El Teatro Alhambra agota las entradas para la obra ‘El traje’ escrita y dirigida por Juan Cavestany

0
231

EL FARO

Las funciones, interpretadas por Javier Gutiérrez y Luis Bermejo, serán los días 12 y 13 de enero en el espacio escénico de Molinos

Estreno teatral en el Teatro Palacio Valdés de ‘El traje’, en primer plano, Javier Gutiérrez, al fondo, Luis Bermejo.

El Teatro Alhambra de Granada, dependiente de la Consejería de Turismo, Cultura y Deporte, trae hasta su escenario la obra ‘El traje’, escrita y dirigida por Juan Cavestany e interpretada por Javier Gutiérrez y Luis Bermejo, los días 12 y 13 de enero a las 21:00 horas, que ha agotado las entradas para los dos días. Los dos actores que protagonizan este montaje trepidante, asfixiante y desternillante, cuestionan en tono de comedia negra, el instinto de supervivencia voraz e individual frente a la posibilidad de una supervivencia verdadera.

En ‘El traje’ dos personajes, un vigilante de seguridad y un cliente de unos grandes almacenes, mantienen un pulso intelectual y físico lleno de tensión, crudeza, suspense y humor delirante. La narración se desarrolla íntegramente en una localización, aunque hay otras dos que no se ven y que pendulan sobre la historia como una bola de demoler edificios a punto de impactar: las llamadas de su casa que recibe el hombre por teléfono y la habitación anexa, donde el vigilante esconde algo que marcará el destino de ambos.

La obra pretende alertar, en un tono de comedia realista y atroz, sobre cómo la voracidad del sistema nos convierte en depredadores y cómo el deseo de lo material pervierte la naturaleza humana más esencial. Trata de la corrupción política y la corrupción del alma, de la soledad y de un momento, el actual, en el que quizá estemos a tiempo de cambiar todo eso.

El director de la obra Juan Cavestany afirma: “’El Traje’ es una comedia que pusimos en pie hace ya más de diez años. Entonces estábamos todavía padeciendo muy de cerca los efectos de la crisis de 2008 y los casos de corrupción nos escandalizaban a diario. Javier, Luis y yo necesitábamos sacudirnos esa suciedad a base de humor negro”. Para seguir: “Hoy no sabemos si todo aquello ya pasó, se transformó o simplemente nos hemos anestesiado. Pero los personajes de la obra de algún modo han seguido vivos, querían volver a ese sótano a negociar su posible salvación con ellos mismos y sus fantasmas.”

Cavestany finaliza: “Así que volvemos con este montaje que aparentemente es sobre un traje, que habla de los anhelos y miserias humanas, algunas congénitas, otros implantados o heredadas a nuestro pesar, y que se propone llevar al espectador por una especie de túnel del terror y la risa de la mano de dos gigantes de la simulación, la verdad y la máscara”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí