El Cristo de la Salud hace partícipe a todo Motril de su estacion de penitencia

0
1653

DOMINGO LOPEZ FERNANDEZ

            Se hace acostumbrado ya contemplar en Motril un cortejo penitencial que en el miércoles santo aglutina fervor y devoción en sus largas filas de penitentes. Sí, desde luego, porque el sequito procesional del Santísimo Cristo de la Salud llama poderosamente la atención en su disposición, en las lecturas del Santo Vía Crucis y en la forma de portar de sus pasos. Pero, igualmente, por la innumerable presencia de devotos que se introducen espontáneamente entre sus filas para cumplir la tradicional manda que ofrecen a tan milagrosa imagen. Así ha sido siempre y así se hace constar en la historia de esta efigie que llegaba a Motril en 1964 gracias al gesto de una familia devota del Cristo de la Salud de Santa Fe. Desde entonces la capilla titular se ha convertido en lugar de peregrinación para familias motrileñas que todos los días le visitan para orar durante breves minutos. El miércoles santo, pues, es el día en el que la devoción popular se concentra en la calle para acompañar al venerado crucificado y participar en el rezo del Santo Vía Crucis junto a los hermanos de la cofradía.  

            A las 21:00 hrs del miércoles las puertas de la iglesia de la Victoria se abrían de par en par para organizar en la calle el cortejo penitencial del Cristo de la Salud. Como todos los años y ya van dieciséis, el coro “Al compás del Camino” se aprestaba en la antigua puerta del convento para dedicarle sentidas cánticos de pasión. Abría la marcha la cruz guía con los faroles del frente de procesión y un timbal que marca el caminar del cortejo. A continuación el estandarte de la sección del Cristo, dos filas de penitentes con pequeñas cruces al hombro y hermanos descalzos que mortifican sus pasos con gruesas cadenas atadas a los pies. Le sigue el libro de reglas, una representación oficial de la Cruz Roja y un nutrido grupo de jóvenes hermanos con báculos y cruces de pequeñas dimensiones. El paso del Cristo es portado brazo en alto por su propio cuerpo de costaleros y va dirigido por su capataz, Juan Sánchez. Junto a la imagen marcha el Padre Laureano, consiliario de la cofradía, y su antiguo hermano mayor, Luis Díaz. Es a partir de aquí cuando se organiza el extenso rosario de fe que constituyen las inmensas filas de devotos motrileños que portan velas en sus manos, muchos de ellos descalzos y con los ojos vendados en cumplimiento del voto penitencial ofrendado al Cristo de la Salud.

            La sección de la Virgen se inicia con el estandarte mariano que da paso a las dos filas de penitentes que portan cirios en la mano. A continuación se vuelve a disponer una representación de la Cruz Roja, cuerpo de incensarios y el paso de Nuestra Señora del Mayor Consuelo que es portado por su propio cuerpo de mujeres costaleras. La imagen, majestuosa, es obra del escultor granadino Mariano Roldán y fue ultimada en 1995 para sustituir a la primitiva Dolorosa que cedía la comunidad de Agustinos Recoletos de la residencia de Hospitalicos de Granada. En esta ocasión se ha dispuesto junto a la Virgen una pequeña imagen de un angelito con un lazo blanco en recuerdo del joven cofrade Pablo Funes Olvera, fallecido el pasado viernes de Dolores. Como en ediciones anteriores figura como capataz del trono Marisa Pérez, que en todo momento ha dejado su impronta de buen hacer y don de mando sobre su cuadrilla.

            El itinerario marcado por la junta de gobierno de la cofradía para su estación penitencial se iniciaba con la introducción al Santo Vía Crucis en el pórtico de la iglesia de la Victoria y tenía su continuación por calle Victoria, Plaza de España (1ª Estación), Iglesia Encarnación, Puerta Granada, Rambla Manjón (2ª Estación), Casa Hermandad Cofradía Buena Muerte, Cañas (3ª Estación), Cofradía del Huerto, Monjas (4ª Estación), Nazarenas (canto del Mater Dolorosa), Buenos Aires, Rambla del Cementerio Viejo, Cañas (5ª Estación), Casa Hermandad Cofradía Nazareno, Plaza del Carmen (6ª Estación), Cofradía Perdón, Federico Gallardo, Plaza Cappa (7ª Estación), Curucho, Plaza Canalejas, Catalanes (8ª Estación ), Emilio More, Plaza Gaspar Esteva, Tribuna Oficial (9ª Estación), Plaza Cruz Verde, Ventura (10ª Estación), Marqués de Vistabella, Plaza de Burgos (11ª Estación), Comedias (12ª Estación), Cofradía Sepulcro, Trinidad, Plaza de España (13ª Estación ), Victoria, Plaza de San Agustín (14ª Estación), para desde aquí proceder a su encierro en el templo.

            Han sido varios los momentos de especial significación que han orlado el trayecto procesional de esta cofradía señera de nuestra semana santa. Emotiva, sin duda, ha sido la salida de los dos pasos de la iglesia, donde es casi imposible contemplar la escena ante el numeroso público congregado. También, el paso por Puerta Granada y la estación junto a la iglesia de la Visitación, momento en el que le fue cantado el tradicional Miserere por las Reverendas Madres Nazarenas. Finalmente, el paso por la tribuna oficial, la calle Comedias, donde le fue cantada una sentida saeta al Cristo, y el tránsito de regreso por la Plaza de San Agustín para proceder al encuentro de los dos pasos y su encierro definitivo en la iglesia.

A la memoria de Pablo Funes

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí