ENTREVISTA: «La Mancomunidad debe tener un proyecto integrador de la Costa»

0
1054
ÁNGEL GIJÓN, PRESIDENTE DE LA CÁMARA DE COMERCIO DE MOTRIL

— Dos años al frente de la Cámara de Comercio de Motril…— En estos dos años que llevamos al frente de la Cámara de Comercio de Motril, destacamos que hemos vivido una coyuntura completamente especial y muy diferente a lo que esperábamos, porque han concurrido razones de calado para la historia de las cámaras. Tras tomar posesión en junio de 2010, a los seis meses el Gobierno quitaba la obligatoriedad a las empresas de estar adscritas a las cámaras de comercio; por lo tanto, desde enero de 2011 no existe la cuota obligatoria. Así pues, después de los 127 años de historia de la cámaras en España (102 la de Motril) quedamos en un escenario como corporaciones de derecho público con una serie de deberes y obligaciones ante la sociedad para ayudar y colaborar en la dinamización de la economía y en la defensa de los intereses, no solo de quien pague el IAE sino también del consumidor, además de tener que ser mediador ante las diferentes administraciones, además de colaborador y actuar por delegación en muchos programas de formación… escenario, en el que tenemos que ser auto suficientes precisamente en uno de los peores momentos económicos de los últimos 50 años. Ahora estamos en fase de estudio con el Consejo de Cámaras para conocer qué servicios podemos prestar a la sociedad motrileña. Durante el último año ya hemos hecho un rodaje en ese sentido participando en foros sobre mercados, de Turismo, Innovación y otros para ser más competitivos. Estamos trabajando también en qué necesidades tiene el tejido empresarial motrileño en los distintos sectores.

LA UNIÓN HACE LA FUERZA

— ¿Cual es el valor que ahora hay quehacer llegar a la gente?— Estamos en un momento extraordinariamente delicado de la economía con un 35% de paro. Ante esta situación altamente preocupante hay hacer bueno «la unión hace la fuerza». En España tenemos 83 cámaras y estamos en la red europea,

Por ejemplo, recientemente la Cámara de Nador estuvo en Motril celebrando unas jornadas con la asistencia de unos 30 empresarios que pudieron establecer contactos. Cierto que hay poca tradición de asociacionismo empresarial; pero ahora, o nos unimos e intentamos aprovechar las sinergias que están ahí, o las dificultades van a ser mayores.

VOCACIÓN POR LO PÚBLICO

— Está muy entusiasta a pesar de los momentos por los que estamos pasando…— Yo soy una persona que siempre ha tenido cierta vocación por lo público y me entusiasma trabajar de esta manera, a pesar de que contrariamente a lo que se ha comentado por ahí, en esta Cámara nadie de sus representantes ha venido a lucir el cargo y lo hacemos sin retribución económica alguna. Yo creo en Motril, creo en la sociedad motrileña.

PLAN ESTRATÉGICO PARA MOTRIL

— Puesto que no somos ni más listos, ni más tontos que otros, ante el derrotismo hay que valorar las posibilidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías -que las tenemos- y aplicarlas a la gestión; por lo tanto lo que nos hace falta es un plan estratégico, ya que, por distintas razones muy largas de enumerar y analizar, todavía no se ha hecho.

NUEVAS TECNOLOGÍAS PARA MEJORAR LA GESTIÓN

— Nuestra gente se ha apuntado a las nuevas tecnologías. En nuestras casas, casi todas tienen ordenador, por el contrario, volviendo a la visita del director de la Cámara de Nador, nos comentaba todos los adelantos y servicios que tienen, como campos de golf, puertos deportivos, etc. Sin embargo, salvo, las multinacionales que allí operan no tienen ni ordenador, no digo internet; entonces por qué si nos apuntamos a los adelantos, no nos apuntamos a las nuevas formas de gestión empresarial. No lo estamos haciendo, salvo excepciones. También estoy convencido de que a Motril lo que le ha faltado, quizá por nuestra propia economía o idiosincrasia, ubicación geográfica y muchas otras cosas ha sido diseñar una ciudad donde podíamos haber integrado nuestro desarrollo económico con el urbanístico, cosa que deben articular los planes generales. En un ejemplar de EL FARO, que aún guardo, ya declaré cuando se estaba diseñando el Plan del 90 que Motril no podía vivir de espaldas al mar, porque el Mediterráneo es una fuente de comunicación y energía comercial desde los fenicios. Eso no quería decir que había que llenar la vega de moles de hormigón, no. Se trataba de establecer conexiones con bulevares y pequeños puestos de artesanía, restaurantes, comercios, actividades de oficina, etc.

En esa misma línea mantenía la idea de que Granada tenía que acercarse a su Costa y viceversa.

ANTE LAS GRANDES CRISIS HAY QUE CAMBIAR LA MENTALIDAD

— …Es un anhelo que mantenemos desde hace varios decenios y se ha avanzado muy poco. Tenemos una gran contradicción humana, social…— Cierto que tenemos una cultura muy individualista. Las grandes crisis, como las guerras, no son deseables, pero ya que están hay que cambiar la mentalidad de la sociedad como ha sucedido en otras ocasiones, en las que desde situaciones desesperadas se han alcanzado grandes logros. El derrotismo y el desánimo no es positivo.

— Vale, pero ampliando la experiencia de distancias, a nuestra capital le está sucediendo lo mismo con la capital de Andalucía

LA MANCOMUNIDAD DEBE TENER UN PROYECTO INTEGRADOR

— Aplicando el reproche a Motril y la Costa, recordemos, por ejemplo, que la oferta de Turismo en FITUR -aunque estaban juntos en el stand provincial- se hace por separado Motril, de Almuñércar y ésta de Salobreña. Eso no puede ser, no se puede tener distintos destinos turísticos en 20 kilómetros sin un proyecto integrador. Así no seremos competitivos en la vida. La Mancomunidad tiene un papel determinante para integrar a los municipios costeros. La realidad es que Motril sigue sin creer en el Turismo, no tenemos infraestructura turística ni de hecho ni de derecho. Tenemos que empezar aglutinando todos los valores que tenemos y no me refiero solo a sol, playa y litoral; tenemos además otras cosas complementarias como el cultural, museos, gastronómico, ya hay muchas bodegas, iniciativas particulares… Y otros muchos activos que hay que integrar. Hoy en día el turista es muy exigente porque hay mucha oferta y poco dinero. En definitiva, con motivo de la crisis tenemos que unirnos y abrir la mente.

NECESIDAD OBLIGA

— Eso de unirse parece que no va con nosotros, salvo en momentos puntuales, aquí funcionamos con el «sálvese quien pueda». En referencia a que tenemos que vender la Costa granadina en un solo paquete, conviene recordar que EL FARO ya estuvo en FITUR hace más de 25 años con ediciones monográficas en las que sus páginas vendían la Costa, informando de sus rincones, desde La Herradura a La Rábita, pero seguimos igual muchos años después.— Cierto. En la Cámara de Motril estamos en esa línea. La necesidad obliga y creo que ahora es el momento, aunque sea un momento difícil, por eso es más apasionante. Hay que reestructurar nuestra sociedad y administraciones para avanzar hacia un futuro más moderno, más eficaz y más al servicio del administrado. Dada la situación económica ese cambio es más doloroso.

El optimismo que ves en mí viene de una experiencia personal, mi padre nació en 1915, en el 38 estaba en el frente, después de la guerra se volcó en trabajar con mucha dedicación y esfuerzo… salió adelante. Y así toda España, porque esa generación lo tenía imposible ante tantas dificultades y penurias. Ahora tenemos que salir de ésta y no hay otro camino que el de la imaginación, esfuerzo y trabajo, mucho trabajo, generosidad, apertura de mente, solidaridad y que la gente deje de mirarse el ombligo, y, sobre todo, remar todos en el mismo sentido.

POCA REPRESENTATIVIDAD POLÍTICA Y HAY QUE PONERSE LAS PILAS

— Vale, pero ampliando la experiencia de distancias, a nuestra capital le está sucediendo lo mismo con la capital de Andalucía— Llevas razón, pero también puede estar la explicación en la ausencia de poderes que lideren el reparto y hayan podido aminorar las distancias. De ahí sale que tenemos por primera vez un Gobierno autonómico sin un Consejero y unas ejecutivas regionales de los dos grandes partidos sin un representante granadino, consecuentemente nos quejamos de que entre Sevilla y Málaga se reparten el poder andaluz… Pienso que alguna culpa tendrán los granadinos cuando hemos perdido el puesto y la presencia histórica que siempre hemos tenido.

EL BLOQUEO ANTE LAS DIFICULTADES

— ¿Cómo puedes avanzar en una situación así, cuando lo ves todo negro y el pesimismo te invade?— La incertidumbre ante situaciones de angustia: pérdida de trabajo, de empresa, como otras de carácter íntimo -divorcios, pérdida de un ser querido-, etc. produce en la persona una situación de bloqueo mental y es el peor estado del ser humano. Ahora que han repuesto la película en 3D «Titanic», nos pue de valer de ejemplo ante situaciones límites: Cuando se hunde el Titánic se van al agua lo mismo el multimillonario que el último polizonte, el que no nada o se aferra al salvavidas es el que antes desaparece… No nos podemos quedar quietos y bloqueados, hay que luchar.En ese sentido, nuestra Cámara no se está quedando quieta, estamos formando gente, salimos para ver cómo reaccionan otras cámaras para adquirir experiencias y poder tenderle la mano a todos los que en nuestra ciudad lo necesite. Tenemos que ilusionar.

LAS ADMINISTRACIONES

— ¿Qué tal la relación con las administraciones?— Estamos obligados a mantener buena relación, pero no a estarnos quietos y eso quiere decir que tenemos que ser beligerantes con ellas para obtener ayudas en pro de nuestros ciudadanos. Motril necesita ser competitivo, seguimos con mil cosas pendientes; Estación de Autobuses. el centro Comercial Abierto, el polígono del Puerto, finalizar la autovía…

No podemos seguir estancados. Si hablas con los representantes públicos, yo veo buena voluntad. ¿Dónde está el problema?, pues ya lo decíamos antes, quizás porque el lobby de nuestra provincia no está en los órganos decisorios de poder. No tenemos peso para una provincia con la historia de Granada y, en cambio, otras, como Málaga, sí lo han tenido. Pero, si miramos hacia atrás los últimos 30 años, el mérito de Málaga no solo ha estado en tener ministros, también la sociedad malagueña se ha puesto las pilas; mientras que en Granada, que lo teníamos casi todo, lo hemos ido perdiendo. No hemos espabilado

LLORANDO NO VAMOS A NINGÚN LADO

— ¿Qué hacemos para salir de ésta?— Llorando no vamos a ningún lado, creo que ahora lo que toca es el que los políticos empiecen a tomarse realmente en serio que el interés general tiene que estar por encima del interés particular. No es fácil, pero es que estamos viendo ya que hay importantes revueltas sociales, delante del Congreso, de la sede del partido en el gobierno… Y va a haber más. Cualquiera que se ponga en la situación de una persona que pierde su puesto de trabajo con 50 años, con niños en edad universitaria con unos gastos terribles o el que tiene niños pequeños y no tiene para darles de comer. Hoy en día, por desgracia una persona en el paro con 50 años va a tener muy difícil volver a poder trabajar. La emigración tampoco es plato de buen gusto, lógicamente, si los políticos no se lo toman en serio, la sociedad los va a castigar y va a haber bastante bronca y perder las energía así no es bueno, hay que canalizarlas en trabajar todos juntos y empezar a trabajar en equipo para que podamos buscar nuestro sitio, tenemos que quitarnos el individualismo de mirarnos el ombligo, actitud tradicional española. Eso sí, nos unimos históricamente cuando hay un enemigo de fuera. Ese espíritu hay que fomentarlo y tener en cuenta que el utillero es tan necesario como el portero o el presidente… Todo el mundo es importante.

VICENTE FERNÁNDEZ

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí