Medinaceli, un Cristo madrileño con gran arraigo en Motril

0
124

DOMINGO LOPEZ FERNANDEZ

            Tal como es costumbre, en el día de ayer, viernes, primero del mes de marzo, se celebraban en la iglesia de la Encarnación los tradicionales cultos al Cristo de Medinaceli. La difusión de esta concreta advocación de Jesús cautivo tiene su origen en el Madrid cortesano y desde aquí ha irradiado su devoción a numerosas poblaciones de España. En verdad resulta espectacular comprobar como la fe del pueblo se manifiesta  en estos días con tanta intensidad, un aspecto que los medios de comunicación nacionales están resaltando hasta la saciedad pues resulta espectacular examinar esas interminables filas de personas que esperan impacientes durante horas para rezar junto a la imagen.

            La tradición manda aquí, en Motril, pero no hay ninguna regla escrita. Fue en 1943 cuando la imagen titular llegaba a la iglesia Mayor por iniciativa de una familia motrileña radicada en Madrid. Se trataba de D. Vicente Sevilla Cazorla y Dª Concepción La Chica Cuevas, ambos fervorosos devotos del Cristo a los que les movía un sentimiento de fe hacia la ciudad que les vio nacer. La imagen fue adquirida en Madrid y fue bendecida en el año de su llegada por el añorado párroco D. Salvador Huertas Baena.

            Año a año la fe se impone y siempre hay alguien dispuesto a promover los cultos al Cristo Nazareno. Esta tradición empezó hace décadas con la hermandad de Jesús Preso, confraternidad en la que uno de sus hermanos, José Mota, supervisaba todas las actuaciones referentes al culto. Ya mayor y sintiéndose que la vida se le escapaba traspasó su mayordomía a José Gómez, persona que hasta ahora desempeña con verdadera pasión su cometido. Este año los preparativos del altar portátil donde se expone el Cristo han sido ejecutados por él y Fernando Rubia, aunque sus primeros pensamientos han estado centrados en la figura del desaparecido cofrade Cecilio Arcas, fiel colaborador de los mismos durante años.

Con todo preparado los cultos se iniciaban en la mañana en torno a las 8 hrs, y desde esta temprana hora comenzó un incesante desfilar de personas que se postraba ante la imagen para orar durante breves minutos. La iglesia cerraba sus puertas momentáneamente a las 14 hrs y abría de nuevo a las 16 hrs., para finalizar los cultos a las 21,30 hrs. Según comunicaba a EL FARO su organizador, José Gómez, el culto al Cristo de Medinaceli va en aumento con los años y es significativo comprobar como al mismo acceden personas de todas las edades. Es su deseo que en el próximo año la imagen pueda salir en procesión por los alrededores de la iglesia para gratificar la fe y devoción de los motrileños que le han estado acompañando durante todo el día. Precisamente la franja horaria de mayor despliegue de devotos se contabilizaba en el día de ayer tras la misa del día, hora tardía en la que al igual que en la basílica madrileña se formaron colas para besar a la imagen.

            Hoy en la mañana comenzará el desmontaje del altar portátil, momento en el que la imagen del Cristo de Medinaceli volverá a posar la repisa en la que se le venera junto a la entrada a la iglesia. No obstante, las personas que lo deseen, podrán reiterar sus rezos durante el día en las horas que la iglesia tiene previstas para el culto.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí