de su excepcional vivencia. Con sencillas y emotivas palabras la presentadora ha incidido en los hondos sentimientos religiosos del pregonero, del que ha hilvanado su trayectoria vital desde su más tierna infancia, al margen de resaltar que debido a sus ocupaciones laborales ha permanecido en el extranjero varios años, aunque ha remarcado que siempre ha procurado volver a su tierra natal para estar presente en ese señero mes de María en el que su fe se hace presente en todos y cada uno de los días que le dedican a la Patrona de Motril.

María Carmen Jiménez Artillo ha cedido la palabra al pregonero, quien desde el ambón ha dedicado unas emotivas palabras a la Virgen de la Cabeza, a la que no ha cesado de nombrar como Madre y Señora de Motril y a la que en todo momento ha fijado su mirada para dirigirle personalmente su discurso. David Correa ha trazado el hilo conductor de su sentido pregón pergeñando un recorrido virtual por Motril a modo de solemne procesión, en la que ha ido fijando elementos típicos de la ciudad juntamente con centros devocionales: la Palma, Capuchinos, calle Nueva, convento de Madres Nazarenas, iglesia Mayor…, para concluir en su encierro virtual en el Santuario. En todas y cada una de las paradas siempre ha habido una súplica, una petición, una rogativa a la Madre del Hijo de Dios a la que ha pedido su intercesión para los desvalidos, los enfermos de cáncer y los más necesitados. El pregonero ha recordado igualmente la vieja leyenda que habla de la venida milagrosa de la Virgen a la playa de las Azucenas agradeciendo al Altísimo su decisión para arraigar la fe del pueblo en ese mítico altozano en el que hizo posar su efigie. Su origen también fue ensalzado ante los presentes, ya que con rotundidad llegó a afirmar: ¿Quién te hizo, cuando y donde? me pregunto en esta tarde al contemplarte Madre y ver tu sin par belleza. No se sabe a ciencia cierta pero qué más da Virgen Bendita resolver esta pregunta, pues tu eres la belleza infinita”.

En la parte final de su discurso el pregonero quiso aludir a cuantas personas laboran todo el año para engrandecer la hermandad y ponen su humilde grano de arena en todos los actos que se organizan en su honor. A todos, nombrándole por su nombre de pila, dio sus gracias pero, igualmente, a todos los que ya no se encuentran con nosotros, dedicando un emotivo recuerdo al recientemente fallecido hermano Juan José Escribano González-Carrascosa. Igualmente de sentido fue el reconocimiento a su abuelo, Francisco Galeote, fallecido hace diez años, que fue quien le supo inculcar la fe que le mueve y al que pudo acompañar en la primera ofrenda floral cuando contaba cinco años de edad. “Lo que más recuerdo es como el abuelo me cogió del brazo después de acabar la santa misa y me dijo vamos a llevar al Señor al Santuario. Y para llegar rápido a la iglesia en vez de tirar por las calle trepamos por detrás del cerro y yo a mi corta edad me era imposible subir y tuve que necesitar ayuda varias veces para poder continuar. Luego, con el tiempo, fui yo el que tuvo que ayudar a mi abuelo a subir al Cerro cuando llevaba al Santísimo Sacramento a su santa casa”. Ultimada su intervención, David Correa fue largamente aplaudido por todos los feligreses presentes e, instantes después, la junta de gobierno de la Real Hermandad procedía a hacer entrega de sendos reconocimientos a los dos intervinientes, concretamente el original del cartel conmemorativo de las fiestas patronales de este año a María Carmen Jiménez y una reproducción artística del Santuario a David Correa, pregonero de este año de 2020.

EL PREGONERO

El pregonero de este año 2020, David Correa Galeote, es un motrileño de pro nacido en 1983 en el seno de una conocida familia de hondos sentimientos religiosos. Fiel devoto de Nuestra Señora desde niño, su vida siempre ha estado ligada a ella en cuantos actos se han programado a lo largo de los años y muy particularmente en la ofrenda floral a nuestra Patrona. Precisamente, en la memoria de numerosos devotos queda la escena de portar junto a su abuelo, el añorado Francisco Galeote, las sagradas formas que se impartían en la santa misa conmemorativa del día en el parque de los Pueblos de América. En su trayectoria educativa David Correa ha cursado sus estudios primarios en el colegio Cardenal Belluga, desde donde accede al Instituto Martín Recuerda para continuar el bachillerato. Es en esta época en la que ingresa como horquillero de la Virgen, honor y gloria que engrandece su sentir devocional a la Madre del Hijo de Dios. Ultimado su expediente académico con brillantez, accede a la Universidad de Granada para cursar la licenciatura de Farmacia, sede en la que va a continuar hasta finalizar el doctorado. Actualmente desempeña su labor profesional en el departamento de Microbiología de la Universidad granadina. Tras finalizar su discurso David Correa dedicaba unos momentos a EL FARO para hacer remarcar que su familia “siempre ha estado muy unida al Santuario, y de ahí me viene la gran devoción a la Patrona motrileña. Aunque resido actualmente en Granada mi vida cofrade siempre ha estado vinculada a mi lugar de nacimiento y principalmente a la Cofradía del Santo Sepulcro, de la que soy vice-hermano mayor”.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí