El Ayuntamiento de Motril presenta 10 alegaciones para la supresión del Plan de Protección del Litoral andaluz

0
349
José Luis Chica Y Nicolás Navarro

El equipo de Gobierno asegura que este nuevo documento impulsado por la Junta de Andalucía responde a intereses meramente políticos y que lejos de velar por la ordenación del corredor litoral, frena el desarrollo de municipios como Motril.

El teniente de alcalde de Gestión de Infraestructuras del Ayuntamiento de Motril, Nicolás Navarro, y el concejal de Medio Ambiente, José Luis Chica, han explicado esta mañana las diez alegaciones que han sido presentadas a la Junta de Andalucía, con el objetivo de que el Plan de Protección del Litoral andaluz sea suprimido.
Chica ha asegurado que el equipo de Gobierno entiende que «este documento, lejos de velar por la correcta ordenación del corredor litoral, viene a poner límites al desarrollo y a dar una vuelta de tuerca más al futuro de municipios como Motril, puesto que no ha tenido en cuenta las peculiaridades de nuestra costa».
Así, el edil ha recordado que el Plan Subregional aprobado hace escasamente un año, estipulaba una franja protegida de 200 metros, mientras que la nueva normativa la amplía hasta los 500. «No sabemos si en otros puntos de la comunidad autónoma tendrá sentido, pero aplicarlo aquí significaría restringir las posibilidades para plantear proyectos en suelo urbanizable y limitar gravemente el crecimiento de zonas con especial potencial turístico como Carchuna».
De igual modo, Chica ha indicado que gran parte de las actividades existentes en la actualidad también quedarían afectadas, ya que se encontrarían en régimen de fuera de ordenación y se vería coartado cualquier planteamiento para ampliar las instalaciones agroindustriales o modernizar los invernaderos. En el caso de Torrenueva, el TOR-3 quedaría totalmente paralizado al encontrarse situado íntegramente en la franja de los 500 metros y no podrá desarrollarse su plan parcial.
«Este documento viene a romper el equilibrio planteado en nuestro PGOU y de un plumazo deja en situación de inseguridad jurídica a los propietarios afectados, a los que tampoco se les ha explicado qué tipo de indemnizaciones podría asistirles», ha señalado el responsable municipal de Medio Ambiente.
En esta misma línea, Nicolás Navarro ha remarcado que el Plan Litoral «es lo contrario a lo que estamos haciendo desde el equipo de Gobierno, entendiendo que lo que deben hacer las administraciones públicas en estos tiempos tan complicados es desbloquear proyectos dormidos en un cajón, facilitar la inversión y la creación de puestos de trabajo».
Por este motivo, ha añadido que en este nuevo documento «prevalece el interés político de la Junta de Andalucía, y la consecuencia es que se hipoteca nuestro litoral para cumplir con la premisa exigida por los socios del gobierno bipartito». Este hecho queda demostrado, según ha expresado Navarro, «porque antes de las elecciones andaluzas de 2011 se había aprobado el Plan de Protección de la Costa de Granada y en 2012 se firma la paralización de todo lo acordado anteriormente».
Además, el responsable municipal de Gestión de Infraestructuras ha mostrado la preocupación del equipo de Gobierno –compartida con otros por concejales y alcaldes de Andalucía- puesto que la nueva situación obliga a los municipios a adaptarse al POTA, de manera que en Motril habría que desclasificar 8.773 viviendas previstas en del PGOU y se presentaría también un exceso de suelo de 3.028.715 metros cuadrados. «Esto deriva en la pérdida de derechos por parte de los propietarios, entre los que no sólo hay grandes promotores, sino también ciudadanos anónimos que son las víctimas principales, destacando entre ellos a los vecinos de Torrenueva -que tras convertirse el TOR-1 y TOR-3 en moneda de cambio para la moción de censura en 2004, ahora ven cómo el interés político paraliza sus vías de creación- así como los de Carchuna –puesto que la protección significará llegar hasta la carretera Nacional 340-».
Navarro ha señalado también que el Plan de Protección del Litoral andaluz plantea otro tipo de restricciones para el resto del municipio, afectando al crecimiento de la zona comercial en torno a Alcampo y del Puerto de Motril, en cuanto a la implantación del Centro de Transporte de Mercancías o el Polígono Industrial, al tiempo que ha indicado que el decálogo de alegaciones del Ayuntamiento también contempla sectores como el semillero o el de la comercialización de frutas y verduras.
Para concluir, los responsables municipales han asegurado que «vamos a luchar por defender estas alegaciones y conseguir que exista un desarrollo sostenible que no esté reñido con el crecimiento y desarrollo de nuestra ciudad, por lo que animamos a los vecinos a participar en las charlas técnicas que continuaremos celebrando y a acudir a las oficinas de Urbanismo, donde podrán obtener toda la información que necesiten».

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí