EFEMÉRIDES DE FIN DE SEMANA

0
620

EFEMÉRIDES DE FIN DE SEMANA

Domingo, 26 de septiembre de 2.021/EFEMÉRIDES EN EL FARO

                                                                                  Antonio Gómez Romera

Tal día como hoy, hace 354 años (lunes, 1.667), fallece Luís de Paz y Medrano (1.604 – 1.667), Corregidor “eventual y accidental” de Granada.

A modo de prólogo

“Refiérese que el día 18 de Mayo de 1.648, el pueblo amotinado en el Albaicín por falta de pan, poca previsión y mal gobierno, bajó en tropel al centro de la Ciudad, dando vivas al Rey y mueras al Gobierno: Las turbas se dirigieron a la casa del Corregidor, Don Francisco Arévalo (que había huido), y a la Chancillería, cuyo presidente les ofreció el nombramiento de nuevo Corregidor. El pueblo aclamó a Don Luis de Paz y Medrano, quien, con un crucifijo en las manos, fue paseado a caballo por la ciudad y vitoreado con entusiasmo, arrojándosele flores a su paso” (…) “Cuando el pueblo, al pasear a D. Luis gritaba frenético: ¡Viva nuestro Corregidor!…, el señor Paz Medrano, levantado el Crucifijo que tenía en las manos, les decía:.., ¡Hijos, este es vuestro Corregidor, que yo no!” (…) “El Rey Felipe IV, a ruegos de Don Luis de Paz, perdonó a los amotinados”. (1)

Ante la actuación de don Luís, un buen hombre, dicen los documentos que se repicaron las campanas de las iglesias y hasta se sacaron a la calle las procesiones. “Todo terminó con rezos del pueblo en la Iglesia de San Cecilio, cohetes y luminarias en el Campo del Príncipe, mientras el corregidor Arévalo huía de la ciudad disfrazado de monje. El precio del trigo bajó de 72 a 42 reales la fanega, tomándose duras medidas contra aquellos que lo habían acaparado para luego revenderlo más caro, mientras el corregidor Arévalo miraba para otro lado” (2)

Unas breves notas sobre la ejemplar vida de don Luís

Era hijo de don Luís de Paz Arias y de doña Isabel de Paz y Carvajal, padres nobles, piadosos y observantes de la verdadera Ley Católica, temerosos de Dios. El joven infante es bautizado en la Iglesia Parroquial de los Santos Justo y Pastor, el día de San Luís Obispo, diez y nueve de Agosto del año de mil seiscientos y cuatro. 

Fue un gran hombre, por la Nobleza de su Sangre, sus acrisoladas virtudes y por servir a Dios y a los hombres, sin medida. A los 8 años de edad fue nombrado Caballero del Orden de Calatrava por el rey Felipe IV, y se convirtió, sin proponérselo, en «el ídolo de las clases menesterosas de Granada».

Ejerce el Mayorazgo de su Casa y ya de pequeño, en la escuela, descubre su gran habilidad para escribir, leer y contar. Con 13 años ingresa en el Seminario de la Compañía de Jesús, donde aprende Gramática y Lengua Latina.

Con 16 años de edad sus padres le casan con doña María Hurtado de la Fuente, señora nobilísima por su virtud y por su sangre; hija de Luís Hurtado de la Fuente y de doña María de la Fuente Hurtado, naturales de la ciudad de Motril. El joven se entrega al manejo de las armas, oye misa a diario, reza el Rosario de Nuestra Señora y el Oficio de los Caballeros de su Orden.

Persona admirable, ilustre, esclarecido y con halo de santidad, pertenece a la Tercera Orden de San Francisco (laicos consagrados) y acude, casi diariamente, y todos los viernes del año, a recorrer las Estaciones de Penitencia hasta la Ermita del Santo Sepulcro del Sacromonte. A las horas de menor concurrencia de gente, sale de su casa con el hábito de nazareno, portando una pesada cruz al hombro, los pies descalzos y piernas descubiertas, a imitación de Cristo. Un día desapacible, al llegar a la Ermita, descansando fatigado en su humilladero vio a otro Nazareno con la cruz al hombro y con un resplandor que salía de su cuerpo; se arrodilló ante dicho Nazareno, que le dijo a don Luis: “toma aliento que yo llevo por ti esta cruz y por todos los pecados de los hombres”.

Colofón

“… entregó su espíritu en manos de su Criador (…) siendo de edad de sesenta y tres años (…) Quedó su rostro después de haber expirado, mucho más hermoso y agradable que cuando estaba vivo (…), siendo blanco de su natural, y el pelo castaño oscuro, aunque no cano del todo, un poco calvo, los ojos garços (de color azulado), aunque no muy grandes, pero en perfecta proporción, la nariz derecha, y afilada, el rostro algo redondo (…) Compúsose con toda brevedad el cuerpo, el cual pusimos en una cama de granadillo muy rica bronceada, en la misma sala donde había expirado, poniéndole en su caja, la cual estaba guarnecida de terciopelo carmesí con franjas de oro, con sus aldabones y tachuelas doradas, la sala también estaba adornada con sus colgaduras de terciopelo, y damascos carmesíes; pusiéronse sus cuatro blandones (vela gruesa de cera con una mecha) con sus hachas a las cuatro esquinas de la cama, y un Altar enfrente, dispuesto todo conforme a su calidad” (3) Fue enterrado en Nuestra Señora de la Cabeza de Granada, Convento de Religiosos Carmelitas Calzados, en el mismo plan del Altar Mayor, al lado de la Epístola.  

Notas: 

(1)“Curiosidades Históricas Granadinas – Segunda Parte – Los muy ilustres Señores Corregidores de la Ciudad de Granada”, de José Díaz-Martín de Cabrera – Revista del Centro de Estudios Históricos de Granada y su Reino – 1.918.

(2)“Los levantamientos populares en Granada vienen de lejos”, de José Luís Delgado López, para “Granada Hoy”, 2 Octubre 2.017.

(3)“Epítome de la admirable vida del Ilustre varón don Luís de Paz y Medrano… – Mansión Primera – De su nacimiento y nobleza de don Luís” (1.688) obra póstuma del padre Fr. Antonio de Jesús, Prior que fué en el Convento Descalzo de San Agustín de Granada.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí