Los niños aspiran a convertirse en futbolistas en tiempos de crisis

2
4

Los niños españoles son unos de los que más deporte practican pero a la vez los que más malas notas obtienen en el contexto de la UE, el fracaso escolar español ya representa un 60% del gasto educativo del gobierno y una pérdida de 6 de cada 10 euros invertidos en educación. El 26,5% de los jóvenes abandonan sus estudios (1 de cada 4) las cifras del paro son todavía más preocupantes, el 51,6% de los jóvenes entre 16 a 24 años no tiene trabajo y el 20,2% ostenta lo que en el argot educativo se conoce como «nini» «ni estudian, ni trabajan»

Mientras que industrias y empresas cierran sus puertas a raíz de la crisis otros sectores no parecen notarla, es el caso de las escuelas de deporte, los triunfos de España en el Mundial de fútbol, los éxitos en el ciclismo europeo o el tenis han catapultado el prestigio deportivo de España, hecho que anima a muchos jóvenes a probar suerte en el mundo del deporte profesional. La baja empleabilidad de muchos sectores en contraste con el creciente interés por el deporte entendido como salida profesional, ha catapultado la aparición de distintas escuelas profesionales de deportes en nuestro país.

Un ejemplo de este fenómeno es la Fundación Marcet, escuela de fútbol con sede en España, cada año llegan a sus instalaciones centenares de jóvenes de todo el país, como si de una disciplina de alto nivel universitario se tratara muchos jóvenes se desplazan a otra ciudad, dejan atrás su familia y cultura para vivir durante 1 ó 2 años en campus e instalaciones aprendiendo con los mejores entrenadores y recibiendo formación de alto nivel. Su objetivo es muy definido, hacerse un hueco en el mundo del deporte profesional. El mensaje de sus directivos es bien claro, si el niño quiere aprender fútbol no debe dejar sus estudios ya que estos complementan la formación deportiva e incluso ayudan positivamente, se trata de un error que padres y educadores nunca deben cometer.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí