La Hermandad de la Borriquita celebra solemnes cultos en la iglesia de la Encarnación

0
1201

        Domingo A. López Fernández

Fotos: EL FARO

Adrián Ramos Quirós pronuncia el pregón de exaltación a sus sagrados titulares

Adentrados ya en la tercera semana de cuaresma, continúan celebrándose los sagrados cultos que ofrecen cofradías y hermandades de la ciudad a sus respectivos titulares. En su particular acepción, la cuaresma marca al cristiano la senda preparatoria para la Pascua de Resurrección y, por tanto, se trata de un tiempo de reflexión, más igualmente de penitencia, aspectos ambos que nos hacen adentrarnos en los contenidos litúrgicos que devienen de la pasión y muerte de Cristo. Bajo este prisma, los cultos cuaresmales que prodigan las corporaciones penitenciales motrileñas han de ser entendidos como actividades que redundan en la reafirmación de la fe cristiana y, sobretodo, en esa práctica personal que todo hermano y cofrade sublima en su interior para acendrar el fervor y la devoción en una imagen sagrada que anida en su corazón bajo una determinada iconografía pasionista y una concreta advocación.

Este fin de semana dos corporaciones penitenciales han programado en sus respectivas sedes canónicas solemnes cultos a sus titulares, concretamente la hermandad de la Borriquita y la cofradía de Jesús del Perdón. Ambas han verificado dos solemnes triduos que, siguiendo el protocolo marcado por sus respectivas juntas de gobierno, han culminado en la pronunciación de los pregones que ensalzan y enaltecen a sus respectivas insignias de pasión. La hermandad de Nuestro Padre Jesús en su Triunfal Entrada en Jerusalén y Nuestra Señora del Rosario había dispuesto un triduo en honor a sus sagrados titulares durante los días 17,18 y 19 de marzo de 2022 en la iglesia Mayor de la Encarnación, ceremonias que han gozado de una amplia representación de hermanos de hermandad y de la propia feligresía de la ciudad. Concretamente, y en el propio crucero del templo parroquial, se han dispuesto los bancos reservados a esta señera corporación del Domingo de Ramos que ha ofrecido sus cultos en la antigua capilla del sagrario, espacio sacro en el que se veneran sus titulares desde que en el año de 2019 abandonasen su anterior sede canónica, la capilla de las RR. MM. Dominicas.

Durante varios días, la junta de gobierno de la hermandad ha estado inmersa en el ornato de la capilla titular y en el aderezo del grupo escultórico que representa su advocación. Fiel a la tradición, las imágenes han sido revestidas por sus tradicionales vestidores, Oscar Rodríguez Díaz para la Virgen del Rosario, y el sacerdote motrileño Javier Sabio Sánchez para las imágenes de Jesús y San Pedro. En su conjunto, el grupo escultórico recrea fidedignamente la entrada del Salvador en Jerusalén como rey de la Paz a lomos de una borriquilla. Concretamente, Jesús aparece tocado con un nimbo plateado que es símbolo de su realeza y un “talit” sobre sus hombros que fue adquirido en Jerusalén para aderezar su figura en tiempo de cuaresma. La Virgen del Rosario y la imagen de San Pedro muestran igualmente el atuendo hebreo, realzado en colores vivos e inmaculados para recrear esa entrada gloriosa de Jesús en tierra santa como Mesías y rey de Israel. Sobre la mesa de altar, ocho candeleros y una sencilla composición floral que es obra de la empresa motrileña “Flores Calvente”, realzan magistralmente este pasaje de la pasión con el que se inicia la Semana Santa.

El viernes, 18 de marzo, la celebración eucarística de la tarde evidenciaba una extraordinaria acogida en todo el recinto eclesial. En verdad ha habido representaciones de la práctica totalidad de corporaciones penitenciales de la ciudad y la propia de la Agrupación de Hermandades y Cofradías, que ha situado en lugares preferenciales a dos de sus vocales, Joaquín Bustos y Vicente Tamayo. Al margen de ello han estado presentes personalidades de la vida local, aunque lo han hecho como simples feligreses, en este caso la alcaldesa de la ciudad, Luisa Mª García Chamorro, y la concejala Inmaculada Torres. Particular atención ha merecido la extensa representación de la hermandad del Gran Poder, corporación con la que “La Borriquita” está hermanada y que han representado de modo oficial dos de sus antiguos hermanos mayores, Juan Manuel Jiménez Rufino y Juan Vázquez. La santa misa ha sido oficiada por su consiliario, D. José Albaladejo, que en su homilía ha recordado el pasaje de la huida de Egipto de la Virgen María, San José y el Niño para salvarle de la muerte que había ordenado Herodes. El párroco ha querido parangonar este hecho histórico con la triste realidad que están padeciendo los ciudadanos de Ucrania en un éxodo sin precedentes en la historia de la humanidad por causa de la guerra de aniquilación que ha iniciado Rusia. Todo el ceremonial eucarístico ha estado amenizado por el coro “Nuestra Señora de las Angustias, grupo que para concluir su intervención ha interpretado magistralmente el himno a la Virgen del Rosario que ha sido adaptado a las voces del coro. Finalizada la santa misa, la junta de gobierno de la hermandad de la Borriquita ha procedido a la bendición e imposición de medallas a los nuevos hermanos, niños en su gran mayoría, que están abocados a renovar y dar un impulso generacional a los componentes de esta señera corporación del Domingo de Ramos. Todavía ha quedado reglado un acto más en la propia iglesia Mayor, aunque fuera del protocolo regido por la hermandad,  ya que se ha podido asistir a un espléndido concierto de marchas procesionales que ha ofrecido la orquesta del Conservatorio profesional de Música “Antonio Lorenzo”.

El sábado, 19 de marzo, último día del triduo, se ha celebrado la eucaristía con similar acogida de fieles, ceremonial en cuya homilía el párroco ha querido incidir en el la significación de la primera lectura en la que Moisés sube al monte Sinaí y contempla las zarzas ardiendo. La escena guarda un gran simbolismo para el cristiano, pues se identifica con el fuego que calienta, que ahuyenta animales y que facilita la preparación de alimentos. Como bien ha indicado D. José Albaladejo, ese fuego que no se consume es Dios, y es quien ahuyenta el mal de todos nosotros y el que nos anima como Hijos suyos. Por tanto, la enseñanza de la iglesia es que no se trata de un Dios lejano, muy al contrario, muy cercano, un Dios que escucha y auxilia y la manera de perpetuar esa permanencia es darnos a su propio Hijo que es la grandeza de Cristo.

Finalizada la santa misa, ha tenido lugar el pregón de exaltación a los sagrados titulares de la hermandad, que constituye en ésta su XXX edición y que ha quedado a cargo del joven cofrade motrileño Adrián Ramos Quirós. El acto ha dado principio a las 21:15 hrs, instante en el que ha accedido al altar Juan Maldonado, anterior hermano mayor de la hermandad, para hacer notar que fue él quien designó a este joven cofrade durante su mandato y que por causa de la pandemia del Covid-19 se ha tenido que posponer su edición por tiempo de dos años consecutivos. A continuación, solicitaba el acceso al ambón del presentador del pregonero, el también cofrade David Prados Fernández, persona a quien unen fuertes lazos de amistad con el protagonista del día, vinculo que se forjó en su etapa de adolescencia cuando ambos formaron parte del grupo semana santero de “La Chicotá”.

Con los saludos de rigor a todos los presentes David Prados recordaba que este es el año del regreso a la normalidad, de la vuelta a nuestra vida, y que por este motivo le toca presentar a alguien que no necesita de la palabra para ilustrar el mundo que le sugestiona. Como bien dijo, todos conocimos a Adrián con una cámara en la mano;  creció bajo un paso de palio en La Chicota y fue cartelista de nuestras pasiones y pregonero antes que fotógrafo porqué Adrián Ramos nació cofrade. A él se le pudo escuchar por las ondas para hacer de lo pasajero algo que perdure para siempre. La gran pasión de este pregonero del año 2022 es  Nuestra Señora de la Cabeza Coronada, imagen sagrada en la que se inició su vida cofrade y que le fue inculcada por sus padres. Junto a su madre llegó al templo Mayor de la Encarnación para convertirse en monaguillo y vivir intensamente las madrugadas de las corporaciones penitenciales de la ciudad.  Adrián Ramos tuvo otra pasión, la Borriquita, hermandad que le abrió las puertas para formar parte de las trabajaderas del paso de misterio, tarea que le marcó para una página esencial en su vida. El presentador tuvo igualmente palabras de fineza y lealtad hacia su amigo,  al catalogarle como un corazón noble, pleno de sinceridad y al que le apasionan nuestra semana santa, nuestras tradiciones y la historia. Este es, sin duda, Adrián Ramos, el pregonero de este año para esta corporación penitencial que marca el inicio de la semana santa en el Domingo de Ramos.

Las primeras palabras del pregonero fueron dirigidas a la fiesta señera de los cristianos, la semana santa, de la que dijo “no vuelve, porqué nunca se marchó”, ya que vive y perdura en el corazón de todos, y “pongo a Dios por testigo de nuestras almas para gritar al mundo que él siempre anduvo entre nuestras calles y plazas, que nunca quiso irse”. Por eso afirmó que en este día venía a pregonar que la Semana Santa está más viva que nunca y que Cristo está siempre más allá del sagrario. Tuvo también en estos prolegómenos un recuerdo emocionado para los que ya no están con nosotros y bajo el recinto eclesial pudo anunciar que “continúe esta bendita herencia de nuestra fiesta suprema entre hijos y padres, que todo lo que se respire sea vida y que vuelvan las aguas a sus cauces porqué Cristo Triunfante ya vuelve a las calles de Motril”, palabras que fueron refrendadas por un intenso aplauso.Entrando de lleno en el contenido de su discurso, Adrián Ramos quiso señalar el paréntesis de dos años que le ha tenido en cartel para pregonar a sus titulares. Fueron momentos igualmente de gratitud para las dos juntas de gobierno de la hermandad de la Borriquita, la saliente y la entrante, por conferirle el honor de pregonar a Jesús a lomos de la borriquita y a su Madre del Rosario y, como no, al presentador, al que desde sus primeros instantes siempre tuvo en mente para que le acompañase en este honroso honor de ser el pregonero del año 2022. Nos queda, dijo, la “espera que acorta y que nos regala los benditos momentos de una cuaresma soñada. No vuelve, porqué nunca se marchó, porqué los que volvemos somos nosotros. Así que aquí me tienes Señor”.  En su evocación Adrián Ramos recordó la estación de Penitencia del Señor de la Borriquita, cortejo que a su paso por la plaza de Agustinos, las Palmeras o la Plaza de España genera una magia especial en las almas que se congregan para contemplarte. Volviendo su mente atrás tuvo palabras de enaltecimiento para la cuaresma, tiempo de reflexión en la vida que reafirma los lazos de hermandad en los ensayos, en las reuniones y en los repartos de hábitos en la casa de hermandad. Por todo ello afirmó ¡Qué grande la cuaresma que nos acerca a Cristo sin importar el quien o sus alhajas¡.

Para ese día tan esperado como es el Domingo de Ramos sus palabras quisieron encumbrar todo el ambiente que se respira desde las primeras horas de ese que es su día grande. El cortejo en la calle genera un ambiente de sensaciones puras y sublimes cuando sale por la plaza de España y ve que un Motril rebosante de fieles espera al Mesías triunfante que pocos días después va a entregar su vida por todos nosotros. Para los “borriquitos” y las Madres Dominicas, a las que citó nombre por nombre, tuvo igualmente palabras a aliento, pues refirió que en el colegio que ellas regentan hemos vivido “días grandes como la primera vez que se ponía la Santísima Virgen del Rosario en las calles hasta la Magna del Ecce Agnus Dei y momentos históricos como el de la bendición de nuestra Santa Madre”, instantes que han dejado huella en todos nosotros.

En boca del pregonero dos son las Madres Virginales que ocupan su corazón, Cabeza y Rosario, a las que ha podido contemplar en detalle y contemplándolas ha podido comprender que en su rostro se encuentra la verdad más verdadera. Como bien llegó a afirmar, “hoy me ha traído hasta aquí, bendita Madre del Rosario, a  plantarme ante tu altar de rodillas para contarte la historia de un amor sin igual de Motril”. Desde luego, pues no cabe más amor bajo tu palio que el de los “hijos que un día te entregaron su corazón para ir cobijados en el azul de tu manto, porqué Virgen del Rosario, ahí tienes a tu hijo e Hijo, ahí tienes a tu madre”. Adrián Ramos finalizaba su pregón con un alegato, el de que este próximo Domingo de Ramos del año de 2022 va a permanecer en la mente de todos, en la historia y en los libros, pues con Cristo todo ha llegado y bajo esta afirmación pudo gritar  a los cuatro vientos “ Señor, tu que llevas en ti el peso de todas nuestras cargas, tu que eres faro en el destierro, vida en la muerte, flor renacida de un milagro, ¿por qué te quiero tanto Señor?. Esa respuesta guardada la tengo yo y cuando mi lecho de muerte llegase gritaré: ¿A la Gloria, con Dios, por Dios y a Dios.” Con la consabida frase “he dicho”, todos los hermanos de hermandad puestos en pie granjearon al pregonero un sonoro y extendido aplauso que fue correspondido por el resto de la feligresía presente.

De seguida, el hermano mayor de la hermandad, Juan José Sánchez Callejas, accedía al ambón del altar para corresponder con la entrega de dos cuadros conmemorativos al pregonero y su presentador, momento que dio paso a una interminable sucesión de felicitaciones de hermanos de hermandad, amigos y familiares. Ha sido, sin duda, un sentido pregón que ha hecho vibrar en los corazones de todos el sentimiento de fe y devoción que atesora este joven cofrade que ha vivido desde sus tiernos años de infancia el amor en Cristo pero, sobre todo, el fervor y la pasión a Jesús en su Triunfal entrada en Jerusalén y su Madre, la Virgen del Rosario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí