MOTRIL PREGONA A SU VIRGEN CORONADA

0
430

          Domingo A. López Fernández

        -Cronista Oficial de la ciudad de Motril-

Fotos: EL FARO

Antonio M. Ruiz Blanco exalta a la Patrona en la edición del XXVIII pregón mariano de la ciudad

A cuatro días vista del inicio de las fiestas patronales, en la tarde del viernes, 5 de agosto, ha tenido lugar en Motril el tradicional pregón a Nuestra Señora de la Cabeza Coronada, acto que marca el preámbulo a esas jornadas de diversión y alegría que se van a vivir durante siete días en el recinto ferial del Cortijo del Conde. El pregón marca todos los años, pues el arranque de nuestras fiestas patronales con el sentimiento puro que despliega el tradicional acto de exaltación a la Patrona de Motril, que este año contabiliza su XXVIII edición y que ha contado para la ocasión con un pregonero de la tierra y conocido cofrade, Antonio Manuel Ruiz Blanco.

Para esta jornada triunfal que antecede a la novena a la Virgen, el equipo de priostía de la hermandad ha erigido un inmejorable altar de cultos que contiene más de sesenta puntos de luz para hacer fulgurar con inmejorable presencia la talla de la patrona motrileña. Se muestra ésta sobre la embocadura del arco en donde está expuesta para su veneración y viste para la ocasión el terno de la Marquesa de Esquilache y las dos coronas imperiales que la Virgen lució el día de su coronación canónica, así como la medalla de oro de la ciudad que le fue impuesta por el entonces alcalde de la ciudad, Luis Manuel Rubiales, el día 13 de enero del año 2000.

Tal como había programado la hermandad de Nuestra Señora de la Cabeza, el pregón tuvo lugar a la finalización de la eucaristía de la tarde, que ha presidido el párroco, D. Daniel Barranco Rodríguez. Con posterioridad, se daba paso al acto protocolario de la entrega de las cubiertas al pregonero, que tuvo lugar en el salón de mantos en presencia del rector del Santuario, hermanos de la hermandad, una representación de la ciudad que ha encabezado su alcaldesa, Luisa Mª García Chamorro, y el pregonero y su presentador. Esta preciosista obra de las “tapas” fue encargada al artista motrileño Jesús Ortega Fernández, que ha logrado una singular obra totalmente artesanal realizada en tela de color azul, tal como había pedido su hermandad. En su portada, enmarcada en una llamativa orla, figura el escudo del gremio patronal, la edición del pregón y el nombre del pregonero, reflejando en la contraportada la imagen de la Virgen que ha sido realizada en pintura textil.

Tras unos breves minutos de cortesía, se iniciaba el acto oficial del XXVIII pregón de exaltación a Nuestra Señora de la Cabeza Coronada, y para ello subía al atril la hermana María Ángeles Rodríguez Tovar, camarera mayor, para dar la bienvenida a todos los presentes, prolegómenos que posteriormente hizo repetir a EL FARO, para mostrar su satisfacción personal por volver a salir a la calle el día 15 de agosto tras tres años de suspensión por motivos de la pandemia.

De seguida tomaba la palabra el presentador del pregonero, Ramón Sabio Ruiz. De inicio afirmó que la difícil tarea encomendada no suponía esfuerzo para él, pues Antonio M. Ruiz Blanco no necesitaba de presentación alguna, ya que todo el mundo lo conoce en Motril. Recordó, igualmente, los lazos de su familia, que son quienes le han inculcado su arraigada fe y su acendrado sentimiento cofrade. E, igualmente, las que son sus más grandes devociones marianas, la Patrona de Motril y María Santísima de la Victoria. Para él es un artista en toda su plenitud, sin duda, pues como bien reconoció, sus exornos florales, sus diseños de altares, sus flores de talco, ramilletes y ramos confeccionados así se lo refrendan como tal. Las vivencias personales siguieron trasladando a los fieles presentes la personalidad del pregonero y su esencia cofrade en la que es su querida corporación del lunes santo. Ramón Sabio despedía su discurso afirmando que “sabe que lo vas a hacer muy bien y que Nuestra Señora de la Cabeza seguro se muestra orgullosa de tus palabras”.

Antonio Ruiz Blanco ocupaba su lugar en el altar para exaltar a su Virgen y Patrona con unos sentidos versos de cuño propio en los que, entre otros temas, hizo referir “Haz de mí un camino, que sepa decir al mundo/Que este cerro está lleno, del amor más profundo/Que no cabe el dolor, que no cabe la pena/Que tu mirada, Madre, alivia toda tristeza/Haz de mí un camino, que convierta la vida en un bonito verso/Que solo hable de nuestros hermosos encuentros/Haz de mí tu siervo, la ayuda al que camina, ciego en este hermoso sueño/Haz de mí un destino, al que peregrinar, en este bendito camino”. El pregonero finalizaba este solemne preámbulo dirigiendo sus palabras a la que es su Reina, Madre y Soberana. Y para ello relataba un cantico con sentimiento en el que pudo afirmar que “he subido a este Cerro, para postrarme ante tu cara: y admirar tu perfección; Hija de Joaquín y Ana. Que he subido a este Cerro, para postrarme ante tu cara; Y decirte que ni en el cielo, te quieren como aquí se te ama. ¡He subido ante ti, con el alma encadenada: porque preso soy de Ti, ¡mi Cabeza Coronada!”.

Tras los saludos de rigor, Antonio Ruiz pregonaba a los cuatro vientos que la Virgen nos honraba hoy con su presencia y a sus plantas todos nos postramos en esta noche mágica en la que Ella nos mira atenta y fortalece nuestros corazones. Dirigía a continuación sus palabras al hermano mayor de la hermandad de la Virgen, por “poner en mis manos este orgullo y este privilegio que no olvidaré jamás”. Asimismo, a su presentador, quien es su gran amigo, al margen de ser familia de corazón. Y, con ello, igualmente a sus padres, quienes le han inculcado la fe que profesa.

La primera parte de su pregón va dirigida al amor que destila la Virgen a los motrileños desde su santuario, en donde alberga en su interior un continuo reguero de promesas y peticiones. Hizo también un emotivo recuerdo a los motrileños ausentes que se encuentran ya a su lado y que “se marcharon a tus brazos sin pensar en quien dejaron, pero sabiendo que tu consuelas al cristiano”. Antonio Ruiz sigue en su pregón recordando los lazos que unen a Motril con su Virgen y Patrona, dos almas que se unen en un solo corazón. “Motril es Ella y Ella es Motril, porque ante todo quiso quedarse donde el clavel de la vega afloraba incansablemente en campos ya perdidos de la historia…Motril es Ella y Ella es Motril, porque Ella ganó un terreno, pero Motril ganó el mismo cielo”. Los orígenes de su leyenda misteriosa siguieron recreando el amor que se le profesa para hacer pregonar a los cuatro vientos que llegaste aquí sabedora que los motrileños necesitábamos de su amor y de su grandeza. Y finalmente espetó que Motril tiene una deuda contigo y es la de tenerte para siempre como Patrona soberana.

El recuerdo a los terremotos de 1804 fue el siguiente lazo conductor al que aludió el presentador. Ruina, miedo y pavor, pero ahí estaba Ella para extender su consuelo y, de su mano, todo Motril se encomendó  a su faz para que jamás volvieran a repetirse los terribles movimientos sísmicos. Sin embargo, lo hicieron, y ahí es cuando la ciudad entera suplicó “a Nuestra Señora la protección de ese pueblo que ve en ella el consuelo y la fuerza para seguir adelante”. Es esta tesitura la que explica que cada 13 de enero marche al templo mayor para recorrer las calles de la ciudad y tener así mayor cercanía con sus hijos.

El pregonero finalizaba ya su discurso dando las gracias a la Reina Madre de los motrileños y por ello afirmó que “tú eres Reina de la costa y orgullo del mundo entero”, refrendo que se ha de ver en la procesión que todos esperamos ese sentido día del 15 de agosto. Por tanto, “abridle paso solemne a la que ha sido coronada de fe por la trinidad de su retablo, coronada por sus hijos y la devoción de nuestros ancestros”. El agradecimiento infinito del pregonero volvió a repetirse en la parte final de su discurso al expresarle que “el amor con amor se paga, que tú tienes el mío y el tuyo me lo llevo en mi alma”.

Concluido el pregón, todos los fieles presentes protagonizaron de pie un sonoro aplauso que se hizo extender durante bastantes minutos mientras el pregonero comenzaba a recibir las felicitaciones de familiares, amigos y miembros de la hermandad. Pasados unos instantes y ya sobre el altar, el presentador del pregonero recibía de la hermandad un cuadro en el que figura enmarcada la figura de la patrona. Y, asimismo, de manos dela alcaldesa de la ciudad se le hacía la entrega a Antonio Ruiz un cuadro conmemorativo en el que figura refulgente la medalla de la hermandad con una sentida dedicatoria al que ha sido pregonero de la Patrona en este año de 2022.

EL PREGONERO

Antonio Manuel Ruiz Blanco, pregonero encargado de la exaltación de Nuestra Señora de la Cabeza Coronada de este año de 2022, es un conocido hombre de hermandad que se encuentra muy integrado en el mundo cofrade de la ciudad. Ha sido hermano mayor de la hermandad del Nuestro Señor en el Huerto de los Olivos, “Humildad y Victoria”, y pregonero de la Semana Santa de Motril en el año de 2014, así como de la titular mariana del lunes santo en este mismo año. Nacido en Motril en el año 1991, tiene cursado el grado de Magisterio y, actualmente, desempeña el trabajo que le gratifica su fuero interno, el del arte como tal, pues es artífice y decorador de actos y eventos de tipo religioso, al margen de haber sido designado vestidor de la Virgen de la Victoria, Nuestra Señora del Valle y María Santísima de la Amargura, titular esta última que recibe culto en el Santuario de la Patrona. Ha sido, igualmente, comisario de la exposición “XXV años de Victoria” que se celebró en la ciudad de Motril en el mes de julio de 2018 para homenajear al escultor Pedro de la Rosa.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí