La cofradia del Gran Poder monta un dulce belen en el que se pueden adquirir productos elaborados por las Monjas Nazarenas

0
645

DOMINGO LÓPEZ FERNÁNDEZ

            Por segundo año consecutivo la Hermandad de Penitencia de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder ha montado en Motril un Belén de Navidad que se encuentra abierto al público durante estos días en la calle Marqués de Vistabella, nº 14. Concretamente se ubica en los bajos que ocupa el antiguo comercio de “Electricidad Paco”, cuyo propietario, Francisco González, lo ha cedido gentilmente a la junta de gobierno de la hermandad.  Se trata de un Belén conmemorativo de la Navidad en el que se encuentran a la venta dulces típicos que han confeccionado las RR. Madres Nazarenas. Esta iniciativa se vuelve a repetir en este año ante la gran demanda de productos que hubo entonces y que sin duda venía motivada por la tradición repostera de las religiosas motrileñas, no olvidemos que van camino de cumplir tres siglos de historia en la ciudad.

            El Belén del Gran Poder ocupa aproximadamente tres metros cuadrados del local y tiene la particularidad de que sus figuras, en su mayor parte, han sido pintadas a mano por las propias monjas Agustinas Nazarenas. Han sido los miembros de la junta de gobierno quienes han dispuesto su escenografía que destaca por su naturalidad y sencillez. Se articula ésta en torno a la gruta del Nacimiento en la que figura San José, la Virgen y el Niño Jesús. Sobre el pesebre se alza la estrella de David y en el centro de la arcada se ha colocado el Ángel Anunciador de la Buena Nueva. Frente a ellos figuran igualmente los Reyes de Oriente con sus ofrendas y escenas cotidianas de la aldea de Judea entre las que se entremezclan los soldados romanos y el castillo de Herodes. El Belén puede se visitado todos los días en horario de comercio, de 10 a 13,30 y de 17 a 20,30 hrs, a excepción del sábado, que permanece abierto sólo en horario de mañana. A destacar, sin duda, la oferta de productos elaborados por las monjas nazarenas entre los que destacan tartas, pastas, biscochos y biscotelas que tienen un precio bastante ajustado. Además también se encuentran a la venta figuras del Niño Jesús en su cuna en dos tamaños, grande y pequeño que también han realizado y pintado a mano las religiosas.

            En el afán informativo de nuestro periódico, EL FARO ha querido felicitar en estas fechas a la comunidad de Monjas Agustinas Nazarenas y para ello nos hemos puesto en contacto con su superiora, la Madre María Dolores González Aneas. Según nos comenta han sido muchas las almas bienhechoras que en estas fechas han ofrecido regalos y productos al convento y por ello agradecen desde estas líneas su gesto y consideración. Sobre los dulces que tan amablemente están gestionando los miembros de la hermandad refiere que han sido confeccionados en el convento y que para ello han usado recetas antiguas y modernas. Respecto al día de Nochebuena la comunidad ha gozado de una cena normal, aunque un poco especial, pero sin ninguna ostentación. Esa tarde a las 20 hrs tuvieron la misa del Gallo que fue oficiada por el Padre Agustino Juan Francisco. Después de la cena la comunidad vivió con alegría la conmemoración del día, el Nacimiento del Niño Dios. Es tradición que cada religiosa monte un Nacimiento en su celda y que tras la cena se visiten cada uno de ellos cantando alegremente villancicos. Posteriormente tuvo lugar la Vigilia del Niño y los rezos propios del tiempo que se conmemora. Finalmente el Tedeum con una oración final en la que se dan Gracias a Dios por el Nacimiento del Niño Dios.

            Agradecemos a la Madre María Dolores que nos haya dedicado esas breves palabras que nos haya informado de como han vivido esa jornada especial que constituye el día de Nochebuena. Finalmente le hemos pedido que dirija unas breves palabras a los motrileños y con la naturalidad que le caracteriza nos dice que “sus oraciones tienen especial dedicación al pueblo de Motril y que han pedido al Señor que de su gracia a nuestra ciudad y al mundo entero y que estos días tan señalados los vivan en familia en conmemoración de la redención que empieza con el Nacimiento del Niño Dios. La Madre María Dolores también ha tenido un recuerdo especial para su comunidad, pues como bien dice, “están a punto de cumplir tres siglos de historia, tres siglos de continua oración”, una efemérides que se habrá de celebrar en el 2017 y que esperan hacerlo con la ayuda y colaboración de los motrileños.

            Pues así será. Solo no resta animar a todo Motril a que visite el Belén de la hermandad del Gran Poder, un Belén de gran naturalidad y sencillez, y que de paso se adquiera algún dulce de las monjas. Su precio es bajo y están hechos con el corazón y, sobretodo, con la sabiduría y experiencia artesanal que dan tres siglos de historia. 

 

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí