CAPUCHINOS CELEBRA SUS FIESTAS A LA REINA MADRE DEL BARRIO

0
2408

Domingo A. López Fernández

Cronista Oficial de la ciudad de Motril

Fotos: EL FARO

Motril cumple con la tradición y acompaña devotamente a la Divina Pastora en su procesión de alabanza

La Divina Pastora en procesión por las calles de su barrio.

Concluidas las fiestas del barrio de las Angustias, la tradición se impone y es ahora el de Capuchinos quien toma su relevo para traer la alegría y la diversión a los vecinos del populoso núcleo urbano del este de la ciudad. Alegría y diversión, sin duda, pero, por encima de todo, fe y devoción a la Reina Madre del lugar, la Divina Pastora de las Almas, que es la que justifica por sí misma estos días de regocijo y verbena popular. En el fondo de todo se encuentra el arraigo de la antigua Real Feria de Ganados que se celebraba en este mes en el Paseo de las Explanadas y en la que la “Publica de las fiestas” recorría las calles con una cohorte de gigantes y cabezudos, los heraldos y maceros y los pajes que portaban el escudo de la ciudad. Durante estos días se erigía en ese mismo lugar un ferial para diversión de todos y se daba forma a la esperada exposición de ganados en la que se dejaba ser el “chalaneo” para la compra y venta de animales. Todo por la ciudad, aun provinciana, que venía a coincidir a lo grande con la procesión de alabanza a la Divina Pastora en su barrio.

Imposición de medallas a los nuevos hermanos de la Hermandad.

Este año, las fiestas a la Reina Madre de Capuchinos se han celebrado durante tres días, del viernes 13, al domingo, 15 de octubre, aunque los actos religiosos han tenido su preámbulo desde la semana antecedente. Así, la parroquia, juntamente con la Real Hermandad de la Divina Pastora, ha programado el tradicional septenario a su titular, en el que cada día el tema de la Virgen María ha sido el centro de la predicación en la eucaristía, función que ha estado a cargo de un sacerdote de la vicaría costera. El domingo, 8 de octubre, comenzaba el septenario adentrándose en la figura de “María de Nazaret”, y ha sido su artífice el párroco de Nuestra Señora del Carmen del Varadero, D. Pablo Alejandro Anguís Rodríguez. El lunes, 9, el tema principal de la homilía ha sido “la Virgen María en Caná”, que ha quedado a cargo del párroco de Torrenueva, D. Carlos María Villalobos Sosa. Asimismo, durante la misa, se ha venerado la santa reliquia de Fray Leopoldo de Alpandeire de la que es custodia la parroquia. El martes, 10, ha sido dedicado a “María, discípula del Señor”, siendo su orador el Rector del Santuario, D. Daniel Barranco Rodríguez. El miércoles 11, la homilía ha estado dedicada a “María al pie de la cruz”, siendo su predicador el Padre Agustino D. Antonio Manuel Martín Blanco. El jueves, 12, el tema central de la predica ha sido el de “María en la Resurrección del Señor”, que ha estado a cargo de D. José Albaladejo Hernández, párroco de la iglesia de la Encarnación. El viernes, 13, la oratoria  se ha centrado en la figura de “María, Madre de los discípulos”, siendo su artífice D. Alberto Sedano Rodríguez, párroco de Nuestra Señora de las Angustias y vicario de la zona. Finalmente, el sábado, 14 de octubre, el tema genérico ha sido el de “María, Madre de Reconciliación” y ha sido el titular de la iglesia de Capuchinos, D. Antonio Rodríguez Hervás quien ha pronunciado la plática.

Inicio de la procesión de la Divina Pastora en la iglesia ubicada en calle Pio XII (EL FARO)

En pleno septenario, el viernes, 13 de octubre, la Real Hermandad de la Divina Pastora ha organizado la tradicional ofrenda floral y de productos de higiene y limpieza en horario de 16:30 hrs a 18:15 hrs, productos éstos últimos que han sido entregados al Comedor Social “Jesús Abandonado”. Como es costumbre, el ayuntamiento de la ciudad, cofradías y hermandades, comercios, asociaciones de índole diversa, clubs deportivos y vecinos y personas devotas han depositado a los pies de la Virgen su ofrenda de fe. Con posterioridad, tras la misa, la hermandad ha procedido a la imposición de medallas a los nuevos hermanos, acto en el que con la solemnidad del momento, D. Eloy Ibar, hermano mayor, ha impuesto a los nuevos “pastoreños” su medalla corporativa.  Paralelamente, se han celebrado numerosos actos lúdicos en la plaza de las Hermanas Mercedarias, entre ellos, la actuación de la Asociación de Baile Virgen de las Angustias, el tradicional pregón que ha quedado a cargo del motrileño Librado González Rodríguez y un homenaje a la Real Hermandad de la Divina Pastora que ha promovido la Asociación de Vecinos de Motril-Este.

El sábado, 14, han proseguido los actos festivos con una diana floreada y un pasacalles con disfraces que ha organizado la Asociación de Vecinos, para continuar con una chocolatada, diversos juegos y concursos para los niños, bailes y la tradicional verbena popular.

Ofrenda floral y de alimentos ante la Divina Pastora.

El domingo, 15 de octubre, es el día grande de las fiestas, tanto en el aspecto lúdico como el religioso. En la mañana se ha celebrado la XIª carrera popular que lleva el nombre de la Divina Pastora, un concurso de dibujo para los más pequeños y el disfrute de un colchón hinchable, además de los bailes programados. Igualmente, ha tenido lugar la IXª exhibición de “Al paso del caballo” que ha protagonizado la Asociación Hípica El Rubio y Asociación Amigos del Caballo, cuya salida ha partido desde la Alcoholera municipal. Finalmente, al mediodía, se ha celebrado una comida popular en la que se han podido degustar los típicos platos de migas del lugar a precios populares.

Sin duda, el domingo es también el día grande para la celebración religiosa del que ya es magno tercer domingo del mes de octubre. Se ha de precisar que la iglesia de Capuchinos ha contado con un excepcional ornato en su interior y exteriores, pues novedosas colgaduras y banderolas de damasco presentan el escudo corporativo de la hermandad. Esta predisposición ha contado con la colaboración de instituciones públicas como la Autoridad Portuaria y la Mancomunidad de Municipios de la Costa Tropical de Granada, gesto que ha agradecido públicamente la hermandad de la Virgen. Tal como estaba programado, a las 12:00 hrs y ante un recinto eclesial totalmente abarrotado de fieles ha tenido lugar la solemne función de instituto que ha presidido su consiliario, D. Antonio Rodríguez Hervás.

La Divina pastora en su iglesia.

Ya en la tarde, a las 16:30 hrs, el cuerpo de costaleros de la Divina Pastora había sido citado en el pórtico de la iglesia para proceder al traslado de su titular hasta el atrio, operación en la que se ha hecho rodar el trono en su posición más baja para evitar el roce con el dintel de la puerta. Ubicado el trono en su lugar de salida, han ido llegando gradualmente todos los miembros que componen el cortejo, tanto instituciones oficiales invitadas como hermanos de hermandad, cofradías y hermandades, madrinas, acólitos y jóvenes de la “pavera”. Mientras, los internos de la Residencia de San Luis han ocupado un lugar preferente frente al trono de la Virgen, a la que con lágrimas en los ojos han dedicado sus rezos y plegarias.

La procesión de alabanza a la Divina Pastora ha principiado su salida a las 18:00 hrs de la tarde, facilitándose la organización del cortejo dentro del recinto del atrio, cuya puerta metálica ha quedado cerrada al acceso público. Tras unos breves minutos, ha abierto su frente la cruz parroquial y dos pequeños faroles, a los que de inmediato se han unido las dos filas de personas devotas con las tradicionales velas de promesas que han marchado calle abajo en dirección a la Rambla de Capuchinos. Le han seguido las corporaciones penitenciales de la ciudad, que han mantenido el orden de su antigüedad. Así, se ha colocado a su cabeza la hermandad de la Santa Cena, seguida de la del Cristo de la Expiración, Humildad y Victoria, Jesús de Pasión, Salud y Consuelo, Nuestra Señora de la Soledad y Santísimo Cristo Yacente, Nazareno y Esperanza y Santo Sepulcro. Tras ellas, las de Gloria, con la hermandad de Nuestra Señora del Carmen del Varadero, seguida de la representación de Nuestra Señora de las Angustias, la hermandad de la Divina Pastora de Gójar que es tradicional todos los años, y la hermandad de Nuestra Señora de la Cabeza Coronada. Destacar, sobretodo, la numerosa comisión de hermanos provistos de sus báculos presidenciales y las correspondientes “bacalas” que identifican a la corporación. A continuación, ha marchado el grupo de “pavera” ataviado con hábito de color blanco y capelina de color celeste, que ha hecho tañer con alegría las campanillas de bronce que anuncian la proximidad de la Virgen y que ha donado expresamente para esta ocasión el Bar Trevélez, establecimiento que ha tenido la dicha de ver pasar por su puerta a la Reina Madre de Capuchinos.

Procesión de la Divina Pastora por las calles de su barrio.

Siguiendo el protocolo organizativo, se ha dispuesto el cuerpo de madrinas, ataviadas todas con traje de color negro y mantilla de color blanco, tal y como corresponde a una hermandad de gloria, guantes blancos y rosario en mano, así como la medalla corporativa colgada al cuello. Tras ellas ha marchado la representación institucional, que ha encabezado D. David Martín Alonso y María del Sagrario Martín Pino, concejales del grupo Andalucía por sí, seguidos de la comisión municipal del equipo de gobierno en la que han figurado Dª Magdalena Banqueri Forns-Sansó, concejala de Patrimonio, Dª Susana Peña Gómez, concejala de Salud y Consumo, D. Gerardo Romano Ortega, concejal de Juventud y Fiestas y Dª Concepción Abarca Cabrera, concejala de Anejos. La representación corporativa de la hermandad se ha dispuesto a continuación con su estandarte al frente, flanqueado en sus lados por Dª Amalia de la Flor Carmona, camarista de la Virgen y ayudante de los vestidores, a la que ha acompañado la hermana en hermandad Lucía Ibar Correa.

El bello paso de la Divina Pastora en procesión por las calles de su barrio.

La representación institucional se ha ubicado a continuación, quedando ostentada por la alcaldesa de la ciudad, Dª Luisa Mª García Chamorro, D. Luis Sánchez Choza, capitán Jefe de la Guardia Civil de Motril, D. Eloy Ibar Villa, hermano mayor de la hermandad y la secretaria de la corporación, Dª Concepción Maldonado Marfil en traje de mantilla. Y, tras ellos, el cuerpo de acólitos con su pertiguero al centro y los incensarios que rocían de olor y ambiente regio el trono de la Reina Madre de Capuchinos.

Bella, inmensa y gloriosa se muestra a los fieles la Virgen, Madre del Divino Pastor, espléndidamente ataviada por sus dos tradicionales vestidores, José Manuel Díaz Bustos y Juan José Guidet. El Faro ha tenido la oportunidad de entrevistarles sobre la marcha para que nos den su opinión de esa espectacular vestimenta y apostura que luce, refiriendo a esta redacción que “todo parroquiano hijo de motrileños siempre ha conocido a la Divina Pastora por las calles de nuestra ciudad rigurosamente vestida de blanco, una estampa que el tiempo ha dejado grabada en la retina de los más mayores y en las fotografías y cuadros de los no tan mayores que se ha podido ver en sus casas. Por eso, este año, con motivo del 275 aniversario de la llegada de nuestra Divina Pastora a la ciudad del Motril, hemos tenido a bien evocar a la Virgen que nuestras madres conocieron y que en nuestro recuerdo de infancia se mantiene, vistiéndola nuevamente con el color que representa la pureza de María”. Sus vestidores también nos han proporcionado ese espectacular aspecto que exhibe ante los fieles para la ocasión. Así, según nos revelan, “sobre sus hombros podemos ver un manto de finales del Siglo XVIII confeccionado en un espolín de sedas y oro, y en la parte trasera un gran recogido en forma de moña, muy típico de los denominados vestidos dieciochescos de polisón. Sobre su saya de salida reposa nuevamente la corona de flores y, ciñendo el fino talle de nuestra bucólica doncella, una gran lazada en color rubro y flecos de plata fina, una pelliza autentica de borrego rematada con agremanes franceses del siglo XIX  y, en el cuello y mangas, encajes de Duquesa de Bruselas. También tenemos que señalar que en aquellas fotografías antiguas que hemos mencionado brillan por su ausencia todos los aderezos y alhajas que desde generaciones y siglos pasados han dado testimonio de fe y de devoción en el pecho de nuestra Pastora y, por ese motivo, este año la Virgen ha sacado lo mínimo y más característico, el aderezo Alfonsino de oro, esmaltes y turquesas que consta de pendientes y guardapelo, una cruz pectoral, unas gitanillas de oro y plata y la medalla de la ciudad de Motril, una vestimenta que en aras de recuperar nuestra historia está creando una nueva, la historia que contarán los motrileños más jóvenes de como a su Pastora la conocieron en su inmensidad vestida de blanco”. Desde luego, el semblante que muestra la Virgen cautiva a los fieles del barrio y de toda la ciudad y aún de los muy numerosos visitantes que acuden a esta jornada mariana para acompañarle en su tránsito por las calles. Ese bello rostro fascina y deslumbra a quien por momentos fija su mirada en Ella y esa aureola de Reina que con sus doce estrellas de oro ensalza su figura como Madre del Hijo de Dios y Divino Pastor.

Procesión de la Divina Pastora por las calles de su barrio.

El exorno floral del trono es otro portento del buen hacer de la empresa “Floristería Calvente” y de los muy numerosos hermanos que han colaborado en su confección. Técnicamente es un poderoso y llamativo conjunto en el que destacan numerosas variedades florales, entre ellas “Liatris”, “Lilium”, “calas” en color morado y amarillo, nardos, rosas “swinger”, rosas blancas, tulipanes, amarantos, “proteas”, o “lisianthus” de alta colección winster, por citar solo algunas.

En cuanto a la marcha del trono, marcha bajo la dirección de su tradicional capataz, Sergio Segura Chamorro, que está acompañado en tareas auxiliares por Rafael Fernández Suárez, “Fali”, y José María Martos García. Tras el trono se ha dispuesto la representación religiosa que ha ostentado el consiliario de la hermandad, D. Antonio Rodríguez Hervás, acompañado de una numerosa presencia de fieles que han seguido en silencio el paso de la Virgen. Y, tras ellos, ha marchado la Banda de Música de Zamarrilla (Málaga), cuyo bien hacer en el sonido y la interpretación musical es muy conocido en Motril, pues son varios años los que acompañan a la Divina Pastora y a la Virgen de la Cabeza en su procesión de alabanza. La banda va dirigida por su maestro, Adolfo Gálvez, que ha desplazado para la ocasión a 75 músicos que integran un conjunto armonioso en el que se complementan a la perfección los instrumentos de percusión con los de viento metal y viento madera. Además, el uso de campanitas y cascabeles confiere a sus interpretaciones alegres sones muy del gusto del público presente. Ha sido muy variada la selección de marchas que ha dispuesto la junta de gobierno de la hermandad, entre ellas “Virgen de la Paz”, “Reina de la O”, “Triana”, “Al cielo la Reina de Triana, o “Reina de Triana” que según refiere su director, sigue el repertorio de la Esperanza de Triana que es muy alegre y adecuado para la titular mariana de Motril. Además, han interpretado una marcha propia, “Coronación de la Amargura”, que está dedicada a su titular, María Santísima de la Amargura Coronada. En palabras de Adolfo Gálvez a EL FARO, la banda “está celebrando el 25 aniversario y es, pues un año muy especial, de modo que participar en todo tipo de procesiones y acompañar a la Divina Pastora de Motril es muy importante y un perfecto cierre de ciclo de gloria ya que no salimos más hasta cuaresma”.

Fiel a su estilo, la junta de gobierno de la hermandad ha previsto un itinerario novedoso con el fin que la Reina Madre de Capuchinos glorifique cada año nuevas calles de su barrio. Así, partiendo de su iglesia, ha continuado por Pío XII, Rambla de Capuchinos, Depósito, Canteras, Era, Barranco del Diente, Fray Vicente Pinilla, Agua, Fray Ángel Sagastume, Garcés Herrera, Juan de Ariza, Gonzalo Hernández, San Miguel, Carretas, Era, Santísimo, Rambla de Capuchinos, Pío XII, y de aquí proceder al encierro en su iglesia cuando pasaban unos minutos de las 22:30 hrs de la noche. La Divina Pastora de Capuchinos enfilaba, pues la recta final para su clausura ensalzada con los ritmos alegres de la banda de música, que en su último tramo han interpretado “Rosario de Montesión” a la altura de la biblioteca pública, “Virgen del Rosario Coronada” a la entrada de la calle Pío XII y “Puerta del Cielo”, para acceder al atrio de la iglesia, donde ya estaban formados los componentes de la banda para interpretar la Marcha Real.

Regreso de la Divina Pastora a su iglesia.

Solo resta decir que, como todos los años, en la salida procesional, la junta de gobierno de la hermandad ha tenido el noble gesto de acceder hasta el patio de entrada de la Residencia de San Luis para que los residentes puedan contemplar de cerca a su Virgen y patrona. Allí, junto a la puerta, le han ofrecido un ramo de flores y han podido escuchar la “levantá” que el capataz, Sergio Segura, le ha ofrecido a todos ellos y al personal del centro. Con el recibimiento apoteósico a la Divina Pastora se daba por concluida la salida procesional de este año de 2023. En palabras de su hermano mayor, Eloy Ibar, “hemos vuelto a cumplir con la tradición y comenzamos desde hoy el trabajo que nos ha de llevar a gratificar nuestra fe para lograr que la salida del año 2024 consiga superar en expectativas, orden y devoción a la que hoy se ha dado por concluida. Aun así, aprovechando la oportunidad que me brinda EL FARO, quiero comunicar a sus lectores que el cierre del 275 aniversario se va a verificar el próximo día 2 de diciembre con una serie de actos que actualmente se encuentran en preparación

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí