MIERCOLES SANTO Penitencia y dolor para el Gran Poder en los albores de la popular «madrugá»

0
1016
Domingo López Fernández
Noche grande la de este miércoles santo por todo lo que conlleva en la conmemoración de la pasión en la calle, máxime si se tiene en cuenta que las dos jornadas que siguen son festivas en Andalucía y la mayor parte del territorio nacional. El ambiente de gala se aprecia en la afluencia de personas en la calle aunque hoy las preferencias penitenciales hacen dividir el regusto cofrade entre las dos corporaciones que tienen fijada su salida penitencial. No obstante, la diferencia de horas en sus respectivas partidas no interfiere en nada el sentir del popular  «capillita», que podrá asistir a ambas sin prácticamente perder ningún detalle. Por lo demás destacar que este año, por primera vez en su historia, funciona en Motril un servicio gratuito de asistencia al costalero que ofrecen fisioterapeutas de la localidad y en el que se prestan atenciones básicas de recuperación muscular. El servicio se presta en un local enclavado en la plaza de San Agustín en horario de mañana y tarde y ha sido organizado por las asociaciones culturales «Motril Cofrade» y «Oración y Victoria» y con la siempre inestimable colaboración de los profesionales de  la motrileña «Clínica Centro».
La medianoche del miércoles o, según se mire, el albor del ya jueves santo, es la hora señalada para la partida del cortejo penitencial que organiza la Fervorosa Hermandad de Penitencia de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder y María Santísima del Mayor Dolor.  El momento preciso llega cuando el actual hermano mayor, Santiago Rodríguez Alcalde, marcha acompañado del cofrade Juan Carlos de Cara para hacer golpear hasta tres veces el portón de la casa hermandad y dar con ello la orden de salida. Previamente se procedió al rezo de un padrenuestro y una salve que fue seguida por todos los presentes, verificándose la primera «levantá» del paso que el capataz dedicó a su cuadrilla y a los que en estos duros momentos sufren dificultades. De seguida se dispone en la calle la cruz guía y los faroles del frente de procesión, a los que siguen los hermanos de penitencia que cargan sus pequeñas cruces al hombro. El espíritu de mortificación que caracteriza a esta hermandad vuelve a hacerse presente en los penitentes descalzos que hacen arrastrar por la calle gruesas cadenas de hierro y que alternan en su lugar con los que lo hacen con impresionantes cruces de madera al hombro a semejanza de la que portó el Redentor en su camino hacia el Monte Calvario. La escenografía sacra muestra en el cortejo los emblemas más característicos de la pasión del Señor, entre ellos el flagelo, la corona de espinas y los clavos con que fue asido a la cruz. A continuación el libro de reglas y la presidencia oficial de la procesión que ostentan miembros de la cofradía de Nuestro Padre Jesús en su triunfal entrada en Jerusalén dados los lazos fraternales que les unen a esta corporación nazarena. Un ordenado cuerpo de acólitos precede al único paso que ostenta esta hermandad y que muestra en primer plano la impresionante efigie de Jesús del Gran Poder, obra realizada en 1949 por el escultor granadino Domingo Sánchez Mesa. Desde el punto de vista artístico la imagen enlaza con los modelos clásicos del siglo de oro y capta al Nazareno en movimiento y con un pie alzado sobre un risco. El rostro, de belleza inigualable, exhibe una mirada contemplativa, serena y cargada de expresividad, al margen del sentimiento que despliegan sus manos que parecen abrazar la cruz de su martirio. En el plano sentimental hay que destacar que la imagen fue costeada por suscripción popular y venía a sustituir a la original que recibió culto en la primitiva iglesia conventual. Acompañan al Nazareno en el paso de misterio la Santísima Virgen en su advocación de  María Santísima del Mayor Dolor, que desde hace varios años viste Francisco López Morales, hermano cofrade y capataz del paso. Junto a la Virgen ayuda a portar la cruz la figura de Simón de Cirene, obra del imaginero granadino Miguel Zúñiga Navarro. Como es tradicional el paso marcha en modalidad de «trabajadera» granadina y exhibe un llamativo exorno floral que hace alternar los claveles rojos del tapiz con los iris morados de los laterales. Cierra finalmente el cortejo la Agrupación Musical Nuestra Señora del Rosario de Crevillente (Alicante), que interviene por segundo año consecutivo y se ha dejado sentir con fuerza en las conocidas composiciones que ha dedicado a los sagrados titulares.
El itinerario señalado por la junta de gobierno de la hermandad del Gran Poder para este año 2014 mantiene cambios significativos con respecto a ejercicios anteriores. Concretamente ha partido desde su casa hermandad para asistir a continuación al canto del Miserere que todos los años le dedican las RR. MM. Agustinas-Nazarenas. Ultimado éste la comitiva procesional ha continuado por la calle Monjas, Callejón de las Monjas, Plaza de la Esparraguera, Rambla, Cañas, Federico Gallardo, Curucho, Catalanes, Emilio Moré, Gaspar Esteva (Tribuna Oficial), Cruz Verde, Tecla, Marjalillo Bajo, Carrera, Jardinillos, Zapateros, San Agustín, Victoria, Plaza España, Puerta Granada, Rambla del Manjón, Monjas y de aquí el regreso a su casa hermandad.
Momentos estelares de la estación de penitencia se han podido vivir a la salida del paso de misterio desde la casa hermandad siguiendo los sones de «la Saeta» y «Costaleros del Amor», juntamente con la primera «levantá» en la calle que fue dedicada a la joven Cristina, hermana de luz fallecida repentinamente en nuestra ciudad. Igualmente el tránsito por el callejón de las Monjas, gratificado por el cántico de una saeta que fue respondida por el cuerpo de costaleros con una «levantá» a pulso, juntamente con la «petalá» de flores que recibieron sus titulares. Finalmente las ofrendas realizadas por las juntas de gobierno de la Oración en el Huerto de los Olivos y el Nazareno y el tránsito por Carrera Oficial que se verificado con una ininterrumpida sucesión de marchas procesionales, siete en total, que fueron respondidas con aplausos del público desde la tribuna.
Cercanas las 06:00 hrs. de la madrugada se ha verificado en la casa-hermandad la clausura de la estación penitencial ante los numerosos vecinos y cofrades que se han concentrado en sus aledaños. Como viene siendo habitual el Coro «Al compás del Camino» ha estado presente para dedicar sus sentidos cánticos a los respectivos titulares.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí