Perdón y Misericordia desafian al mal tiempo y ponen en la calle su cortejo penitencial

0
1430

DOMINGO LOPEZ FERNANDEZ

Fotos: DOMINGO LÓPEZ GONZÁLEZ

            Desangelada y gris, la tarde del martes santo vio caer las primeras gotas de lluvia en Motril y puso en alerta a todos los círculos cofrades que siguen los desfiles procesionales en nuestra ciudad. En verdad el día presagiaba malos augurios pues a las 18:00 hrs comenzó a llover y aunque se trató de una nube pasajera, suscitó por momentos la lógica consternación en la junta de gobierno de la popular cofradía del Perdón. Aún así, su hermano mayor, José Torres, calmaba a todos los presentes en la casa hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno: ¡Tranquilos que salimos¡ ¡Tranquilos que salimos¡ ¡esto pasa¡ Y en verdad así fue; la lluvia se disipó y aunque el día se mantuvo amenazante la cofradía optó por salir a la calle y cumplir su estación de penitencia. La decisión fue acertada y así se lo pudieron mostrar públicamente los varios miles de personas que se apostaron a su paso junto a la iglesia del Carmen y toda la calle de las Cañas.

            A las 21:00 hrs la cofradía efectuaba su salida desde la casa de hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y organizaba el frente de procesión en sentido ascendente a la calle Cañas. Minutos después tenía lugar la salida del paso de misterio que porta la impresionante imagen que tallara el escultor Domingo Sánchez Mesa en 1952. A los sones de la música de la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestra Señora del Rosario el paso fue evolucionando hasta situarse frente a la ermita de la Virgen del Carmen, momento más que emotivo pues desde allí se efectúa la tradicional lectura de la Sentencia de Poncio Pilatos. Este año la junta de gobierno de la cofradía ha designado a un antiguo hermano mayor, José Gómez Martín, para que leyese el veredicto de culpabilidad del Redentor, fina estampa de pasión que recupera una antigua tradición en Motril que quedó extinguida en tiempos de la II república. Tras la sentencia, la cantante sevillana Macarena Giráldez dedicaba una sentida saeta al Cristo del Perdón y reiteraba minutos después su cante a la titular mariana de la cofradía consiguiendo despertar la emoción en todos los presentes.

            Ya en la misma calle de las Cañas quedaba organizado el cortejo penitencial que abría la Cruz de guía y faroles del frente de procesión junto a un grupo de niños pertenecientes a la sección joven ataviados con hábito penitencial. Le seguían dos organizadas filas de penitentes que portaban cirios de cera roja en la mano, el libro de reglas de la cofradía, emblema del “Senatus” y la presidencia oficial que ostentan miembros representativos de la hermandad de Nuestra Señora de las Angustias y de la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno. A continuación el cuerpo de acólitos con su pertiguero al frente, incensarios y, seguidamente, el paso de misterio del Señor, que dirige el capataz Ángel Luis Castillo Márquez y que marcha en modalidad de trabajadera granadina. Finalmente, la banda de cornetas y tambores de Nuestra Señora del Rosario.

La sección mariana de la procesión aparecía abierta con la bandera pasionista escoltada por faroles, el Simpecado, la popular “Bacala” y el cuerpo de camareras de la Virgen. A continuación, la representación oficial de las hermandades invitadas, que en esta ocasión reiteran las directivas de las Angustias y el Nazareno, cuerpo de acólitos y los incensarios. El paso de Nuestra Señora de la Misericordia, majestuoso, muestra este año el frontero y trasero del palio totalmente terminado en su bordado y exhibe a su titular inmejorablemente vestida por el motrileño Antonio Hernández. Además, la Virgen estrena a sus pies una media luna de plata, adorno no habitual en Dolorosas de Pasión que permite que Nuestra Señora de la Misericordia sea la primera en portarla en la Semana Santa Motrileña. Como en el año anterior el paso va dirigido por el capataz Francisco Miguel Pérez Lorenzo que atesora ya experiencia en esta decana cofradía que conmemora en este ejercicio el XXV aniversario de la llegada a Motril de su titular mariana. Finalmente cerraba la marcha el acompañamiento musical de la Asociación Musical San Sebastián de El Padul (Granada)

El itinerario fijado por la junta de gobierno de la cofradía para su estación de penitencia partía desde la casa Hermandad de Ntro. Padre Jesús Nazareno y continuaba por Camino de las Cañas, Mercado Alto, Cuatro Esquinas, Chispas, Nueva, Teatro, Plaza Bustamante, Cruz Verde, Plaza Palmeras (Carrera Oficial), Catalanes, San Rafael, Plaza Trinidad, Plaza España, Puerta Granada, Rambla de Manjón, Cañas, Monjas e iglesia de la Visitación, donde tenía lugar el tradicional canto del Misere por las RR. MM. Nazarenas. Seguidamente el cortejo continuó por calle Buenos Aires, Rambla del Carmen, Cañas y de ahí a su encierro en la Casa Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Desde luego, un extenso recorrido que ha contado en todo discurrir con el calor de los motrileños tal como ha quedado de manifiesto en determinados momentos en el que el aplauso espontáneo ha gratificado el esfuerzo del cuerpo de costaleros. Emocionantes han sido, sin duda, la salida de los pasos de la casa hermandad, el paso por la tribuna oficial, la Puerta de Granada, o la subida de la Calle Monjas para efectuar el tradicional cántico del Miserere. En definitiva, el martes santo constató un respiro del tiempo que hizo grande el desfile procesional del Cristo del Perdón y, sobretodo, suscitó el deleite de los motrileños que pudieron disfrutar en su inmensidad de este señero cortejo de la semana santa motrileña.

Lectura de la Sentencia de Pilatos

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí