Radiante Domingo de Ramos para recibir a Jesús en su entrada triunfal en Jerusalén

0
1040

              Domingo A. López Fernández/EL FARO

Fotos: EL FARO

La hermandad de “La Borriquita” sorprende a todo Motril con un impresionante cortejo pleno de juventud y colorido pasionista

Tarde radiante la verificada en el día de ayer para recibir en las calles de la ciudad a Jesús a lomos de la Borriquita y su Madre, Nuestra Señora del Rosario, titulares ambos de la señera hermandad del Domingo de Ramos. Día veraniego, sin duda, con una temperatura que rondaba 23º de media y una ligera brisa que era prácticamente inexistente por momentos y que invitaba a salir a la calle para disfrutar del desfile procesional del día. Con el Domingo de Ramos se inicia la semana mayor, siete días que van cargados de una gran significación y sentimiento, pues se conmemora la pasión y muerte de Cristo. Más, en su inicio, puede afirmarse que esta jornada mantiene una connotación especial que le diferencia de las demás que están por llegar. El Domingo de Ramos lleva implícito el recibimiento triunfal de Jesús en Jerusalén como Mesías y Rey de Paz, de ahí que ese sentimiento trágico que marca el camino de su detención y posterior muerte en la cruz quede al menos encubierto por la alegría del recibimiento del pueblo hebreo.

Desde hace unos años, la hermandad de la Borriquita conmemora la llegada del Domingo de Ramos con una relevante función en la que se procede a la bendición de palmas en la plaza del Tranvía, lugar en el que radica el colegio del Santo Rosario, sede de su antigua residencia canónica. El ceremonial de la bendición ha sido efectuado por el consiliario de la hermandad, D. José Albaladejo, a las 11:00 hrs de la mañana, organizándose a continuación un cortejo que ha dirigido sus pasos hasta la iglesia Mayor parroquial y en el que se han enseñoreado las palmas que han quedado sujetas al rito. Durante su marcha, hermanos de hermandad y fieles en general han dejado ver sus palmas en las manos, algunas de ellas artísticamente entretejidas con rizos y lazos naturales. Tras una breve pausa, a las 11:30 hrs de la mañana, ha tenido lugar la misa de palmas en la que los hermanos de la Borriquita han tenido un protagonismo especial al ser los encargados de las lecturas y peticiones del día. Como es habitual, un templo rebosante de fieles ha acogido a la inmensidad de fieles que han ocupado todos los espacios libres de la iglesia.

Desde las primeras horas del mediodía del domingo se ha notado en la ciudad que se trataba de un día especial, pues miembros de las cuadrillas de costaleros de los dos pasos, ataviados con su atuendo, compartían momentos de hermandad en conocidos círculos cofrades. Todos habían sido citados a las 16:00 hrs de la tarde en la iglesia Mayor parroquial para organizar el cortejo y proceder al rezo de una oración en los momentos previos a la salida procesional. El ambiente de espiritualidad y sentimiento inunda todos los resortes del templo en este momento en el que los nervios a flor de piel se dejan ver en las caras de la extensa cohorte de niños hebreos que se integran en el cortejo.

Tras dos años de parón por causa de la pandemia, la hermandad ha dispuesto el estreno de varios enseres procesionistas para esta jornada, concretamente la cruz parroquial, varios báculos presidenciales con el nuevo escudo corporativo y el cuerpo de ciriales que precede el paso de la Virgen del  Rosario. Por lo que respecta a las imágenes de pasión, hay que destacar el nimbo que luce la imagen de San Pedro, obra del orfebre Alberto Quirós según diseño del artista bordador Pedro Palenciano. Y para la titular mariana, la nueva saya que ha sido confeccionada en el propio taller de la hermandad, además de la “sardineta” de la Virgen que ha sido bordada a realce en hilo de oro y seda por una hermana de la corporación.

Tal y como nos tiene acostumbrados la hermandad de la Borriquita, su salida penitencial se ha verificado con puntualidad y orden. Más, sobretodo, con ansias y deseo pasional tras dos años de una “sequia obligada” que ha provocado la pandemia del Covid-19. De seguida, y con perfecta organización, salía a la calle el cortejo, en el que abría su paso la cruz de guía flanqueada por dos faroles de frente de procesión. A continuación, el extenso y variado cuerpo de jóvenes hebreos que hacen remarcar la alegría y el júbilo con que fue recibido Jesús a su entrada en la ciudad de Jerusalén. Contrariamente a lo que sucede en el resto de procesiones penitenciales de la ciudad, el cuerpo de hebreos y los hermanos de hermandad no portan cirios encendidos, sino las palmas que han sido bendecidas en la función eucarística de la mañana. Tras ellos se dispone la insignia concepcionista que representa el dogma de la Inmaculada Concepción y que va flanqueada por dos varas corporativas. Ultimada la fila de nazarenos se emplaza el hermano portador del libro de reglas que va escoltado por cuatro varas y que da paso a la representación oficial de la hermandad. Primeramente, los representantes de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder en calidad de hermanos honorarios, que preceden al cuerpo de acólitos y ciriales. Finalmente, el paso de Jesús a lomos de la borriquita en actitud de bendecir al pueblo, que marcha portado por treinta y cinco costaleros. Dicho paso va comandado en las labores de dirección por su tradicional capataz, Francisco Pérez Lorenzo, junto a los asistentes Juan Arráez e Ignacio Fernández. Cierra la sección de Cristo la bandade Cornetas y Tambores “Nuestra Señora de la Asunción” de Jódar(Jaén) que componen setenta músicos y que ha interpretado sentidas marchas procesionales, entre ellas, el “Ave María” a su salida, la “Marcha Real”, el enlace de “Gitano de Utrera Santa María con Eternidad” o “Luna de Triana”, que pasa por ser una de las primeras marchas de su repertorio. Significativo ha sido, igualmente, el recuerdo y homenaje a la nación de Ucrania, que ha estado representada con su bandera en el mástil-guion de la corporación. Calidad y buen hacer, pues de esta banda de cornetas que dirige el maestro Agustín Castro y Francisco Serrano representante éste último en su junta directiva. Hay que hacer notar que la banda tiene quince años de existencia y tiene concertada su presencia en numerosas ciudades andaluzas, concretamente, el lunes santo, interviene en Almería con la hermandad de la Pasión, el martes en Jerez con la hermandad del Amor, el miércoles santo con el Señor de Écija, el jueves santo con Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna y el viernes con el Santísimo Cristo de la Expiración, ambas en su ciudad de origen.

La sección penitencial de Nuestra Señora del Rosario se abre paso a continuación con la cruz parroquial y dos ciriales, a los que siguen las filas de hermanos penitentes con sus características palmas. El guion del Grupo Joven y la insignia del “Sinelabe” concepcionista dan paso al hermano portador del libro de reglas y la “bacalá” corporativa. Le siguen la representación oficial de la hermandad del Gran Poder, el cuerpo de acólitos e incensarios que preceden al trono de la Reina del Domingo de Ramos. Al igual que el paso de misterio, el de Nuestra Señora del Rosario va portado por treinta y cinco costaleros, estando dirigido en la tarea de capataz por Juan Fº Luque Sánchez, y los asistentes Carlos González Esteban,  Hilario Peña Díaz y Pablo Rodríguez Vallejo. Finalmente, cierra el cortejo la Banda de Música de Huécija-Alicún que forman 65 componentes y que es dirigida por el maestro Vicente Ramón Ocaña Marín. A destacar la variada muestra de marchas procesionales que han interpretado tras el paso de palio, entre ellas el “Himno a la coronación de la Virgen del Rosario de Monte Sion”, “Esperanza de Triana Coronada”, “Al cielo reina de Triana” o “Aurora Reina de la Mañana”.

El itinerario dispuesto por la junta de gobierno de la hermandad para este año muestra sensibles cambios con respecto a otras ediciones, incluido el sentido de la marcha en concretos enclaves de obligado paso procesional. Así, partiendo de la iglesia Mayor, el cortejo ha seguido por Plaza de España, Puerta de Granada, San Francisco, Rambla del Cenador, Guayana, Rambla del Manjón, Señor de Junes, Ruiz, Avda. de San Agustín, Zapateros, Catalanes, Plaza Canalejas, Tato, San Antonio, Comercio, Plaza del Ciprés, Milanesa, Marqués de Vistabella, Plaza Bustamante, Cruz Verde, Gaspar Esteva, Emilio Moré, Díaz Moreu, Romero Civantos y Plaza de España, para proceder desde aquí al encierro en su iglesia.

Han sido muy numerosos los momentos estelares del cortejo procesional de la Borriquita, entre los que hay que mencionar los verificados en los momentos previos a su salida, concretamente la primera “levantá” de ambos pasos, que han estado dedicadas a quien fuera añorado secretario de la hermandad, Manuel Barros, y los fallecidos por la pandemia. Juntamente con ello una nueva “levantá” que ha ordenado el capataz Juan Francisco Luque, que se ha verificado a la altura de la calle Guayana en memoria de quien fuera hermano mayor de la hermandad, Cecilio Arcas. Igualmente, las ofrendas corporativas del Huerto, Cristo de la Salud y Santo Sepulcro, que en su concepción representan el vivo espíritu de hermanamiento de sus respectivas instituciones. Finalmente, y en los momentos previos a su encierro, la señalada “levantá” que se ha verificado antes de subir la rampa de la iglesia, que ha estado dedicada nuevamente a los fallecidos por la pandemia, al desaparecido hermano Manuel Barros y al pueblo de Ucrania que sufre en estos momentos la sinrazón de la guerra. Con el canto de la Salve se ha procedido a introducir en la iglesia el paso de palio, marcha que ha concluido para cerrar su intervención con el himno de España.

Como colofón solo resta señalar la impresionante acogida que ha tenido esta procesión inaugural de la semana santa motrileña tanto a su salida como a su regreso a su sede canónica. Es más, en los momentos finales de su itinerario, la Plaza de España se ha convertido en un hervidero de fieles que ha copado todos los espacios libres de su recinto, incluidos los jardines y pórtico del templo Mayor, donde ha sido imposible contemplar con detalle el encierro de sus dos pasos.

La Borriquita: «devoción a flor de piel desde la más tierna edad».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí