LA VILLA DE SALOBREÑA CELEBRA SUS FIESTAS PATRONALES

0
827

Domingo A. López Fernández

Fotografías: Daniel López Rodríguez

La imagen de Nuestra Señora del Rosario sale en procesión por las calles del casco antiguo

Salobreña celebra durante estos días sus tradicionales fiestas patronales en honor a Nuestra Señora del Rosario. El calendario litúrgico señala el día 7 de octubre su sagrada onomástica, solemnidad que se encuentra muy bien arraigada en Andalucía, donde la devoción mariana a la Virgen bajo esta concreta advocación se repite en numerosas poblaciones que la tienen por patrona. Desde el punto de vista histórico la fiesta a Nuestra Señora del Rosario hunde sus raíces en la batalla de Lepanto y fue el papa Pio V quien el día 5 de marzo de 1572 fijó su celebración anual a modo de agradecimiento por el triunfo de las tropas cristianas sobre la marina otomana. Desde entonces, varios papas han extendido la devoción al Rosario, siendo finalmente Pío X, quien en 1913 señalará la fiesta universal para ese día 7 de octubre que recuerda el triunfo cristiano en la señalada batalla naval.

Tras tres años de suspensión continuada en lo que a festejos se refiere, la villa de Salobreña recupera en este 2022 la tradición, tanto desde el punto de vista religioso como el de recreo y diversión, pues ambos aspectos se conjuntan perfectamente en las fiestas. La institución municipal ha establecido para este año que los festejos se celebren del 4 al 9 de octubre, siendo uno de sus días grandes ese 7 de octubre que está declarado fiesta local.

En el ámbito religioso, la parroquia de Salobreña y la hermandad patronal han fijado la celebración de un triduo que ha tenido lugar en la iglesia de Nuestra Señora del Rosario. Esos tres días señalados han principiado con el tradicional repique de campanas y el disparo de cohetes, aspectos ambos que han sido previos a cada toque antes de la celebración eucarística. Todos los días ha habido rezo del Santo Rosario, al que ha seguido la santa misa que ha presidido el párroco, D. Jorge Nieto. Dentro de esos señalados días, el jueves, 6 de octubre, tenía lugar la ofrenda floral, que se ha verificado con una gran participación de fieles y vecinos. Significativos han sido los colores que han primado en la ofrenda, el blanco virginal que remarca la pureza de María y, asimismo, el rosa que realza el misterio de la Encarnación, siendo los nardos las flores que han tenido más profusión en la entrega. Ese mismo día, en la homilía, el párroco ha exhortado a todos los fieles presentes a ofrecer a la Virgen María una petición por cada flor que de la que han hecho entrega.

El día 7, fiesta solemne en la villa, ha hecho trasladar su grandeza a la iglesia parroquial, donde a las doce de la mañana ocho sacerdotes del arciprestazgo han concelebrado la función sacra, que igualmente ha sido realzada con la participación del coro parroquial. Ya en la tarde, la procesión de alabanza a Nuestra Señora del Rosario tenía fijada su salida procesional para las 20:30 hrs y, con puntualidad espartana, se ha verificado ésta por la antigua puerta lateral de la iglesia. El cortejo ha salido formado desde el interior, figurando a su cabeza la antiquísima cruz parroquial que recientemente ha sido restaurada en el granadino taller de Rafael Moreno, siendo flanqueada ésta por dos ciriales a juego. Tras la cruz se han dispuesto las cofradías y hermandades radicadas en la villa con sus estandartes al frente y la correspondiente representación oficial de la junta de gobierno con sus báculos presidenciales. El orden dispuesto ha sido el que mantienen las corporaciones en la salida penitencial de Semana Santa, de forma que ha encabezado el cortejo la cofradía del Santísimo Cristo de la Humildad, a la que ha seguido la del Santísimo  Cristo de la Humillación, la de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de la Esperanza, la de María Santísima de las Penas y San Juan Evangelista, la del Cristo del Perdón, Santo Sepulcro y la de la Virgen de los Dolores. Ha ultima el orden la hermandad patronal, que ha hecho presente su estandarte representativo.

Tras las corporaciones, fieles devotos han marchado en dos filas portando cirios encendidos para cumplir sus “mandas” e iluminar, de paso, la senda espiritual que lleva hasta el trono de la Madre del Hijo de Dios. Marcha éste en estilo malagueño, estando dirigido por su tradicional capataz, Francisco Llanas, quedando bajo su mando una completa cuadrilla de hermanos portadores que ha desfilado con orden y estilo. Lucen todos para la ocasión una camisa de color blanco, fajín de color celeste y la medalla corporativa colgada de su cuello. A continuación del trono mariano se ha dispuesto la representación de la parroquia con su titular, D. Jorge Nieto, acompañado de la comisión municipal que ha encabezado la Concejala de Economía, Mª Belén Sánchez, el Concejal de Fiestas, José Gabriel Alonso, el Concejal del anejo de Lobres, Nelson Ligero y el concejal Juan Collado, de Mas Salobreña. Finalmente, ha cerrado la marcha la banda de música municipal que dirige el maestro Jorge García Quirantes, que ha conjuntado para este día a sesenta músicos que han bordado sus interpretaciones a su paso por las recónditas calles de raigambre morisca, cuya estrecheces hacen resonar con mayor fuerza si cabe los respectivos sonidos instrumentales.

El itinerario fijado por la hermandad patronal ha partido desde el propio templo, marchando el trono a los sones de la conocida marcha “Jerusalén”,  para continuar por calle Torre, Gloria, Plaza Pescado, Muralla, Puerta Villa, Real, Plaza Museo, Bóveda, Martín Recuerda, Callejón Estación, calle Estación, Plaza Iglesia y desde aquí proceder a su encierro en el templo.

Solemne y con orden, el cortejo procesional ha desfilado con el brillante acompañamiento de la banda, habiéndose podido escuchar alegres marchas, entre las que han sonado con fuerza  “Madre, tu dulce nombre”,  “Macarena”, que lo ha hecho a la altura de la plaza del Museo y ha sido gratificada por un cálido aplauso del público presente. Igualmente han interpretado “Caridad del Arenal”, “Triana”, “Procesión de Semana Santa en Sevilla” y, muy especialmente, “Encarnación Coronada”, ésta última a petición de los hermanos portadores al momento de llegar a la plaza de la iglesia, que ha sido cantada al unísono por los fieles presentes.

El trono de la Virgen del Rosario ha efectuado su encierro a las 22:30 hrs, dos horas, pues de recorrido procesional, que ha estado acompañado en todo momento por vecinos y visitantes, aunque muy especialmente tras la imagen titular. Emotiva ha sido, sin duda, su entrada a la iglesia, donde todas las cofradías y hermandades han formado un pasillo de honor con sus estandartes al frente, a la par que los fieles efectuaban el canto del Ave María. Ya en el interior del templo, el párroco ha invitado a los fieles presente a un momento de oración, impartiendo seguidamente la bendición general. Finalmente, con un sentido reparto de flores entre los costaleros y vecinos de la villa se ha dado por concluido el solemne acto de la procesión de Nuestra Señora del Rosario de este año de 2022, que ha vuelto a resurgir por sus fueros tras el obligado parón causado por la pandemia del Covid-19.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí