Agentes de la Policía Nacional detienen a dos atracadores que usaban una pistola y un spray de pimienta para robar a sus víctimas

0
404

EL FARO

  • Los detenidos son dos varones de 31 y 32 años de nacionalidades española y dominicana ambos con antecedentes policiales que habrían perpetrado tres atracos contra diferentes víctimas a las que intimidaban o agredían con una pistola y un spray de pimienta
  • Actuaban de madrugada en los distritos Centro y Norte de Granada contra personas que se encontraban casualmente por la calle y en establecimientos. Uno de ellos portaba la pistola y el spray mientras el otro daba cobertura al primero
  • Los agentes han esclarecido tres robos, uno cometido contra tres jóvenes que caminaban por la calle a las que sustrajeron dos teléfonos móviles, otro en un bazar del que se llevaron la recaudación tras rociar con el spray y golpear en la cabeza con la pistola a la dependienta y el tercero contra un repartidor de comida, en grado de tentativa
  • Además, al detenido de nacionalidad española le constaba en vigor una orden de detención e ingreso en prisión dictada por el Juzgado de lo Penal número Dos de Granada por un hecho anterior a los investigados
Agentes del Cuerpo Nacional de Policía.

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Granada a dos varones de 31 y 32 años de nacionalidades española y dominicana, ambos con antecedentes policiales como presuntos autores de tres atracos cometidos en los distritos Norte y Centro de Granada durante la última semana de febrero y la primera del mes de marzo. A uno de ellos también le constaba una orden de detención para ingresar en prisión lugar donde ya se encuentran ambos individuos.

Denunciados dos atracos en la calle y un tercero en un bazar

Agentes del Grupo de Atracos de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Granada iniciaron las pesquisas una vez que recibieron una denuncia en la que tres jóvenes informaban de un atraco ocurrido en el distrito Norte por parte de dos individuos a los que se encontraron casualmente por la calle cuando volvían a su domicilio alrededor de las cuatro de la madrugada. Uno de ellos portaba un spray de pimienta y una pistola con los que las intimidaron sustrayéndole los teléfonos móviles a dos de ellas las cuales se los entregaron ante el temor de que pudieran ocasionarles algún daño.

En pocos días, se sumaron dos denuncias más a la investigación. La primera por parte de la dependienta de un bazar a la que un varón le roció en el rostro con un spray de defensa personal y seguidamente la intimidó con una pistola con la que también le golpeó en la cabeza. El individuo no actuó solo, sino que le acompañaba otro desconocido que, mientras tanto, vigilaba la puerta del establecimiento. Finalmente, ambos varones se llevaron la recaudación que había en la caja registradora. Como consecuencia de esta agresión, la víctima necesitó asistencia médica siendo necesario colocarle varias grapas para cerrar la herida.

La víctima de la tercera denuncia fue un repartidor de comida a domicilio quien manifestó que, sobre las once de la noche, tras realizar la entrega de un pedido en el distrito Norte de la ciudad, fue abordado por dos varones, uno de los cuales le apuntó con una pistola para robarle. El repartidor reaccionó pidiendo auxilio a gritos y consiguió que ambos individuos se marcharan corriendo del lugar.

Los investigadores fueron recopilando información de cada uno de los robos denunciados y, tras numerosas pesquisas, lograron identificar a los presuntos atracadores, resultando que, además, uno de ellos, el de nacionalidad española, tenía en vigor una reclamación judicial, concretamente una orden de detención e ingreso en prisión dictada por el Juzgado de lo Penal número Dos de Granada por una causa anterior a las investigadas. Tras establecer los oportunos dispositivos de vigilancia sobre ambos, lograron detenerlos y ponerlos posteriormente a disposición de la autoridad judicial que ha decretado su ingreso en prisión.

La compra, porte y uso de los sprays de defensa para personas mayores de edad están homologados en nuestro país siempre que cuenten con la correspondiente aprobación del Ministerio de Sanidad y Consumo y son legales dentro de un contexto de defensa personal debiendo cumplir para su utilización el principio de proporcionalidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí