EFEMÉRIDES DE FIN DE SEMANA

0
481

Domingo, 28 de noviembre de 2.021

NACIMIENTO DE LA SOCIEDAD ECONÓMICA DE AMIGOS DEL PAÍS DE GRANADA

                                                                                  Antonio Gómez Romera

Tal día como hoy, hace 244 años (viernes, 1777), por Real Cédula, son aprobados definitivamente los Estatutos de la Sociedad Económica de Amigos del País de Granada, promovida por el granadino Bartolomé de López de Bruna y Ahumada (1724-1799), consejero de Hacienda comisionado en la ciudad.

El origen de las Sociedades Económicas de Amigos del País

En España, desde los inicios del siglo XVIII, las tertulias de amigos, intelectuales y profesionales, comienzan a convertirse en Academias literarias o científicas reglamentadas. Surgen así la Academia Española de Historia (por Real Cédula de Felipe V, 17 de junio de 1738), la Academia de Bellas Artes (por Real Decreto de Fernando VI, 12 de abril de 1752) o la Academia Nacional de Medicina (Real Decreto de 28 de abril de 1861, “para fomentar el progreso de la medicina española, publicar su historia bibliográfica, formar la geografía médica del país y un diccionario tecnológico de la Medicina”…). En 1753, y alrededor del X conde de Peñaflorida (Xavier María de Munibe e Idiáquez, 1729-1785), se reúnen en Vergara (Guipúzcoa) tertulias de personajes nobles e influyentes para debatir sobre temas de actualidad, políticos, económicos, científicos…etc. Un año después elaboran un escrito dirigido al Consejo de Castilla en el que solicitan autorización para crear la Real Sociedad Económica Vascongada de Amigos del País. Y en febrero de 1765, celebran en Vergara la “Junta Fundacional” quedando así constituida la primera Sociedad Económica en España con el beneplácito de la monarquía. El objetivo de las Sociedades Económicas de Amigos del País, según la Sociedad Vascongada, es “fomentar, perfeccionar y adelantar la agricultura, la economía rústica, las ciencias y artes y todo cuanto se dirige inmediatamente a la conservación, alivio y conveniencia de la especie humana”.

Pedro Rodríguez de Campomanes y Pérez-Sorriba, primer conde de Campomanes (1723-1802).

Pedro Rodríguez de Campomanes y Pérez-Sorriba, primer conde de Campomanes (1723-1802), ministro de Hacienda en el primer gobierno reformista del reinado de Carlos III, hace suya la idea de difundir este tipo de Sociedades. Y así la incluye en su “Discurso sobre el fomento de la industria popular” (1774) y en el “Discurso sobre la educación popular de los artesanos y su fomento” (1775). El primer Discurso en el que se hacen constar las líneas maestras por las que se deben guiar las futuras Sociedades es difundido por todas las instancias oficiales (civiles y eclesiásticas) y el propio Consejo de Castilla se ocupa de su reparto a todas las Chancillerías, Audiencias, Intendencias y Ayuntamientos, y de hacer recomendaciones oficiales a favor de la creación de estas Reales Sociedades por toda España.

La Sociedad Económica de Amigos del País de Granada

Bartolomé de López de Bruna y Ahumada, con el apoyo de varios eclesiásticos y un grupo de maestrantes solicita al Consejo de Castilla la creación de la Sociedad Económica de Amigos del País de Granada el miércoles, 16 de Agosto de 1775, diez años después de que el conde de Peñaflorida, fundara la primera, la Sociedad Vascongada de Amigos del País, instando al Consejero de Castilla granadino, Pedro José Pérez Valiente y Petel (1713-1789), conde de Casa Valiente, su mediación para la aprobación real.

Logo Reales Sociedades Económicas de Amigos del País.

La Sociedad Económica tiene que sortear la oposición de un sector del Ayuntamiento de Granada que pretende crear una Sociedad totalmente controlada por la autoridad local, pero el Consejo de Castilla actúa en favor de la iniciativa privada y en contra de los intentos de control por parte de las autoridades locales. El Fiscal del Consejo de Castilla concede el permiso para celebrar las primeras Juntas y redactar Estatutos, dando orden al Ayuntamiento de Granada para ceder la Casa Consistorial como lugar donde celebrar las reuniones. Los promotores utilizan un ejemplar de los Estatutos de la Sociedad Matritense como modelo para elaborar los suyos y una vez redactados reciben el visto bueno del Consejo de Castilla, el 28 de Noviembre de 1777. Se ha de hacer notar que Granada es la primera capital del Sur de España en tener una Sociedad Económica y Sevilla, aunque inicia muy tempranamente los trámites para su aprobación, por diversos motivos no va a ser aprobada hasta dos años más tarde.

La Sociedad granadina elige como divisa para su Escudo “una granada (en significación de este reino), alrededor de cuya flor un enjambre de abejas (alusivo a la Sociedad) que con su aplicación y trabajo, extrae de las débiles materias, de su propio jugo y del rocío del cielo las admirables producciones y bienes que en ella estaban ocultos por falta de cultivo” y como lemas, un verso de Virgilio, (tomado del libro 4º de las Geórgicas: “Admiranda dabunt levium spectacula rerum”) y la frase, SOCORRE ENSEÑANDO”, para proceder bajo la luz de la reflexión, la razón y el conocimiento.

Para desarrollar sus tareas, los socios se distribuyen en tres sesiones o comisiones:

Educación, Agricultura y Artefactos e Historia natural, ligeramente diferentes a las tres comisiones que funcionan en la Matritense. Las comisiones se reúnen en juntas semanales, aunque existen también juntas mensuales de todos los miembros de la Sociedad y juntas públicas de carácter anual y verdadero escaparate externo de la Sociedad.

Las concepciones ilustradas consideran que la enseñanza no debe tener un sentido universal y homogéneo, sino que debe ser diferente según la clase social a la que sea destinada. Así, en 1785 promueven la creación de un Seminario de Nobles inspirado en el fundado por la Sociedad Vascongada, destinado a unos centenares de jóvenes de la nobleza y clases altas con un ambicioso e innovador programa educativo que incluye los idiomas y las materias científicas, sin olvidar “habilidades propias de la nobleza” como la esgrima, la equitación y la música.

Medalla Sociedad Económica de Amigos del País de Granada.

En cuanto a la educación popular, la actuación se centra en los niveles más elementales de enseñanza…, el intento de crear una Escuela en la Carrera del Genil con cargo a las temporalidades de los jesuitas es pronto abandonado… Se cosecha un cierto éxito en imponer nuevos modelos de enseñanza, como el novedoso método de escritura de José Julián de Anduaga y Garimberti (1751-1822, “Arte de escribir por reglas y sin muestras”), que permite el aprendizaje de la escritura a grupos numerosos de alumnos en corto espacio de tiempo… pero, las más interesantes son las iniciativas que tienen lugar en el campo de la “enseñanza profesional”, pioneras en su promoción. Asimismo se abre una Escuela de dibujo práctico para los artesanos, a la que el rey otorga una asignación de 2.000 reales anuales…y que se orienta, poco después, hacia las Bellas Artes, incluyendo Arquitectura, Pintura y Escultura y admitiendo alumnos de grupos sociales más elevados. También promueve iniciativas destinadas a la enseñanza secundaria como una Escuela de Latinidad y una Academia de Química y Botánica en 1797.

La Sociedad Económica de Granada presta especial atención a los cultivos de la zona, fomentando las plantaciones de moreras y morales, necesarias e imprescindibles para relanzar la producción de la seda, así como el cultivo del azúcar. También promueve en la Vega de Granada el cultivo de arroz y de plantas textiles tales como el lino y el cáñamo (deficitarias y afectadas en su abastecimiento por el bloqueo inglés en los años finales de siglo). Impulsa igualmente la implantación de regadíos por medio de la elaboración de “Memorias” y realiza “Informes” ante la Administración Central sobre los que se están promoviendo en la cuenca del Guadalfeo, en la zona de Lobres y Salobreña.

La Sociedad Económica supervisa asimismo la Real Fábrica de lonas que da trabajo a más de 2.000 operarios. Y también, en 1785, realiza un préstamo de 24.000 reales que proceden de sus fondos a Gabriel Quintana para el establecimiento de una fábrica de indianas (Tela de lino o algodón, o de mezcla de uno y otro, pintada por un solo lado) y lienzos pintados.

Medalla «Socorre Enseñando» – Lema de las Sociedades Económicas de Amigos del País.

La Real Fábrica de Lonas de Granada, situada en el Albayzín, fabricaba la mayorparte de las velas y aparejos de la flota de la Armada Española de finales del XVIII. Siete de cada diez barcos de la Armada española montaban velas y jarcias procedentes de Granada. El lino y el cáñamo necesarios, procedían de los inmensos cultivos de las vegas de Granada, valle de Lecrín, Loja, Orce, Galera, Baza y Guadix. En este sentido Granada se aupó por entonces a las tres primeras posiciones de “renta per cápita” de las ciudades españolas, puesto compartido con Segovia y Mallorca, tres únicas provincias que superaban los 5.000 reales por persona. Sin embargo, la destrucción de la flota española en las batallas del Cabo de San Vicente (14 de Febrero de 1797) y Trafalgar (21 de Octubre de 1805), hundió la actividad de la Real Fábrica de Lona de Granada y de casi dos centenares de atarazanas y telares granadinos más pequeños.Así pues, la iniciativa de Gabriel Quintana y su fábrica de indianas y lienzos pintados, va a resultar un fracaso… que no le permite a la Económica ni recuperar siquiera los fondos prestados.

La Sociedad Económica de Granada crea y costea también una Escuela de hilado de lino y cáñamo para niñas en el centro de la ciudad hasta conseguir una asignación con cargo a los “expolios y vacantes” del arzobispado y crea otra de hilados de lana en el Albaicín en la década de 1780, por la que pasan más de 300 alumnas, así como una tercera escuela en Maracena. También promueve la fabricación de manufacturas populares o bastas con mano de obra poco especializada que proporcionan empleo y un producto barato y asequible.

En los años especialmente duros de principios del siglo XIX, la Sociedad Económica de Granada procedera al reparto de “sopas económicas” (adaptación al país de las llamadas “sopas Rumford», una mezcla de patatas, guisantes y diversos cereales, experiencia surgida en Alemania que contribuye a popularizar un alimento como la patata, que era considerado como alimento para el ganado. En los primeros meses de 1804 y 1805, en el marco de la hambruna que asola el país… se reparten más de 27.000 raciones… una gota de agua en el amplio panorama de hambre y necesidad…

Colofón

Desde sus primeros años de actuación y hasta la invasión francesa, el balance que aporta la actuación de la Sociedad Económica de Granada es forzosamente modesto. Destaca el contraste entre la amplitud de objetivos proclamados en sus Estatutos y la mucho más modesta realidad de sus actuaciones, algo lógico al nacer lastrada por la falta de medios económicos para llevar a cabo sus proyectos y por el “voluntarismo” que preside la acción de sus miembros, muchos de los cuales no tienen ni la preparación ni la dedicación que sus tareas requieren. Como con tantas reformas preconizadas por los ilustrados, con las Sociedades Económicas de Amigos del País se realizaron meros retoques en el panorama socioeconómico, sin afectar a las estructuras sociales del Antiguo Régimen, que permanecen sin cuestionar e inalterables.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí