Detenidos en la provincia de Granada cuatro empresarios de negocios de hostelería y estética por explotación laboral de 15 extranjeros

0
383

EL FARO

  • Los empresarios detenidos son tres varones y una mujer, de orígenes marroquí, sirio y vietnamita, ellos con antecedentes policiales previos a esta detención por delito reiterado contra los derechos de los trabajadores
  • Dos de los establecimientos, concretamente los dedicados a la hostelería y la restauración, se encontraban en la ciudad de Granada y el tercero, en el que se llevaban a cabo trabajos de estética, estaba ubicado en Armilla
  • Los 15 trabajadores identificados, ciudadanos extranjeros de diversas nacionalidades, carecían de autorizaciones de residencia y trabajo o no estaban amparados por las excepciones previstas para solicitantes de protección internacional y tampoco figuraban de alta en la Seguridad Social
Un agente trabajando en oficina (P. Nacional)

Agentes de la Policía Nacional pertenecientes a la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Granada en colaboración con la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social han realizado una operación en la que se ha detenido a cuatro empresarios, tres varones y una mujer, ésta última nacionalizada como española, de orígenes marroquí, sirio y vietnamita, por contratar reiteradamente a ciudadanos extranjeros sin permiso de residencia o sin estar amparados por las excepciones previstas para solicitantes de protección internacional. Además, ninguno de ellos había sido dado de alta en la Tesorería General de la Seguridad Social. Dos de los negocios regentados por los detenidos se dedicaban a la hostelería-restauración y el tercero a la estética y estaban situados en Granada y en Armilla.

Identificadas 15 personas trabajando ilegalmente en dos establecimientos de hostelería y en un centro de estética

La investigación la inició la Policía Nacional durante una reunión de coordinación mantenida con la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social, en la que se les informó de hasta cinco inspecciones laborales llevadas a cabo entre noviembre del pasado año 2022 y septiembre de 2023 en tres centros de trabajo regentados supuestamente por el empresario investigado de origen marroquí. En estos lugares se identificaron a trabajadores que no disponían de autorización de residencia  trabajo, no acudiendo el supuesto empresario al trámite de audiencia administrativo. Esta persona tampoco había abonado las sanciones impuestas por las infracciones graves en materia laboral.

A partir de ese momento, los agentes de la Policía Nacional realizaron varias comprobaciones consecutivas en los tres establecimientos, en Granada y Armilla y en todas ellas se identificaron hasta a 15 trabajadores de nacionalidades, venezolana, colombiana y vietnamita que carecían de autorización de residencia y trabajo, muchos de ellos supuestos solicitantes de protección internacional. Estas personas se identificaron mientras realizaban trabajos de camareros, cocineros y manicura, incumpliendo la legislación en materia de trabajo. De igual modo se identificaron varios trabajadores españoles, quienes tampoco figuraban de alta en la Tesorería General de la Seguridad Social.

Las comprobaciones policiales han acreditado que las licencias municipales de los negocios inspeccionados se habían expedido a nombre de personas distintas a quienes decían ser los titulares, así como que los titulares reales de estas licencias continuaban siéndolo, si bien trataban de eludir sus responsabilidades administrativas y laborales mediante una supuesta cesión contractual privada hacia las personas que acudían a los locales en el momento de las inspecciones, dándose la circunstancia de que dicha cesión siempre tenía fecha anterior a las inspecciones de trabajo realizadas. Igualmente, los empleados señalaban a estas otras personas bien como quienes les habían contratado y les pagaban el salario acordado, muy por debajo de convenios gremiales, o bien como quienes acudían a diario a recoger la recaudación.

Con esta conducta delictiva los empresarios investigados obtenían un beneficio directo derivado de no abonar las cotizaciones de seguridad social de sus trabajadores, ocasionando además perjuicios fiscales al no contribuir con pagos de IRPF y otros tributos indirectos derivados de realizar actividades en la economía sumergida, constituyendo además estas conductas un ilícito penal, concretamente un delito contra los derechos de los trabajadores. La Policía Nacional dispone de cauces a través de los cuales recibe información en este sentido, a través del teléfono 900105090 o el correo electrónico trata@policia.es

La autoridad judicial ya ha sido informada del resultado de la investigación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí