Motril retira la Medalla de oro a Franco y se cambiará el nombre a la calle Crucero Baleares

0
418

EP.-

Era «muy difícil de entender» que Motril siguiera «rindiendo honores al responsable del golpe militar y del régimen de terror y represión que dirigió durante 40 años»

Acto, en febrero de 2022, organizado por 14 de Abril Costa para reclamar la retirada de la calle.

La comisión municipal de Memoria Histórica de Motril, reunida este viernes al mediodía ha decidido retirar la Medalla de la Ciudad a Francisco Franco, así como el cambio de nombre de la calle Crucero Baleares, en cumplimiento de la normativa vigente.

Así lo han indicado fuentes consultadas por Europa Press en el Grupo Municipal de IU-Verdes Equo en Motril, que pedía el pasado 15 de octubre la convocatoria de esta comisión en el Ayuntamiento costero, que gobierna el PP con Más Costa Tropical, para avanzar en la aplicación de la ley de memoria.

El resto de denominaciones de calles susceptibles de cambio, como son entre otras las de Capitán Haya, Capitán Blanco o Alcázar de Toledo, han quedado sobre la mesa, pendientes de un informe de su vinculación con el golpe de Estado de 1936 y con el franquismo. También el nombre que se dará a la de Crucero Baleares se decidirá en otra reunión de la comisión.

La retirada de la Medalla a Franco era una cuestión que la confluencia de izquierdas ya llevó al Pleno de Motril el mandato pasado, y que, en la sesión plenaria de septiembre retomó con un ruego para, según explicó el edil de IU-Equo José Garía Lorente, se convocara la comisión.

IU-Equo indicó el pasado diciembre de 2021 que «la mejor celebración posible del día de la Constitución en Motril debería ser la retirada de la Medalla de Oro al dictador Francisco Franco y la desaparición del callejero y de los edificios públicos de cualquier referencia a militares golpistas y a personalidades de la dictadura franquista».

Según la confluencia, era «muy difícil de entender» que Motril siguiera «rindiendo honores al responsable del golpe militar y del régimen de terror y represión que dirigió durante 40 años».

Como recordó la Asociación 14 de Abril Costa para la recuperación de la Memoria Histórica en un acto en febrero pasado:

«El día 4 de febrero de 1937, el Crucero Baleares se incorporó apresuradamente a la flotilla del Ejército sublevado que intervenía sobre la carretera costera de Algeciras a Almería. Acababa de ser flotado y carecía de sistemas de control de tiro, por lo que debía acercarse a sus objetivos, a los que disparaba con poca precisión.

Este buque bombardeó Salobreña y La Herradura el día 5 de febrero, mientras que su gemelo, el Canarias, lo hacía sobre Motril y Almuñécar, acción que repitieron los días 6,7, 8 y 9. Cinco días infames de febrero de 1937 que llenaron Motril y la costa de Granada y Málaga de muerte y terror. Especialmente sangrante fue el día 8, cuando el Crucero Baleares bombardeó Salobreña, Motril y la desembocadura del río Guadalfeo, continuando hacia Torrox, atacando toda la costa hasta las 12 de la mañana, utilizando 208 proyectiles de 100 milímetros, a una distancia comprendida entre 600 y 800 metros de la costa, disparando, según el parte de operaciones, sobre «camiones y peatones». Ese mismo día, tal día como hoy hace 85 años, Motril también fue atacado por la aviación con 24 bombas de 10 kilogramos «con éxito», según los agresores».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí