García Fuentes asegura que la mayoría de multas enviadas están en vía de apremio, debidamente notificadas y no tienen intereses de demora

1
585

García Fuentes

El responsable de Economía ha asegurado que pese a que las infracciones de tráfico y zona azul corresponden al último cuatrimestre de 2010 y 2011 debido a la actualización del sistema informático, ninguna de ellas se ha cargado con más intereses de los que les corresponden en vía de apremio.

El teniente de alcalde de Economía del Ayuntamiento de Motril, José García Fuentes, ha denunciado la «carnicería política» a la que está siendo sometido el Gobierno municipal ante el envío de sanciones de tráfico y zona azul correspondientes al último cuatrimestre de 2010 y 2011.
En primer término, el responsable municipal ha aclarado que las 13.400 multas enviadas en su mayoría no son sanciones, sino notificaciones en vía de apremio, es decir, expedientes que una vez han pasado por toda la tramitación administrativa que corresponde remitir al ciudadano en régimen voluntario, han pasado a la fase de apremio, únicamente con el recargo que corresponde al mismo proceso administrativo y sin que se haya gravado ningún interés extraordinario fruto de la demora de emisión.
Así, las multas de tráfico y zona azul se tramitan de la siguiente manera: el área de Seguridad Ciudadana notifica al infractor de su sanción acudiendo a su domicilio dos días diferentes en horarios también distintos. En la segunda visita de notificación se deja una carta bien en el buzón o por debajo de la puerta, instando al ciudadano a abonar su multa en régimen voluntario con un periodo de tiempo para hacerlo de tres meses. Una vez expira este tiempo, el expediente se publica en el BOP y es el Organismo Autónomo de Recaudación el que se encarga de demandar el importe solicitado en concepto de multa, ya sin posibilidad de bonificación, puesto que la infracción entra en régimen de apremio. El OAR  repite el proceso de notificación, dos veces, a dos horas diferentes, y es en este punto en el que se encuentran la gran parte de multas remitidas, que deberán ser pagadas antes del 20 de mayo.
«Esto quiere decir que se ha cumplido escrupulosamente con los pasos marcados por la Ley General Tributaria 58/2003, por cierto una norma elaborada por gobiernos socialistas, y esos trámites  son a los que se ciñen los funcionarios municipales», ha aclarado el teniente de alcalde de Economía, quien ha matizado además que las sanciones son reales y no existe ningún tipo de intervención política que paralice este proceso.
Respecto al retraso del envío de estas sanciones, García Fuentes ha explicado que la demora se ha debido al cambio del sistema informático que gestionaba las multas, que fue sustituido por una nuevo, más eficiente y que dotará al ciudadano de una mayor transparencia para poder comprobar todos sus requerimientos». Para ello se han tenido que migrar todos los datos de un sistema a otro y se ha dilatado el proceso por la misma depuración.
«Nada hubiera podido hacer la oposición para paralizar un trámite legal como este, pese a la crítica que están ejerciendo», ha aseverado el concejal. No obstante, el delegado de Economía ha indicado que en el Ayuntamiento de Motril, conscientes de la situación de dificultad por las que atraviesan muchas familias, se ha instalado una oficina en la que se están atendiendo todos los casos uno a uno y pueden además comprobar y consultar ‘in situ’ el estado de los expedientes de sus sanciones. También se ofrece al ciudadano el aplazamiento del pago de la sanción en un tiempo de hasta dos años para facilitar el desembolso.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí