Empleo pone en marcha una campaña para prevenir el estrés térmico por altas temperaturas

0
458

EL FARO

Granada registró el pasado verano una veintena de fallecimientos relacionados con el calor extremo, uno durante la jornada laboral

Empleo pone en marcha una campaña para prevenir el estrés térmico por altas temperaturas (EL FARO)

La Consejería de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía ha puesto en marcha una campaña para prevenir el estrés térmico por altas temperaturas, una iniciativa que “hace especial hincapié en el riesgo que corren los trabajadores de aquellos sectores más expuestos al calor”. Así ha informado esta mañana el delegado territorial de Empleo en Granada, José Javier Martín Cañizares, durante la celebración de la jornada ‘Riesgos y medidas preventivas por golpes de calor’ que ha reunido a una treintena de expertos en prevención, responsables de recursos humanos de empresas de la provincia y delegados sindicales en el Centro de Prevención de Riesgos Laborales de Granada.

Según ha recordado el delegado territorial, “la capacidad de adaptación del cuerpo humano en periodos de altas temperaturas es alta, si bien estos mecanismos fisiológicos tienen sus límites a partir de los cuales se pone en riesgo la salud de los trabajadores, sobre todo si convergen otros factores agravantes como son los trabajos en el exterior o las tareas pesadas”. Martín Cañizares ha hecho referencia a los empleados de sectores como la construcción y la agricultura pero también los de la hostelería, cuyos trabajadores corren el riesgo de sufrir algún golpe de calor si su actividad se desarrolla en el exterior de los establecimientos.

La campaña, que ya ha comenzado a difundirse a través de redes sociales, pone el énfasis en las causas del estrés térmico, en los síntomas y en las medidas preventivas, “información que se ha comenzado a trasladar a los empresas en jornadas como ésta en las que queremos incidir en la importancia de realizar una adecuada evaluación de los riesgos” que tenga en cuenta las condiciones personales de cada trabajador expuesto y la necesidad de realizar una organización adecuada de las tareas para reducir la exposición al calor.

En este sentido, el delegado ha recordado que la actual normativa laboral ya obliga a los empresarios a garantizar la salud y la seguridad laboral de sus empleados, incluida la protección ante el calor extremo. Entre otros aspectos, la norma contempla la reducción o modificación de la jornada en situación de riesgo amarillo o naranja por altas temperaturas.

Empleo pone en marcha una campaña para prevenir el estrés térmico por altas temperaturas (EL FARO)

Cambio climático

“Consejos que pueden resultar obvios en estos casos como el de utilizar prendas finas, evitar la exposición al sol en las horas de mayor riesgo, mantenerse hidratados o no consumir bebidas alcohólicas pueden evitar situaciones peligrosas e indeseables y, por tanto, consecuencias para la salud del trabajador como dolores de cabeza, vértigos, deshidratación, cortes de digestión o golpes de calor que pueden desencadenar en algo peor”, ha sentenciado Martín Cañizares, quien ha recordado que “el cambio climático ha influido, definitivamente, en el aumento de las olas de calor y en la tiempo extremo, por lo que el mercado laboral también debe adaptarse a este hecho”.

Según el sistema de monitorización de la mortalidad diaria por todas las causas (MoMo), elaborado por el Instituto de Salud Carlos III, el pasado verano, el segundo con temperaturas más altas desde que existen estadísticas, la provincia de Granada registró una veintena de fallecimientos relacionados con el calor extremo, uno de ellos se produjo durante la jornada laboral.

Además de recordar los síntomas provocados por estrés térmico, los factores que influyen y los ambientales, los expertos han puesto sobre la mesa las principales recomendaciones para prevenir los riesgos, como aumentar las pausas y descansos, habilitar para la plantilla expuesta zonas de sombra, proveerle de agua fresca, facilitar ropa de trabajo transpirable y adaptar las funciones a las condiciones meteorológicas durante el periodo de altas temperaturas.

Al mismo tiempo, los especialistas han recordado que, además de las medidas preventivas que debe adoptar el empresario, los trabajadores también deben actuar con responsabilidad, comprobando si se han dispuesto los medios necesarios para acometer las tareas encomendadas en situaciones de calor extremo, si saben utilizarlos correctamente, si son los adecuados y aplicando las directrices recibidas para estos casos.

En última instancia, el delegado ha aludido a la guía recientemente publicada por la Agencia Europea de Seguridad y Salud en el Trabajo que recoge una serie de directrices prácticas sobre cómo abordar los riesgos que supone trabajar en condiciones de calor extremo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí