Jesús en su entrada triunfal en Jerusalén, nueva imagen de pasión para el Domingo de Ramos

0
1743

DOMINGO LÓPEZ FERNÁNDEZ

            Con gran expectación el pasado domingo los círculos cofrades locales daban la bienvenida a la nueva imagen de pasión que ha realizado el escultor jienense Antonio José Martínez Rodríguez por encargo de la hermandad de “La Borriquita”.

La efigie llegaba a nuestra ciudad el pasado 10 de febrero procedente de Madrid, capital hasta donde se había desplazado una nutrida representación de su junta de gobierno para efectuar el traslado. Durante prácticamente una semana el Señor de La Borriquita ha permanecido en la casa hermandad y ha sido muy escaso el número de personas que han podido contemplarle con detalle. Precisamente el día del traslado a la iglesia, el sábado  16, los costaleros de la hermandad tuvieron el privilegio de hacerlo en primicia, gesto que agradecieron y que provocó al momento una sonora salva de aplausos. En la mañana del domingo se celebraba en el templo parroquial la solemne función de iglesia para su bendición, templo que se hizo insuficiente para albergar a la ingente cantidad de fieles que se congregaron a su encuentro. La sagrada eucaristía fue presidida por el vicario territorial, D. Juan Bautista Amat, en unión del párroco, D. José Albadalejo Hernández, y el motrileño D. Javier Sabio, actual párroco de Válor y persona a la que le unen fuertes vínculos con la hermandad desde su infancia. En la homilía el vicario agradeció esta iniciativa y puso de relieve el papel que tienen las imágenes en la catequesis de la iglesia, además de trasmitir la significación del pasaje bíblico en que Jesús accede a Jerusalén como rey y Mesías a lomos de una borriquita. Jesús es fuente de verdad y tuvo una vida llena de dificultades y sufrimiento hasta alcanzar el sitio del Padre y es por ello por lo que dijo que ha de ser el espejo en el que se miren los hombres.

            Tras la homilía se procedió al acto de la bendición en el coro de la iglesia, lugar en el que se había improvisado un altar en el que se aprestaba majestuosa la imagen de Jesús. Frente a ella los sacerdotes concelebrantes entonaron las oraciones de rigor y procedieron a la aspersión del agua bendita hasta por tres veces. Asimismo, hermanos de la cofradía hicieron entrega de las ofrendas habituales del ceremonial, entre ellas el pan y el vino, la rama de olivo, un rosario y una partitura. Pasada las 13,00 hrs se daba por terminada la eucaristía mientras la mayor parte de fieles presentes y miembros del resto de cofradías felicitaban con efusión a la junta de gobierno de la popular “Borriquita”. En esos momentos el coro se convirtió en lugar de peregrinación para numerosas personas que quisieron posar para la posteridad junto a la imagen de Cristo Rey triunfante.

            La nueva imagen que se incorpora al culto público es obra del escultor Antonio José Martínez Rodríguez y fue concertada en el mes de mayo de 2012, siendo ésta una de las aspiraciones más ansiadas de la junta de gobierno que preside Manuel Terrón desde hace unos años. Concretamente, en cabildo celebrado en 2008, fue aprobado el proyecto de sustitución ante el grave estado de deterioro que presentaba la primitiva y en el ánimo de todos estaba la proyección de un paso de misterio con siete figuras hebreas que pretenden realzar la entrada de Cristo en Jerusalén. En principio el escultor ha entregado la imagen cristífera a lomos de la borriquita en una perspectiva frontal, aspecto éste que contrasta con la postura de su precedente, que figura girada hacia un lateral. La imagen de Jesús ha sido concebida con movimiento y podrá aparecer tanto en postura sedente como en pie y en actitud de bendecir para las ocasiones en que la liturgia lo requiera. Actualmente y hasta la tarde del miércoles la imagen de Jesús puede ser contemplada en la capilla del Sagrado Corazón en pose de majestad y son incesantes las visitas que se vienen realizando tanto de motrileños como de personas de otros lugares.

Opiniones contrastadas en la propia iglesia hablan del indudable valor de la talla que ha realizado el imaginero, al que a pesar de su juventud se le computa ya un contrastado curriculum. De carácter autodidacta y con una intensa formación religiosa, Antonio José Martínez ha dirigido su producción artística hacia la estatuaria religiosa influenciado, sin duda, por los años cursados en el seminario. Precisamente, con técnica tradicionales, imbuye a sus obras de un misticismo anclado en formulas neobarrocas que despiertan enormes sentimientos. Destacan por su realismo imágenes tales como el Cristo de la Redención de Jumilla (Murcia), la Virgen de los Dolores de la parroquia de San Nicolás (Madrid), la Virgen de la Salud de Alcázar de San Juan o Nuestra Señora de Aguas Santas y Misericordia de Sevilla, entre otras. Particular mención merece la imagen Cristo Rey en su entrada triunfal en Jerusalén (Toledo), donde se aprecian trazas de gran similitud a la figura que se ha incorporado al culto católico en Motril. Desde luego una imagen para la devoción y un valor en alza para el patrimonio artístico de la iglesia.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí