EFEMÉRIDES DE FIN DE SEMANA: ALONSO CANO

0
1243

EFEMÉRIDES DE FIN DE SEMANA EN EL FARO

Domingo, 3 de octubre de 2.02.

                                                                                  Por, Antonio Gómez Romera

Tal día como hoy, hace 354 años (sábado, 1.667), fallece en Granada, a la edad de 66 años, Alonso Cano de Almansa. Artista polifacético, es considerado uno de los más completos del Siglo de Oro español. Hombre inquieto, con unas dotes especiales y que practica con suma maestría las tres Artes llamadas Mayores (pintura, escultura y arquitectura). Es, por tanto, el prototipo del artista barroco.

Escultura de Alonso Cano que se encuentra en la plaza de la catedral de Granada, y que es obra del escultor de Guájar, Antonio Cano Correa (Foto: Archivo EL FARO)

Notas biográficas

Alonso es hijo de Miguel Cano Pacheco, maestro ensamblador y arquitecto de retablos de origen manchego (de Almodóvar del Campo, Ciudad Real) y de María de Almansa (de Villarrobledo, Albacete), profesora de dibujo y pintura. Es bautizado el mismo día de su nacimiento (19 de Marzo de 1.601), en la Parroquia de San Ildefonso, donde se conserva un retablo con las trazas de su padre. De los dos aprende y da sus primeros pasos artísticos, colaborando desde pequeño con su padre en el taller familiar.

En el año 1.614, su familia se traslada a Sevilla, y residen en una casa próxima a la Parroquia de la Iglesia Colegial del Divino Salvador. Alonso entra como aprendiz del pintor y teórico del Arte, Francisco Pacheco (Francisco Pérez del Río, 1.564-1.644), donde conoce a Velázquez (Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, 1.599-1.660), sólo dos años mayor que él y que está finalizando su aprendizaje. También completa su formación artística con Juan del Castillo (1.593-1.657), Francisco de Herrera, el Viejo (1.590-1.654) y Juan Martínez Montañés (1.568-1.649, “el Dios de la Madera”), por entonces seguramente el mejor Maestro de la Imaginería.

Contrae matrimonio en Sevilla el 26 de Enero de 1.625 con la viuda María de Figueroa (de familia de artistas) en la parroquial Iglesia de San Vicente. En 1.626 aprueba el examen que le habilita como maestro pintor de imaginería, en la ciudad de Sevilla y que le autoriza a tener taller abierto y a contratar oficiales. En 1.627, dos años después de contraer matrimonio, fallece María, al parecer por complicaciones en el parto.

Desde 1.629, Alonso ya firma como maestro escultor y arquitecto. En el mes de julio de 1.631, contrae segundas nupcias con María Magdalena de Uceda Pinto de León, sobrina del pintor Juan de Uceda Castroverde (1.570-1.631), él tiene 30 años y ella 12 años y va provista de una cuantiosa dote.

En 1.636 Alonso Cano se encuentra preso por deudas. Lo saca de la cárcel su amigo y colaborador Juan del Castillo (1.593-1.657), que paga la fianza. En 1.638, tras un incidente con el pintor Sebastián de Llanos y Valdés (1.605-1.677), Alonso quiere poner “tierra de por medio”, por lo que deja Sevilla y se marcha a Madrid, como Pintor de Cámara y Aposentador del Conde Duque de Olivares, Gaspar de Guzmán y Pimentel Ribera y Velasco de Tovar (1.587-1.645). También sirve a la Corona como profesor de dibujo del joven príncipe Baltasar Carlos de Austria (1.629-1.646), tarea en la que nuevamente vuelve a dar muestras de su fuerte carácter, pues el príncipe se queja al rey por el trato brusco y autoritario que le dispensa el preceptor y Felipe IV (1.605-1.665) trata de solventar el problema por la admiración que siente hacia Alonso Cano.

El día 10 de Junio de 1.644, su joven esposa, María Magdalena es encontrada muerta en la cama de su dormitorio. El asesino tras darle 15 puñaladas, ha conseguido huir y Alonso

se ve involucrado en el proceso por asesinato. Es prendido por la Justicia, se le acusa de haber tenido parte en el crimen y se le da tormento («se determinó, de orden del Rey, que no le ligasen el brazo derecho” (Antonio Acisclo Palomino, «El Parnaso Español pintoresco y laureado», 1.724). Cuatro días después, es puesto en libertad por falta de pruebas. Se marcha a Valencia y busca refugio en el convento de San Francisco, donde permanece un tiempo, mientras se tranquilizan las cosas. De regreso a la corte (1.647), prosigue la actividad pictórica, gozando del favor real y es nombrado Mayordomo de la Hermandad de Nuestra Señora de los Siete Dolores, la cofradía religiosa de los artistas madrileños.

En 1.649, para los festejos de la boda de Felipe IV con Doña Mariana de Austria, Alonso diseña decorados para engalanar la Villa de Madrid. “En 1.651, Cano pide al Cabildo de Granada que se le adjudique una prebenda o “ración” vacante. Se le concede, porque el Rey, a quien se consulta y pide autorización, recomienda muy calurosamente que se le conceda (…). El Cabildo impone condiciones: ha de ordenarse y aprender música y latín. Cano (…) pide prórrogas y la tensión estalla en 1.656, en que el Cabildo le expulsa de la catedral y declara vacante su ración (…) El pleito con el cabildo hizo que Cano volviese a Madrid a solicitar la ayuda real, que se le concede y tras ser examinado de latín y de teología, fue ordenado de presbítero directamente por el nuncio en Salamanca en Marzo de 1.658”. (Alfonso E. Pérez Sánchez, “Alonso Cano”, Real Academia de la Historia).

En Junio de 1.660 regresa definitivamente a Granada y realiza la decoración de su Capilla Mayor. Al ser nombrado Maestro Mayor de las obras de la Catedral, se encarga de la construcción de la fachada para la cual da trazas en Mayo de 1.667 y cuya realización se

hace bajo la dirección de José Granados de la Barrera, Melchor de Aguirre y Teodoro Ardemans, pero Alonso Cano fallece cuatro meses después, en el número 10 de la granadina calle de Santa Paula, en la más absoluta pobreza. «Cano murió el 3 de Octubre de 1.667. Al día siguiente los canónigos celebraron una apresurada reunión de capítulo en el cual se registró el simple hecho de su fallecimiento de la forma más escueta posible. Los funerales se celebraron casi inmediatamente ese mismo día (…). Así, con tan poca gloria, se ponía fin a la vida y obra de uno de los más grandes artistas de España» (“Alonso Cano. Pintor, escultor y arquitecto” (1.955), de Harold Edwin Wethey, 1.902 – 1.984).

Eran tales sus deudas y tan pocos sus bienes, que no le fue posible encargar misas por su alma y por su derecho como Racionero, es enterrado en la cripta subterránea de la Catedral de Granada. Más parece ser que, tiempo después, sus restos son trasladados al osario de la Catedral (en la pequeña Capilla de Santa Ana, detrás del Altar Mayor).

Colofón

Una tradición granadina dice que Alonso Cano, después de pintar un gran cuadro sobre “La Santísima Trinidad” para el Monasterio de la Cartuja y ver que los monjes le regateaban el precio que pedía por el lienzo, se lo regaló a los frailes del convento de San Antonio y San Diego (cerca de Fajalauza), pidiendo sólo como pago un plato de chanfaina (guiso de origen antiguo y humilde, a base de verduras y asadura condimentada).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí