“El futuro del Medio Rural depende de ofrecer oportunidades a las mujeres y a sus familias»

0
358

MANIFIESTO DE LA CONFEDERACIÓN DE FAMILIAS Y MUJERES DEL MEDIO RURAL (AFAMMER)

PARTICIPANTES EN EL ENCUENTRO DE AFAMMER GRANADA (Foto: El Faro)

El 15 de octubre es una fecha importantísima para AFAMMER, y para todas las mujeres rurales. Somos más de un tercio de la población mundial y al 43% de la mano de obra del planeta, y sobretodo, cuando tenemos ante nosotros el gran reto de garantizar la supervivencia de nuestros pueblos, y asegurar que sus habitantes vivan en condiciones dignas. Y al mismo tiempo, el desafío de conseguir la preservación y conservación de los espacios naturales y de nuestro patrimonio histórico y cultural.

En este Día Internacional de la Mujer Rural tenemos que reconocer y visibilizar el rol vital que  desempeñamos como mujeres de los pueblos, y nuestra contribución decisiva en el desarrollo sostenible; en la seguridad alimentaria y en la erradicación del hambre en el mundo. Algo que desde AFAMMER reivindicamos los 365 días desde hace más de 37 años.

En estas casi 4 décadas de vida, venimos alertando de que sin mujeres no habrá futuro en nuestros pueblos. Un duro camino en el que hemos conseguido algunos avances, como es el hecho de que se empiece a tomar conciencia de que es necesario contar con ellas para garantizar el futuro rural.

Sin embargo, todavía tenemos que seguir alzando la voz para seguir denunciando las desigualdades y la falta de oportunidades que sufrimos las mujeres rurales. Y para decir alto y claro, que la igualdad real de oportunidades no será posible hasta que no entendamos el valor y el papel fundamental que jugamos en el progreso económico y social de los diferentes pueblos y estados de la comunidad internacional. Se estima que si cada país cerrara la brecha de género en su economía, el PIB mundial podría aumentar en 12 billones de dólares para el año 2025.

Para derribar los obstáculos a los que nos seguimos enfrentando y cuando se acerca el 25 Aniversario de la IV Conferencia Mundial de la Mujer de Pekín, debemos hacer un llamamiento para continuar avanzando en mejorar la situación de las mujeres del medio rural en todo el mundo.

Tenemos que tener presente que EL FUTURO DEL MEDIO RURAL DEPENDE DE OFRECER OPORTUNIDADES A LAS MUJERES Y SUS FAMILIAS.

En el Día Internacional del Día Internacional de la Mujer Rural reivindicamos:

  • ACABAR CON EL DESEMPLEO FEMENINO.  Las mujeres jóvenes que viven en las zonas rurales sufren más el desempleo que las que viven en las ciudades.  La tasa de paro femenino en las menores de 25 años del medio rural roza el 50% frente al 41% de las que viven en las ciudades. Se ven obligadas a abandonar sus pueblos en busca de las oportunidades que su entorno les niega.
  • TRABAJO EN IGUALDAD DE CONDICIONES. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), las mujeres rurales tenemos menos probabilidades de conseguir un trabajo remunerado y en caso de conseguirlo, el empleo es de peor calidad y con un salario inferior al del hombre.
  • ROMPER LA BRECHA DE GÉNERO EN LA AGRICULTURA.  A pesar de que las mujeres rurales realizamos el 66% del trabajo en el mundo y producimos el 50% de los alimentos, tan sólo recibimos el 10% de los ingresos y poseemos un 1% de la propiedad. Es decir, tenemos un menor acceso a la tierra, a los recursos naturales y un menor control sobre los mismos.

Según estimaciones de la FAO, cerrar la brecha de género en la agricultura reduciría el número de personas hambrientas en unos 150 millones y potenciaría la producción agrícola en los países en vía de desarrollo entre un 2,5 y un 4%.

  • PROMOVER EL LIDERAZGO FEMENINO. Reafirmamos la necesidad de desarrollar medidas que impulsen el liderazgo de las mujeres rurales en todos los ámbitos: social, cultural, económico y político para que tengan un mayor poder de decisión en sus hogares, en las empresas y en la política.

Las mujeres rurales estamos demostrando que sabemos liderar nuestras propias iniciativas empresariales. Somos nosotras las que creamos el 54% del empleo autónomo en el medio rural, frente al 70% de los hombres.

Una mujer que se integra en el mercado laboral, que se prepara y estudia, impacta no solo a las mujeres de su alrededor; sino también a sus pueblos; a sus comarcas y genera un impacto en todo el país. Por ello, hay que impulsar más proyectos viables y sostenibles liderados por mujeres rurales pues de esta forma se asegura el futuro y el desarrollo de sus municipios y comarcas, repercutiendo al mismo tiempo a la vertebración social y territorial del país. Los programas de formación y empleo de AFAMMER tienen un 60% de empleabilidad.

  • ACABAR CON LA FALTA DE SERVICIOS EN EL MEDIO RURAL. No es posible asegurar la calidad de vida de las mujeres rurales y de sus familias sino cuentan con las infraestructuras adecuadas y con servicios y equipamientos básicos.

La despoblación y el envejecimiento de los municipios rurales duplica el coste de servicios públicos básicos como la educación y la sanidad. El 35% de los hogares rurales en España en pueblos de menos de 10.000 habitantes solo tiene acceso a un servicio público.

  • MAYOR PROTAGONISMO DE LA MUJER RURAL EN LAS POLÍTICAS DE DESARROLLO SOSTENIBLE: No será posible cumplir con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y con las 169 metas planteadas en la Agenda 2030 de Naciones Unidas sino contamos con las mujeres rurales. Unos objetivos universales, ambiciosos y participativos, que nos permitirán cuidar del futuro del planeta y sus gentes.

Para alcanzar estos objetivos es necesario contar con las mujeres del mundo, en especial con las mujeres rurales que somos las cuidadoras del planeta.

  • ROMPER EL SILENCIO EN LOS MUNICIPIOS MÁS PEQUEÑOS: Las mujeres que viven en círculos pequeños, donde todo el mundo se conoce y donde importa mucho “el qué dirán” tardan más en romper su silencio. Además, muchos de estos municipios no cuentan ni con Juzgado, puesto de Guardia Civil, Policía Local, Centros de salud o centro específicos de atención a la mujer. Por tanto, la vulnerabilidad y el silencio de las mujeres rurales que sufren violencia de género es mucho más palpable.

Son necesarias más campañas de prevención y sensibilización que conciencien a la sociedad de que está en nuestra mano acabar con la violencia de género. Más de 1650 personas asistieron en 2018 a las charlas-coloquio para la prevención de la Violencia de Género en el Medio Rural que AFAMMER desarrolló por toda la geografía española. Sabemos que queda aún mucho por hacer, por ello seguiremos trabajando por erradicar esta lacra.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí