El pistacho, un producto con rentabilidad aceptable para la Alpujarra

0
1043
Francisco García, presidente de la Asociación del Pistacho de Andalucía junto a Miguel Fernández, técnico del Grupo de Desarrollo

Ayer tuvo lugar la reunión informativa sobre el pistacho ecológico en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Órgiva. El encuentro, organizado por ADR Alpujarra Sierra Nevada de Granada y enmarcado dentro del Proyecto para la Consolidación de la Producción Ecológica en la Alpujarra, pretendía responder al interés despertado en agricultores de la zona por este tipo de cultivo.

A tal efecto se desplazó hasta el consistorio orgiveño Francisco García, Presidente de la Asociación del Pistacho de Andalucía quien, junto a Miguel Fernández, técnico del Grupo de Desarrollo encargado de la línea de Producción Ecológica, explicó el manejo del fruto y las posibilidades que ofrecía.

García, que empezó con el cultivo del pistacho por ser un producto que podría complementar al olivar, el almendro o el cereal, ha recomendado a los agricultores de la zona que se lo planteen como una ayuda a sus cultivos y no una sustitución. «El precio de la aceituna, del cereal o de la uva está bajando mucho y el pistacho mantiene el precio. No es que quites todo para poner eso, es una ayuda, es que tienes que diversificar y la manera es poner productos que cuesten poco pero que den una producción aceptable y puedan tener un precio aceptable».

A la pregunta de los asistentes de si sería posible implantar en la Alpujarra este cultivo la respuesta es sí, preferiblemente en su variedad de cornicabra, recordando que es un árbol de secano y que pide sierra.

En palabras de Miguel Fernández, técnico encargado de la línea de Producción Ecológica del Grupo de Desarrollo Alpujarra Granada, «el pistacho es un cultivo que se adapta a las características climáticas y grafológicas de la comarca, a los suelos sueltos y pedregosos. Si tenemos en cuenta la gran superficie de cultivos en secano sería interesante la implantación del pistacho ecológico en tierras abandonadas donde estaban cultivos como el olivar o el almendro».

Para los interesados sólo señalar que, además de ser un fruto que ofrece rendimiento económico sin excesiva mano de obra, es un árbol muy competitivo, por lo que no puede mezclarse con otros, pues se acaban secando.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí