DIEZ AÑOS DE UNA CELEBRACIÓN MÍTICA EN MOTRIL

0
1174

Domingo A. López Fernández

-Cronista Oficial de la Ciudad de Motril-

Fotos: Archivo EL FARO

ESPAÑA CAMPEONA DEL MUNDO EN SURÁFRICA

Por primera vez en la historia la celebración del mundial de futbol del año 2010 que se celebró en Suráfrica confirió a España el título de campeón del mundo. Todos los medios de comunicación recogen hoy aquella efeméride y la gesta del seis español, el jugador Iniesta, que con su mítico gol ante Holanda consiguió para España la estrella que luce desde entonces “la roja” en su equipación. Se cumplen hoy, pues  justamente diez años de aquel día en el que Iniesta supo unir los corazones de todos los españoles bajo la enseña nacional. El gol se consiguió en los últimos minutos de la prórroga y de aquí al final estalló la histeria colectiva en todos los pueblos, villas y lugares del orbe nacional, pues las calles se llenaron de coches que no cesaban de tocar sus cláxones, vuvuzelas y bocinas, a la vez que enseñoreaban la bandera de España por las ventanillas. Fue una jornada mítica en la que todos fuimos a una como Fuenteovejuna.

En Motril nada más terminar el partido la gente se echó a la calle y desde distintos puntos de la ciudad miles de motrileños se concentraron en la fuente de Nuestra Señora de la Cabeza para festejar el triunfo bajo la flamante enseña nacional. La noche brindaba un aspecto excepcional y el acceso al lugar fue para uso exclusivo de peatones dado que la policía municipal se vio obligada a cortar el tráfico rodado en las avenidas de Salobreña y Andalucía. En verdad, a los pocos minutos no cabía ni un alma en los alrededores del Cerro de la Virgen. Todos lucían algún atributo que marcaba la diferencia: la camiseta de su jugador preferido, una gorra, una bufanda o una bandera rojigualda. Había gentes de todas las edades, familias enteras con sus hijos de corta edad, mujeres, niños e, incluso, numerosos extranjeros de las nacionalidades más diversas. Todos estaban con “la Roja”, la selección que mejor juego practicó en el mundial. Fue un momento único e irrepetible que se prolongó durante varias horas, pues bien entrada la madrugada comenzó la dispersión.

Si, España ganó, y por una vez en la historia nadie tuvo vergüenza de portar la bandera nacional. El día 11 de julio del año 2000 ha quedado reflejado en la historia como el que unió a todos los españoles entorno al deporte del fútbol. Sí, porque ese día quedaron aparcados los nacionalismos fragmentarios que han caracterizado la dinámica nacional de los últimos años. En Motril, como en todas las ciudades de España se hizo historia y para sus anales queda aquel memorable día del que se cumple justamente una década. He aquí el reportaje gráfico de EL FARO que estuvo presente en esos momentos únicos e irrepetibles para contar ¡qué noche la de aquel día!

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí