La Borriquita pone color y alegria a la entrada de Jesús en Jerusalen

0
1655

 En ese día la popular cofradía de la Borriquita ejercitaba su estación de penitencia desde su sede canónica, la capilla del colegio del Santo Rosario. Durante la mañana, la propia junta de gobierno y numerosos hermanos de la hermandad asistieron a la función de palmas en la iglesia de la Encarnación, templo en el que fueron bendecidos dichos atributos y las numerosas ramas de olivos que habrían de portarse en la procesión vespertina, bendición que se reiteraba por igual en el resto de iglesias de la localidad. A la conclusión de la ceremonia religiosa los miembros de la corporación nazarena se congregaron en el patio del colegio para dar los últimos toques de ornato a los dos pasos procesionales que figuran en el cortejo.

            Tal como nos tiene acostumbrados, la Hermandad de Nuestro Padre Jesús en su Triunfal entrada en Jerusalén y Nuestra Señora del Rosario salía a la calle con extraordinaria puntualidad. Como viene siendo habitual en esta hermandad, a las 17 hrs de la tarde ya había numerosas personas esperando en la avenida de Salobreña para contemplar ese primer desfile procesional de nuestra semana santa. El tiempo, desde luego, acompañaba con esplendor, pues se gozaba de una temperatura más que agradable y una ligera brisa que no molestaba realmente por su suavidad. El cortejo procesional se disponía en las mismas puertas del colegio con un fiscal de tramo, la Cruz de Guía y dos penitentes con los faroles del frente de la procesión. A ambos lados de la Cruz marchaban numerosos niños hebreos portando palmas y ramas de olivo en unión de sus respectivas madres y familiares, una estampa más que tradicional de esta estación de penitencia. A continuación se organizaban las dos largas filas de “capuchones” del tramo perteneciente a la sección de Nuestro Padre Jesús, ataviados con los colores propios de la hermandad, hábito y capa blanca y antifaz y cíngulo azul. En el tramo predispuesto para ello lucía una presidencia infantil con la bandera pontificia y, tras ellos, a relativa distancia, la banderola del senatus, también portada por un grupo de niños. Más atrás, representación juvenil con el libro de reglas y varios jóvenes de la parroquia. Luego, una representación oficial de la hermandad de la Borriquita con báculos en la mano, junto a nazarenos del Gran Poder invitados por la junta de gobierno de la hermandad.

            El paso de Jesús en su entrada triunfal en Jerusalén marchaba a continuación espléndidamente exornado en sus motivos florales y con un titular tocado con manto de color grana. Como se sabe, esta imagen fue adquirida en el año 1967 por la cofradía del Santo Sepulcro para fomentar el espíritu cofradiero y crear escuela entre los jóvenes de la localidad. Se trata de un paso que ha sido tallado en los talleres de Antonio Moreno  con traza de trabajadera granadina. Como capataces del mismo figuran este año Francisco Lorenzo, que se estrena en el cargo y Francisco Javier González Pérez, quienes a lo largo de todo el recorrido han sabido mostrar su buen hacer en las dotes de mando y las propias evoluciones del paso. Tras la imagen de Jesús desfila la banda de cornetas y tambores de Nuestra Señora del Rosario, que con casi un centenar de miembros, la mayor parte de ellos motrileños, han logrado ser profetas en su tierra. Desde luego así lo muestran y han mostrado en sus intervenciones, pues gozan de un alto calificativo en la interpretación musical de la Andalucía cofrade.

            Junto a la banda de música se halla dispuesta la sección penitencial de la Virgen del Rosario, que abre un cortejo infantil portando la pequeña cruz parroquial y ciriales de reducido tamaño. Luego, el estandarte mariano con varios penitentes y la popular bacalá de la hermandad, seguida de una larga sección de “capuchones” con palmas en las manos. Culmina este tramo en un vistoso cuerpo de acólitos con su capataz al frente para marcar la reanudación del desfile tras la “levantá” del paso de la Virgen. A continuación miembros de la parroquia de la Encarnación y la representación oficial de la cofradía del Gran Poder en esta sección, en unión de cargos directivos de la hermandad de la Borriquita. Tras ellos, el paso de la Virgen del Rosario, imagen tallada por el motrileño Miguel Ángel López Montero en 1998 y que luce en esta ocasión el majestuoso palio de bambalina bordado íntegramente en Motril por manos también motrileñas. Desde luego todo un lujo que ha tardado en ultimarse cuatro años y que destaca por su composición, acabado, colorido y disposición. Desde estas líneas hay que hacer resaltar el buen hacer de la junta de gobierno de la hermandad al establecer este taller de bordado que está dejando honda huella en esta peculiar modalidad de arte cofrade. En orden y concierto este paso también marcha a trabajadera granadina y ha sido comandado por el pertiguero Serafín Correa y José Antonio Rodríguez, “Kiko”, viejos maestros de este noble arte del desfile procesional.

            Tras el trono de la Virgen del Rosario marcha la banda de Nuestra Señora de los Dolores de Granada, que inaugura intervención en Motril y que también ha sabido dejar un buen regusto en el toque de sus composiciones musicales. Es más, verificado el encierro de la procesión, la banda inició su marcha con porte marcial y una composición militar que fue respondida con numerosos aplausos por el público asistente. En definitiva podemos resaltar que el de hoy es un cortejo penitencial en el que han participado más de seiscientas personas y que ha brillado por su buen orden y organización durante todo su recorrido. Tal como estaba establecido, el paso por carrera oficial se verificó a las 17,45 hrs, y el cortejo logró culminar su estación de penitencia en el propio colegio bien pasadas las 22,30 hrs. El itinerario marcado por la junta de gobierno de la cofradía para este año 2011 ha partido desde su sede y ha continuado por Avenida Salobreña, Muralla, Catalanes, Emilio Moré, Plaza Gaspar Esteva, Plaza Cruz Verde, Plaza Bustamante, Marques de Vistabella, Javier de Burgos, Catalanes, San Rafael, Plaza Trinidad, Puerta de Granada, Rambla Manjón, Paza Tenería, Plaza San Agustín, Zapateros. Muralla, Avda. Salobreña y Patio del Colegio Santo Rosario. Buen estreno, pues, para este año de 2011 de la mano de una hermandad que aglutina a todo el elemento joven de la ciudad para conmemorar con alegría y bullicio la entrada de Jesús en Jerusalén a lomos de la borriquita.

            En la tarde de hoy, lunes santo, será la cofradía de la Oración en el Huerto de los Olivos y María Santísima de la Victoria la que realice su estación de penitencia desde su casa hermandad, sita en la calle de las Cañas. Su salida está fijada para las 20 hrs, y se espera que el público vuelva a acompañar a sus sagrados titulares en una salida que resulta verdaderamente llamativa por la angostura de su puerta de entrada.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí