SEGÚN DEL LADO DE LOS 50 CM

1
536

NO ME QUEDA MÁS REMEDIO

MANUEL MARÍA -Articulista-

No podemos más…. No podemos soportar, tolerar más… Esto se está volviendo insoportable… tanta pandemia, tanta curva, tanta ola… ni el mejor nadador podría soportar tanta ola… Y yo, me pregunto: ¿de verdad no vamos a ser capaces?, por nosotros, o por quien sea, ¿pero no vamos a ser capaces de acabar con esto?… ¿no vamos a poder con esta “plaga”? ¿Es que no vamos a tener las suficientes luces? Veamos: los horario de los negocios están fastidiando más de lo que imaginábamos; los toques de queda, nos dan más de un toque; de los ingresados, de ellos mejor no hablamos… Y de los ¿fallecimientos? ¿Qué me dicen de los fallecimientos que todo esto conlleva? ¿Qué me dicen de los cientos, las miles, de familias que se están viendo destrozadas?

Todavía, inocente de mi, cuando me tiro un tiempo sin ver a alguien, sobretodo si es mayor, pienso en él o en ella, con pena, con pesar, trato de evocar su memoria… y coño, cuanto me alegro de volver a ver sus facciones, su cuerpo deteriorado por los años, su

instinto, su socarronería, sus bromas, su estar, en resumen… pues eso, esa es la sensación que vamos a sentir; o al menos que van a sentir los que queden… esperemos que muchos, al menos, muchos conocidos… Ahora están vacunando… hay un descontrol, que para nosotros se queda… Descontrol que aunque negado por los superiores, o encargados de las administraciones, pero que es palpable, notable para nosotros… Un descontrol que en ocasiones, se le echa la culpa a otro, o a los ordenadores, que ahora se llevan tanto… Descontrol en el orden de llamada, descontrol en su control de las colas que se forman cada día en las vacunaciones… descontrol en las aplicaciones de las vacunas en cuestión, descontrol en la espera posterior a su inoculación,… descontrol en la información en general… en fin, en resumidas cuentas DESCONTROL TOTAL.

Resulta hasta “jocoso”, si se quiere, el ver las ganas de algunos en vacunarse… Y créanme, no es para reírse, el deseo, el ansia, la angustia que algunos están sufriendo en  la espera de la vacunación, no es cosa de broma, no es cosa de risa. Nadie, y repito, nadie quiere morirse; nadie quiere irse… Pero, y vuelvo sobre mis pasos, que esto, el salvarse, no va de nosotros, que va de los otros, que tenemos que salvar a los otros, para que los otros nos puedan salvar a nosotros. Si señores, sí, esto es una cadena, y una cadena que no podemos, ni siquiera dañar, sino ponemos nuestro granito de arena… ¡pongámoslo ya!, pardiez, ¡pongámoslo!

Y ustedes dirán: ¿pero que vacuna es la buena? ¿Cuál de ellas nos va a respetar y salvar?, y tienen su razón, pero créanme, no está en mis manos ni en mis conocimientos el saber esa respuesta; que más quisiera yo… o lo único que puedo decirles, que hace poco, hasta en un programa de televisión, hace poco lo han hecho en facebook, en fin en diferentes medios, señalan que medicamentos normales, bajos, o casi, pero todos presentan más reacciones, que la mayoría de éstas vacunas que nos ofrecen, así que…

Además, tengamos en cuenta, lo primero que te  suele decir: el medico o el farmacéutico, es: no lea las reacciones, uds. se lo toma y ya está… pero, lo que no es normal, es que ellos, los PROFESIONALES de la salud, no se pongan de acuerdo, o cuando  menos, que no lo tengan claro; y ojo, fíjense que pongo PROFESIONALES, con mayúsculas, con lo que me quiero referir a los altos estamentos de la Sanidad.

Un abrazo, cómo no, cariñoso y por supuesto, VIRTUAL (ya queda menos). Ánimo, ¡Ah! Y por favor, no lo olviden… INTERACTUEN…

1 Comentario

  1. Como dijó Hipócrates,»padre de la medicina»,que tu alimento sea tu única medicina.A partir de ahí esta todo dicho.Ya que lo que es bueno para una cosa perjudica otra.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí