Derechos humanos e inmigración

1
335

XI Jornadas Derechos Humanos e Inmigración. Abril 2013. Motril
 

Mayor Zaragoza:
«No vayas a hacer nada porque pienses que lo que hagas sirve de poco.»Teresa de Calcuta:
«No desprecies una gota de aliento, porque puede que el Océano la eche de menos»

Nanas del niño sin papeles
 

 
De la frente despojada
cuelgan selladas lágrimas tibias

que descienden

como cataratas ocultas

detrás de los pliegues

de su mirada.

Niño sin papeles en el alma

ni razones en el vientre

espíritu alegre al vaivén

de alboradas blancas

y perfume a incienso

en la sonrisa de escarcha.

Una costra de sal

recorre el almanaque de su piel

una plegaria asoma

en la palma de sus manos

que eleva su canto mudo

sobre las fronteras invisibles.

Desde la cuna

a una barca a la deriva

que encalla en la playa sosegada

y colgando de su mochila

quedan los rumores

de otras nanas.

Una carrera le espera

con obstáculos

y sin leyes

niño extraño

pesadilla de la tierra

patera hasta el confín de sus entrañas.

No desesperes

niño sin luna

en los besos

llevas una daga

en los pulmones

el viento

y en el caminar

prestado va nuestro aliento.

 

 

1 Comentario

  1. Por algún error de la informática ha sido cercenado el mensaje de Teresa de Calcuta. Aprovecho para explicar su origen.
    Nos contaba Federico Mayo Zaragoza, en el cierre de las Jornadas, que estando en Calcuta con la madre Teresa, apareció Dominique Lapierre -escritor entre otras de la obra «Esta noche la libertad», donde se relata una de las historias de amor más intensa y apasionante que he leido, entre un hindú y una musulmana en la zona de división maldita entre Pakistán y la India, donde se produjeron salvajes asesinatos entre ambas culturas-, con cierta desesperación porque había recaudado muy poco para las actuaciones de ésta, indicando que era como una gota en el Océano. Y la madre Teresa le contestó «démela rápidamente no vaya a ser que el Océano la eche de menos…»
    Pues bien, la frase que incluyo al final del poema dice así: «No desprecieis una gota de aliento porque puede que el Océano la eche de menos..»

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí